Crítica de ‘El caso SK1’ (‘L’affaire SK1’): Cazar al monstruo; juzgar al hombre

Las críticas de Carlos Cuesta: El caso SK1 (L’affaire SK1)

Frédéric Tellier lleva al cine, con un guión coescrito junto a David Oelhoffen (Loin des hommes), uno de los casos más sonados de la Francia de los años 90: el proceso contra Guy Georges por la violación y asesinato de al menos siete mujeres en París. La investigación y el juicio llenó páginas y páginas de periódicos y fue objeto de una extensa bibliografía, entre ellas el polémico libro Le plaisir de tuer (El placer de matar) escrito por uno de los expertos encargados de pronunciarse sobre el caso. Entre las consecuencias de todo este fenómeno administrativo, criminal y mediático tuvo lugar la puesta en funcionamiento de una base de datos de ADN de agresores sexuales y personas relacionadas con delitos de sangre.
El caso SK1 pone el foco sobre la angustiosa y extensa investigación que se convirtió en la obsesión de una buena nómina de policías y sobre el intenso proceso judicial, que culminó como un emotivo y doloroso acto de catarsis colectiva. El dossier del caso pasaba de manos a manos de inspectores criminales con el objetivo de aportar, con cada revisión, puntos de vista no planteados. Raphaël Personnaz (Crónicas diplomáticas) interpreta al investigador que en la película recibe el apodo de Charlie y que conseguirá relanzar con éxito todo el caso, a riesgo de destruir su cordura y su vida personal.

A mi juicio el mayor acierto de El caso SK1 es la alteración cronológica de los hechos, de tal manera que investigación y el juicio suceden de forma paralela. Así se ha logrado aportar intensidad y suspense a unos hechos basados en la realidad; abordada de otro modo, la historia podría haber resultado aburrida para un público que bien puede conocer de antemano el resultado del proceso. Otro de los puntos más arriesgados es la elípsis casi total del resto de los casos investigados por los grupos policiales interpretados en la trama, para enfatizar la ansiedad de un trabajo aparentemente estéril y trasladársela al espectador.
Bien dirigida, bien ambientada, con una pretensión de realismo que llega a buen puerto y con un punto dramático apropiado que no deriva en melodrama, se escapa de lo que podemos estar acostumbrados a ver como película policiaca. La rivalidad y la falta de cooperación entre los investigadores es uno de los ejes de la trama. Inmersos en un interesante duelo interpretativa bajo dos perfiles bien diferentes de agentes de la ley, me siento más satisfecho del trabajo de Thierry Neuvic (Más allá de la vida) que con el del protagonista Raphaël Personnaz, también muy interesante. 
En torno a la trama central orbitan varios temas trascendentales tratados con sumo interés: El derecho a un juicio justo frente a la atrocidad del crimen perpetrado; la inclinación natural a tratar como monstruos o demonios a ciertos delincuentes para distanciarlos del ser humano, para autoconvencernos de que nosotros somos otra cosa, de que tenemos otra naturaleza. En este sentido, las escenas del juicio y también el interrogatorio al acusado por parte de Charlie cobran un interesante valor. Estos fragmentos consiguen reflejar puntos muy oscuros y complejos, al borde de lo inexplicable, como son el arrepentimiento y la incapacidad de un ser humano de controlar ciertos horrendos impulsos. Adama Niane, en el papel de Guy Georges, alcanza un gran credibilidad y es capaz de salir airoso de escenas que caminan en el alambre y que mal ejecutadas serían bochornosamente moralistas. Afortunadamente no ha sido así.
Las escenas de acción están bien distribuidas en el metraje como contrapunto de la investigación, del diálogo, del dilema de los abogados defensores y su estrategia, del daño personal provocado por una investigación obsesiva. El caso SK1 alcanza una intensidad notable, te introduce a fondo en el caso y plantea preguntas sobre los instintos que se esconden bajo la piel humana, sobre la frontera que separa en un mismo ser al hombre del criminal; a las personas corrientes de los monstruos surgidos de uno de tantos abismos, ya sea el de la mera degeneración o el del fracaso social.
Nota: Película visionada en Francia con fecha de estreno en España aún no anunciada.
Actualización: Lanzamiento en DVD en España el 19 de febrero de 2016.

Deja un comentario