El actor Robin Williams nos deja a los 63 años

Si hace tan sólo unas semanas nos despedíamos de James Garner y de su preciosa sonrisa que iluminó la década de los sesenta y setenta, ayer noche nos acostábamos con un golpe aun más duro; Robin Williams nos abandonaba de la manera más terrible, Garner había sido víctima de eso que llamamos «ley de vida», después de ochenta y seis años de felicidad profesional y familiar, pero a Williams le pesó tanto la vida que todo apunta a que se le tuvo que quitar de encima. 

Nacido en 1951 en Chicago, Illinois, en el seno de una familia acomodada, Robin McLaurin Williams se caracterizaba por una timidez enorme que le convirtió en un niño solitario con facilidad para las imitaciones. No fue hasta su entrada en la universidad cuando Williams empezara a tontear con la interpretación y descubriese que eso era a lo que quería dedicar su futuro, así que abandonó sus estudios y marchó a Hollywood a probar suerte. 

Está claro que ésta le sonrió, porque en menos de dos años ya había conseguido varios papeles en la televisión. Con Happy Days, dirigida por Garry Marshall (Pretty Woman, Frankie & Johnny), Williams se ganó a la audiencia interpretando al alienígena Mork, que pronto se ganó un spin-off que duraría cuatro temporadas. Su éxito televisivo lo compaginaba con su trabajo como monologuista, donde se codeó con otros grandes de la comedia como Billy Crystal y John Belushi. Desgraciadamente fue por aquella época cuando Robin Williams comenzó una adicción al alcohol y la cocaína que, de forma intermitente, le acompañaría toda su vida. Fue tras la muerte por sobredosis de Belushi cuando Williams entró por primera vez en una clínica de desintoxicación. 
Sin embargo, profesionalmente, las cosas no podían ir mejor. Con Good morning Vietnam comenzó una abundante filmografía con tres nominaciones a los Oscar, que finalmente ganaría por El indomable Will Hunting
Hace tan sólo un par de años un comunicado anunciaba que el actor había decidido someterse a una nueva desintoxicación. No obstante, llevaba lidiando con la depresión desde hacía mucho tiempo, hasta que ayer se vio vencido. Sin tener que esperar al informe forense, todo apunta a que se trató de un suicidio. 
Las redes sociales se llenan hoy de “Oh, capitán, mi capitan” de Whitman, que tan apropiado resulta, pero desde Noescinetodoloquereluce, le despedimos con la voz de Louis Armstrong y su “What a Wonderful World”, el tema que cerraba, junto a la voz radiofónica de Williams, la maravillosa Good Morning Vietnam
Gracias por las risas…y las lágrimas. 

También te puede interesar

5 comentarios sobre “El actor Robin Williams nos deja a los 63 años

Deja un comentario