59 SEMINCI. Punto de Encuentro. Crítica de ‘Cásate conmigo’ (‘Trouw met mij’): Problemas de pareja universales

Las críticas de David Pérez “Davicine” en la 59 SEMINCI
Cásate conmigo (Trouw met mij)

Tras una breve relación, Jurgen, un profesor de gimnasia, decide casarse con su compañera de profesión Sibel. Es un enlace que contraría a ambas familias: los padres flamencos de Jurgen no comprenden que su hijo haya abandonado a la novia que tenía para casarse con una colega; en cuanto a Sibel, de familia turca, su impulsiva decisión de casarse perturba en especial a su hermano. Es como si al casarse la pareja se casaran también sus respectivas familias. Una comedia sobre las patatas fritas y el ‘baklava’; sobre el matrimonio y la confianza; sobre el pudor flamenco y el temperamento turco.

El director Kadir Balci nos plantea en su segundo largometraje una pregunta clave en muchas relaciones: ¿Será lo suficientemente fuerte el amor de una pareja para sobrevivir a sus familias, a su convite de boda y a sus propios y pequeños prejuicios?
Para responder a esta pregunta de la forma más realista posible, Kadir y el guionista, productor y novelista Jean-Claude van Rijckeghem entrevistaron a muchas parejas mixtas (turco/flamencas, jóvenes y mayores) que compartieron con ellos sus experiencias, logrando así una historia y un guión convincentes, pero que a la vez también diera esperanzas, nos arropara y emocionara, y nos sacara una sonrisa.
Cásate conmigo incluye una espectacular y especial escena de baile de los novios, donde han conseguido que se vean las diferencias entre una cultura y otra, pero que a pesar de ello seamos capaces de ver que en el fondo es una una pareja que se quiere y se complementa, sin importar religión, cultura o política, dejando todo eso a un lado.
Rodado dentro y en los alrededores de la ciudad belga de Ghent donde reside una gran comunidad turca, ha empleado una gran cantidad de actores no profesionales, y muchos miembros del reparto ni siquiera tenían experiencia de ningún tipo en interpretación, pero en vez de ser un punto en su contra, logra una frescura y naturalidad digna de un documental.
En el reparto tenemos a Sirin Zahed como la testaruda Sibel, sin ninguna experiencia en interpretación antes de actuar en esta película. Dries de Sutter, por su parte, interpreta a Jurgen y ha participado en cortometrajes y series de televisión. Pero sin duda destaca Kemal, el hermano de la novia, interpretado por Burak Balci, alguien que transmite la sensación que las cosas no pueden salir bien, una bomba de relojería andante, para el cual el actor ha tenido que cambiar totalmente su forma de ser en la realidad, logrando hacer suyo el personaje.
Cásate conmigo retrata las tradiciones y las pone en contraposición, pero trata de temas universales en los que todos podemos sentirnos reflejados, con los matices propios de cada lugar, como ya pudimos ver a su manera en Ocho apellidos vascos.

También te puede interesar

Deja un comentario