Crítica de ‘Al filo del mañana’: Acción y humor contra los extraterrestres

Las críticas de Óscar M.: Al filo del mañana
Cuando la producción de Al filo del mañana (que adapta la novela gráfica “All you need is kill”) comenzó, los primeros datos indicaban que sería un cruce entre Atrapado en el tiempo y Oblivion, pero poco podía esperar que me divirtiera tanto como lo ha hecho.
Afortunadamente, el guión usa el esquema argumental de Atrapado en el tiempo, manteniendo los divertidos guiños cómicos y buscando la complicidad del espectador en las continuas repeticiones de situaciones (aunque esta vez la acción sea en mitad de una invasión alienígena) y cómo el protagonista tiene que sobrevivir una y otra vez a su propia muerte.

Es curioso cómo han conseguido plasmar (aunque parezca de forma no pretendida) el estilo narrativo de los videojuegos de multiplataforma, con sus constantes enemigos, diferentes niveles e innumerables tácticas que hay que memorizar para poder avanzar en el juego y llegar al final.
Un punto a favor de la película es la conseguida ambientación militar reinante (tanto en el entrenamiento como en las batallas), y no deja de sorprender el nivel de detalle real de las escenas situadas en Londres y París y cómo el realismo de la batalla queda plasmado (y aplastado) en la pantalla (aunque sabemos por experiencia que la mayor parte de estas escenas están hechas por ordenador).
También se esquiva hábilmente la típica explicación de qué son, de dónde vienen o qué quieren los extraterrestres porque no es lo que realmente importa en la trama, aunque sí que explican parte de su fisonomía hacia la mitad del metraje (con lo fácil que hubiera sido decir que eran un híbrido entre los calamares de Matrix y las cucarachas gigantes de Starship troopers).
De esta última ha sabido cómo aprovechar muy bien los aspectos cómicos (quien diga que Starship troopers es una mala película es porque no se ha dado cuenta que en realidad es una parodia en sí misma) y el espectador lo pasa en grande viendo morir al protagonista o aprovechando el tiempo antes de su próximo reinicio.
Tom Cruise vuelve a meterse al público en el bolsillo casi desde la escena del despacho con el militar y sabe cómo nadie sacar partido de su sonrisa de anuncio de dentífrico o transmitir su sufrimiento al espectador en las escenas más duras. Mientras que Emily Blunt está atrapada en un personaje de soldado malhumorada y seria y apenas consigue transmitir nada (también es cierto que su personaje es frío como una piedra).
El resto de sus compañeros de reparto son más o menos olvidables (excepto por las cómicas formas de morir de algunos) y sirven bien como trasfondo militar. No hay interpretaciones (ni personajes) realmente destacables ni el guión permite que ninguno se luzca más allá de su frase hecha a repetir.
Al filo del mañana (título más comercial, pero menos fiel que el del cómic en el que se basa: “Todo lo que necesitas es matar”) gustará mucho a los seguidores de Cruise, puesto que es un nuevo vehículo de lucimiento del actor y entretendrá a los asistentes al cine que acudan a desconectar durante casi dos horas jugando un videojuego en constante reinicio.

También te puede interesar

4 comentarios sobre “Crítica de ‘Al filo del mañana’: Acción y humor contra los extraterrestres

  • el 30 mayo, 2014 a las 10:20 am
    Permalink

    La vi anoche en un preestreno. Me parece que Tom Cruise se está encasillando demasiado.
    No está mal, pero es el 'Día de la marmota? en versión 'La Guerra de los Mundos'.

    Respuesta
  • el 3 junio, 2014 a las 3:02 pm
    Permalink

    Ver las pelis de Tom Cruise sí que es el día de la marmota…son todas iguales.

    Respuesta

Deja un comentario