Sitges 2014. Día 3: ‘The walking dead’, mucho cine y frikeces varias

Comenzó el día temprano, a las 8:30h. Tras el desayuno me dirigí a la sala de prensa, donde escribí el resumen del día anterior, me planeé el día de ayer y me tomé un “relaxin cap of kafi”. Ya, a tope, me dirigí al Auditori para ver la primera peli del día: I Origins.
Imagen promocional de The Guest
La película, dirigida por Mike Cahill (Otra tierra), trata de la confrontación entre la ciencia y la fe. Cahill, que también es el guionista, consigue sorprender y enganchar al espectador con un guion compacto, unos personajes con historia, una estética muy cuidada y un ritmo adecuado para el tipo de narración (Cahill también es el montador). El elenco de actores, encabezado por Michael Pitt (Funny Games), Brit Marling (The east) y  Astrid Bergés-Frisbey (Piratas del caribe: En mareas misteriosas) está genial. No quiero spoilear nada de la historia, tan solo os recomiendo que la veáis. Y, por cierto, no os levantéis de la butaca hasta que no terminen los créditos, puesto que hay un caramelito final bastante molón.

Encantado de la vida salí del Auditori para volver a meterme y ver The Guest, una película que no me hacía mucha ilusión ver dada la sinopsis facilitada por la organización: Los Peterson continúan llorando la muerte de su hijo Caleb en Afganistan. En pleno duelo, David irrumpe en el hogar familiar y conquista a los miembros, hasta que uno de ellos empezará a intuir que David no es quien parece ser. ¿Cuántas películas habéis visto a la que se pueda aplicar esta sinopsis? Un buen puñado, seguro. A lo mejor sustituyes a David por una chica, o una niña, o un señor, pero básicamente se queda en lo mismo. Menos mal que no me dejé influir por mis paranoias y le di una oportunidad. Me lo pasé como un chiquillo con las aventuras de David: es el típico personaje cuyo molómetro (dícese del medidor de molonidad) está tocando techo durante toda la cinta. El chaval es guapo, chulo y con salero: las chicas estarán encantadas. Y también mete o*tias como panes: los chicos también estarán encantados. A contracorriente Films estrenará en 2015 la película en España,  así que apuntad para ir a verla. .
Tras The Guest me tomé un descanso. Comí, me paseé por los tenderetes, escribí un poco, me gasté dineros en películas (joyitas a precio de risa: ¡¡Ovejas asesinas por 2 euros!!)… También me encontré con Victor García, realizador español que tuve la suerte de conocer la pasada edición de Sitges. En aquella ocasión presentaba Gallows Hill. No obstante, este año estaba en Sitges como fan. Un tipo muy muy majo, al que le deseo un gran éxito.
Entre unas cosas y otras se hizo hora de la master class que iba a impartir Jairo Alvarado, productor y creativo de The Walking Dead.

En contraposición a lo que fue la master class de Roland Emmerich (básicamente, un turno de preguntas y respuestas), Jairo Alvarado se preparó una charla muy interesante sobre cómo fue el proceso de creación de The Walking Dead. Resulta que Kirkman, el autor del cómic, no fue a la productora con los cómics hechos, dispuesto a que se adaptara a la televisón, sino que fue directamente con la idea de los cómics para, a posteriori, editarlos. Desde el año 2003 The Walking Dead estuvo dando vueltas por agencias y estudios de Los Angeles. En 2006 se vendieron los derechos a la cadena ABC, la cual no desarrolló la serie y vencieron los derechos. Posteriormente, la compañía de Alvarado tuvo que elegir entre dos potentes productoras: AMC, con Frank Darabont como show runner, o  HBO, con Guillermo del Toro al frente. Finalmente se decidieron por AMC, puesto que desde HBO no les aseguraban al 100% que la serie fuera a desarrollarse. El resto de la historia, básicamente, ya la sabemos.
Alvarado insistió en la importancia de tener claro qué es lo que quieres contar, quien es el público objetivo, de qué manera esa historia se puede llevar a cabo y en que formato (cine, tv, comic, videojuegos…).
Además, también habló un poco de Powers (serie que también desarrolla su compañía, y que esta semana graba su primer episodio), de nuevas plataformas de explotación (Playstation, X-box), etc. Sin duda, una clase magistral de veras.
Sobre una nube me fui al cine Retiro. De camino, volví a pararme en los tenderetes. Hay uno que me gusta especialmente, llenísimo de figuritas de acción. Puedes encontrar de todo: Godzillas, Spawns, Shreks, Gokus, Power Rangers, Aliens… Estaba mirando una bandeja cuando, a mi lado, se puso otro frikazo a rebuscar entre la bandeja del costado. Lo miré de reojillo y enseguida lo reconocí: era Carlos Areces. A este hombre no se le puede acusar de postureo: es un friki de los de verdad, con bigote y todo. De mayor seré como él, pero sin bigote. Yo soy más de barba de chivo.
Un ratito de cola a las puertas de Retiro. La película que iba a ver era Home, de la cual no sabía absolutamente nada (siempre que puedo, me gusta ir a ver películas sin ni siquiera haber visto un tráiler o sinopsis, de este modo no tengo expectativas y es posible que me sorprenda). La película (sin desvelar demasiado), trata básicamente de una persona que toma una mala decisión y lo paga caro, afectando además a otra gente que nada tiene que ver. Esa mala decisión tiene que ver con el diablo, y hasta aquí os voy a contar. Solo os diré que durante la película mi vida intestinal fue rica. Vamos, que casi me cago de miedo. Hacía años que una película no me mantenía en tensión, me daba sustitos y, a ratos , me acoj***ba.  Película muy recomendable.
Tras Home, salí de Retiro para volver a hacer cola para volver a entrar a Retiro. Esta vez iba a ver HouseBound,  una comedia de terror muy entretenida. Empieza un poco floja, pero a medida que avanza la historia (y el misterio) los sustos afloran, al tiempo que los gags son más potentes. Hay un par de momentos buenísimos, unos personajes carismáticos y un punto de humor absurdo que me encanta. ¡Vedla!
Y después hice camino hasta mi apartamento. Me puse el pijama, me peiné la melena y me acosté. El día siguiente sería intenso: mi plan era ver 6 películas y asistir a una master class.

También te puede interesar

Deja un comentario