Sitges 2014. Día 5: Cronenberg, montaje cinematográfico y cosas “no es bien”

Ayer me apreté la agenda a tope. Desde que me levanté hasta que me acosté apenas tuve tiempo de hacer nada más que pensar y devorar cine. Fué una gran jornada, aunque por la noche me llevé una desagradable sorpresa al volver a mi loft. Pero empecemos por el origen del principio.
Wasikowska en Maps to the stars. Ella si que necesita un mapa. Empanada.
Cronenberg me mola, especialmente su etapa de “la carne”: Videodrome, Cromosoma 3… Pero tiene grandes tropiezos, bajo mi opinion, como Cosmopolis o Un metodo peligroso. Ayer se hizo la premiere española de Map to the stars, último film del realizador canadiense. Para variar, fui a verla sin saber qué me iba a encontrar. Me llevé una agradable sorpresa al descubrir que Maps to the stars no se encuentra dentro de esas “categorias mentales” que había creado, sino que tiene un poco de todo de su carrera. Desde luego no hay “carne“ específicamente, pero si que es cierto que la torsión del tejido, la transfiguración y deformación de la carne está presente en la protagonista del film, exteriorizando la podredumbre que habita en ella. Esta podredumbre esta presente en cada uno de los personajes que pululan por la película, pero ella es la única que se muestra realmente como es. Además, Cronenberg se atreve a llevar sus habituales guiños cómicos un punto más allá. En realidad, muchos puntos más allá. Los diálogos están llenos de chispa, con referencias a famosos que todos conocemos, pero que en ningun caso explicitan. Bueno, a la única que nombran es a Carrie Fisher, que tiene un cameo bastante chulo.
No voy a contar nada de la trama. Solo os diré que Maps to the stars es una especie de El crepúsculo de los dioses del S. XXI. Cronenberg destripa la sociedad hollywoodiense, exteriorizando la peor cara de algunos de los arquetipos que pueblan la meca del cine: la estrella de capa caida, el niño prodigio cabrón, el charlatan sacacuartos… 
La película esta plagada de estrellas: Julianne Moore, Mia Wasikowska, Robert Pattinson, John Cusack… Todos estan geniales, excepto Mia Wasikowska, que está igual de empanada que en Alicia en el Pais de la maravillas.
Tras un inicio de jornada tan molón me dirigí a los jardines del Hotel Meliá para entrevistar a Marko Zaror, protagonista de Redentor, film de explotación mexicano al mas puro estilo 70’s. Marko es muy majete, pero por si acaso evité preguntas que pudieran molestarle. Tiene unos brazos como jamones. Si te mete un meco hace que tus orejas den palmas. Mejor no arriesgar.
A continuación vi Last Hijack, una suerte de falso documental mezclado con fragmentos animados. En la cinta, un pirata somali nos cuenta cómo, cuando y por qué empezó a secuestrar barcos, y nos adentra en su vida privada, presentándonos a su familia y su entorno más allegado.
Last Hijack es una cinta lenta, un poco aburrida, cuyás animaciones dan un poco de vidilla al asunto. Los actores (si es que realmente son actores) son reguleros, pero eso tambien le da espontaneidad. Si os apetece ver algo diferente os animo a que la veais.
Tras la peli fui a la presentación del libro “El montaje cinematográfico. Del guion a la pantalla”, de Joan Marimón. El propio autor fue el encargado de dar una ponencia en la que repasó la evolución del cine de terror desde la decada de los 60’s hasta nuestros dias, apoyandose en cortes de películas y cortometrajes. La presentación, que fue más bien una master class sobre cine de terror, fue de lo más entretenida. Eso si, de montaje apenas se habló. Esto es debido, segun el autor, a que para ello hubiera tenido que hacer una clase teórica, que hubiera resultado anodina. Con esta explicación añadió un ejemplo de cómo hubiera sido, hablando de uno de los primeros sustos que hay en Tiburón. Bajo mi opinión, esta fue la mejor parte de la charla y, de hecho, fue lo que me animó a comprarme el libro. Sin duda os lo recomiendo. Lo poco que he leido es muy estimulante y muy didactico. Ah, y no solo habla del montaje en el terror: abarca todos los géneros y subgeneros.
Empalmé conferencias. Después de Joan Marimón le tocó a Charles de Lauzirika, productor de documentales y encargado de realizar y recopilar los extras de multitud de películas, como Blade Runner o la tetralogía de Alien. En esta ocasión venia a hablar sobre la reciente edición de Twin Peaks, y de cómo es (mas o menos) el proceso para conseguir todo el material necesario para sacar una edición apetecible para los fans. Además, se mostró muy interesado en la opinión de los asistentes sobre los contenidos extra, qué es lo que les gustaría ver y por qué. 
Al finalizar la clase me tomé un break, cené y fui a ver One on one. La última peli de Kim Ki Duk es un thriller con una premisa potente (venganza, básicamente), pero que carece de fuerza y ritmo. A medida que transcurre la película el interés disminuye, hasta que llega el clímax, que es toda una celebración: celebras que por fin se acabe.
Después de la peli me fui al chalét. El día había sido muy largo y estaba cansadísimo. Me llevé una desagradable sorpresa al descubrir que la señora de la limpieza no había hecho su trabajo. Me tocó hacerme la cama para volver a deshacerla ¿En que mundo vivimos, por dios? Esto no va a quedar así. ¿Me lees, Francisca? No hace falta que vengas mañana. Estás despedida.

También te puede interesar

Deja un comentario