Crítica de ‘Lucy’: Scarlett Johansson al 100 %

Las críticas de Óscar M.: Lucy

Tengo que reconocer antes de empezar que la película Lucy del director Luc Besson me transmitía una pereza infinita. No conocía el argumento, había esquivado hábilmente los tráilers y los pósters promocionales no me proporcionaban el más mínimo interés. Pero se coló un anuncio de televisión y ver a Scarlett Johansson en Matrix me atrajo más de lo que pensaba. Y si algún espectador piensa que Lucy es algo más que Scarlett haciendo de Neo, que no pague el dinero de la entrada. Luego nadie se lo va a devolver.

Lucy es Scarlett Johansson al cien por cien, es un sueño húmedo de Besson sobre la actriz hecho realidad. Ella está presente en casi todas las escenas y domina al resto de actores y al público sin apenas pestañear. Lo bueno es que te quedas con ganas de más. Scarlett es así, es de las que se levanta de la cama y se va de casa cuando tú aún estás intentado recuperar la respiración después del primer orgasmo.

Es una película hecha para que se luzca, para que brille, para que destaque. Lucy es Scarlett y Scarlett es Lucy, desde la primera escena se come la pantalla, al espectador, a los extras y a todo lo que se le ponga por delante… No existe nada más, sólo es Scarlett. Y, aunque lógicamente toda la película transcurre a su alrededor, su interpretación es espectacular a todos los niveles (la llegada al hotel, el secuestro o la escena del hospital son de un realismo poco corriente sin caer en el patetismo o en la parodia).

Johansson (con o sin ropa, con o sin maquillaje… guiño guiño, codazo codazo) se reafirma como una excelente actriz para un público más amplio (algo que muchos deseábamos desde Don Jon y que se esperaba desde Lost in translation), y deja en el recuerdo del espectador un sabor dulce y placentero (como el de una faena bien hecha, esas de las de dos orejas y el rabo como premio), con una sensación de haber disfrutado de una interpretación cómoda y ajustada a la piel de la actriz cual preservativo ultrasensitivo.

En el aspecto argumental, la película parte de la teoría de que el ser humano sólo usa el 10% del cerebro y desarrolla qué pasaría si una droga consigue que aprovechemos el 100%, lo cual (según la película) daría explicación a la telequinesis, la telepatía y al control mental, siempre desde un punto de vista que esquiva con más o menos habilidad una explicación científica sólida.

Curiosamente, en su recta final, plantea paralelismos (y casi enlaza) con Her (en la cual Johansson es la voz del ordenador) y con Transcendence (con la que comparte a Morgan Freeman -quien a este paso se especializa en papeles de científico explicativo- y la idea de una inmortalidad extracorpórea), hasta convertirse en una película de acción y persecución que termina, como la mayoría de películas de acción del director, a tiros.

Técnicamente, Lucy parece estar parcheada durante los primeros veinte minutos con escenas, planos e insertos de documentales sobre el género humano y el animal, que afortunadamente dejan de producirse cuando el espectador empieza a cansarse de ellos. Un recurso muy divertido para las producciones de Discovery Channel, pero un tanto molesto cuando deja de ser gracioso.

Obviando los constantes errores de continuidad (manchas de sangre y demás) o las resoluciones absurdas (como que se pasee por media ciudad con la bata del hospital y metralleta en mano) y volviendo al centro de la película: Johansson, los efectos especiales rodean a la actriz de una manera tan sutil que parece que son sólo parte de nuestra imaginación (o más bien del poder mental de la protagonista, claro). Están tan al servicio de la historia que apenas son perceptibles. Ya que todos los sentidos (y la mano derecha) están al servicio de Scarlett. Disfrútenla.

También te puede interesar

3 comentarios sobre “Crítica de ‘Lucy’: Scarlett Johansson al 100 %

  • el 22 agosto, 2014 a las 10:59 pm
    Permalink

    Muy buena critica si señor jajaja la pelicula merece la pena verla, solo por el hecho de que despues de que salgas del cine te quedas pensando "(¡ y si la droga esa existiera?". ¿Podrias hacer un resumen desde tu punto de vista del final?

    Respuesta
  • el 24 agosto, 2014 a las 9:55 am
    Permalink

    Sin entrar en detalles, para no estropear la película a quien no la haya visto, el final me parece un poco apresurado y que no han sabido resolverlo coherentemente, dejando una conclusión demasiado abierta.

    Gracias por el comentario.

    Respuesta
  • el 29 agosto, 2014 a las 5:56 pm
    Permalink

    De cualquier manera,y si existiera la droga, quien querría usarla? Venimos al mundo a vivir una experiencia humana,la vida es corta, disfrutala con tu 10%. El 100% es tu antes y después.

    Respuesta

Deja un comentario