Muere Lauren Bacall a los 89 años

Parece que está siendo un verano ajetreado para el cielo de las estrellas cinematográficas; ese que siempre he imaginado más allá de las colinas de Hollywood, detrás de cada letra del mítico cartel. Hoy hemos de decir adiós a una de las mujeres más bellas que ha dado la meca del cine, cuya caída de ojos y voz rasgada le proporcionaron un lugar de honor en el cine negro de los años 40. Lauren Bacall ha fallecido y con ella se va otro testigo de la edad de oro de Hollywood. 
Betty Joan Perske nació en el Bronx (Nueva York) en una familia de clase media con fuertes creencias judías que no impidieron que su padre abandonara a su madre cuando la niña sólo tenía cinco años. Betty Joan sintió pronto el gusanillo del teatro y su madre la respaldó en todo momento, así pasó de conserje e interprete de pequeños papeles en el instituto a conseguir algún que otro trabajillo en Broadway. Y es que la chica tenía algo a su favor, una belleza y magnetismo que pronto le conseguiría una carrera como modelo. En 1943, ya convertida en Lauren Bacall, apareció en la portada de la prestigiosa revista de moda “Harper Bazaar” y llamó la atención del director de cine Howard Hawks que vio en ella a la femme fatale de su próxima película Tener y no tener junto al actor Humphrey Bogart. La pareja se enamoró en el set de rodaje más rápido que lo que tardaba Marie en enseñar a silbar Harry. Las frases  “¿Sabes cómo se silba, ¿verdad, Steve? Simplemente juntas los labios y soplas” se convertirían en uno de los diálogos más famosos de la historia del cine. 

La pareja compartiría pantalla tres veces más antes de la muerte de Bogart en 1957 vencido por un cáncer de pulmón. Para entonces Bacall ya había abandonado el cine negro y demostró sus actitudes para otro género: la comedia. En Cómo casarse con un millonario se unía a Betty Grable y Marilyn Monroe en una comedia romántica en la que las tres actrices interpretaban a modelos en busca de un marido rico. Lauren Bacall destacaba entre las tres por su sofisticación que repetiría en Mi desconfiada esposa, un título que ha caído en el olvido y que sin embargo brilla dentro de la comedia. Altamente recomendable. 
Los sesenta pasaron entre producciones televisivas, pero en el setenta y cuatro Bacall volvería a la gran pantalla con una película coral indispensable en cualquier filmoteca que se precie: la adaptación al cine de la novela de Agatha Christie “Asesinato en el Orient Express”. En ella la actriz le da la réplica a Albert Finney de tal manera que sus escenas juntos son sin duda las más divertidas de la cinta. Repetiría en otra adaptación de la reina del misterio una década después, cuando participó en Cita con la muerte, esta vez junto al Poirot de Peter Ustinov
Pronto Lauren Bacall se quejó de una de las deficiencias de Hollywood; buenos papeles para mujeres mayores. No obstante, durante los noventa la vimos en la estupenda Misery y en la película dirigida por Barbra Streisand El amor tiene dos caras que le otorgó una nominación al Oscar como actriz secundaria, galardón que le dieron de forma honorífica en el 2009. 
No dejó nunca de trabajar y pudimos verla en Manderlay o Dogville, ambas dirigidas por Lars Von Trier, e incluso poniendo voces en Padre de familia

Se ha ido un trocito de la historia del cine, una mujer que entró en la pantalla por su increíble físico y se estableció por su talento. Allí donde se encuentre Boogie ha de estar feliz, hoy se reúne con su chica.

También te puede interesar

Deja un comentario