Crítica de ‘I Feel Good’: Abran paso, ha llegado James Brown

Las críticas de Fernando Quintero: I Feel Good
El director de Criadas y señoras, la cual obtuvo cuatro nominaciones a los Oscars, dirige al protagonista de 42 (Chadwick Boseman) quien interpreta a James Brown en I Feel Good. Basada en el increíble recorrido del padrino del soul, la película se adentrará sin temor en la música, la vida y los estados de ánimo de James Brown, guiando al público en un viaje desde la dura infancia del cantante hasta que se convierte en una de las figuras más influyentes del siglo XX.

Como es habitual, un 25 de Diciembre colma las taquillas de
grandes películas, con numerosos estrenos que son señalados para cumplir con
las fechas y llevarse gran parte de la adquisición económica por las fiestas en
las que nos encontramos. Irónicamente me hallo presente ante el cartel de I Feel Good, cuyo intérprete ya hace 8 años que falleció y, sin pensármelo mucho, decido que es la película que voy a ver. Hacía
mucho que no disfrutaba tanto de un biopic como el de James Brown.
Sin grandes efectos especiales que destaquen en la historia
de la película, se trata sin duda de una de las mejores maneras de acabar el año, en cuanto a proyecciones de películas se refiere.
Con un ritmo pegadizo, I Feel Good consigue que el espectador sienta de nuevo el
legado de James Brown (y aquí me voy a permitir una expresión muy andaluza) en
sus carnes.

A muchos no le agradará ciertos aspectos de la película que
pueden llegar a marear si uno no se sitúa, aunque cabe decir que la reutilización de flashbacks y flashforwards, no desentonan ni desorientan en
ningún momento en esta, más bien lo contrario. Se trata de una clase magistral
de como utilizar de manera óptima estos elementos y, seguramente, sea uno de
los detalles a destacar por ser un motivo de que no se quiera levantar de la
butaca ni un solo minuto. Incluso al final de la película, se siente ese
disgusto por no poder ver más y más.

Quizá sus más de dos horas de duración sea otro de los
motivos por los que la gente no esté por la labor de estar “atrapados” en el cine
delante de una pantalla al no tratarse de una superproducción, pero no hay que
olvidar un par de cosas. A pesar de que todo el mundo sabe que una película
debe durar una media de 90 minutos, no hay que olvidar que se trata de un
biopic y no uno cualquiera, sino el de James Brown, por lo que es comprensible
lo dicho antes con “el disgusto de no poder ver más”. Por otro lado, que no
aparezcan naves espaciales o personajes inventados o mitológicos, no hace que
no sea una superproducción, pues tanto el elenco protagonista, así como el
director e incluso la banda sonora, hace que I Feel Good se haya convertido en
superproducción desde el primer día que se anunció. Sólo hay que saber que uno
de los que ha puesto los recursos económicos ha sido el propio Mick Jagger

I Feel Good se resume en dos palabras. Chadwick Boseman. Tan sencillo como saber que es la razón por la que James Brown haya vuelto a la vida durante un breve y maravilloso periodo de tiempo, y el poder disfrutar de ver como un actor se mete tanto en un papel, que hace que nos creamos que estamos viendo a otra persona totalmente distinta, olvidándonos (aunque teniéndolo presente) del actor y esto es algo que no tiene precio. Para muchos, el nombre del actor no les sonará de momento (en pocos años se sabrá quien es por encarnar a Pantera Negra de Marvel). Este joven actor ha dado un salto en su carrera que muchos otros envidiarían, De pasar a ser secundario en series de televisión, al lograr el estrellato inmediato con 42 y tener el honor de caracterizar a uno de los grandes de la música. Hay que centrarse en la caracterización de Boseman, porque no es el maquillaje lo que ha permitido que se pueda ver a James Brown, sino los movimientos, la voz y el conocido carácter que ha sabido imitar a la perfección el actor y aquí es cuando se aconseja el visionarla en V.O.S.
Muchos biopics centran temas concretos de la vida del personaje que se va a llevar a la pantalla. ¿Pero qué pasa cuando el tema es la vida del personaje? Tate Taylor ha sabido llevar la pasión que tenía James Brown por la música y ha reflejado toda su vida de manera comprimida de excelente manera. Cierto es que hay datos que no son los concretos, por ponerle algún fallo a la película, pero sean los verídicos o ideas propias del director, ha sabido encauzarlos muy notablemente. Todo ello sin prescindir de las dos actrices que consiguieron afianzar su fama y la del propio director, todo sea dicho. Aunque con apariciones fugaces, Olivia Spencer y Viola Davis les ha servido esta aparición en la película para demostrar que son dos grandes actrices que no se encasillan, sino todo lo contrario.
¿Cómo obviar la banda sonora de la película? Es imposible. Ritmo y James Brown van cogidos de la mano y son el punto de partida y final de I Feel Good. Sus vibrantes letras, tan conocidas, cantadas y bailadas por muchos de nosotros, consiguen que incluso sentados movamos los pies y como han sido transmitidas cada una de ellas, es un punto a favor.
No me gustaría acabar sin mencionar que, aunque esta película no haya sido vendida como otros títulos que colman la cartelera en estos momentos, no hay que desprestigiarla y de esto tiene mucha culpa la falta de marketing de la distribuidora, que escatimó en recursos y en tiempo en televisión, no llegando ni a los 10 segundos por cada spot anunciado, por lo que hay que aprovechar si se quiere ver un biopic en condiciones antes que se retire, ya que, si no se ha hecho mucho por anunciarla, menos se hará por que permanezca en los cines.

También te puede interesar

Deja un comentario