Ciclo Akira Kurosawa: El cineasta japonés que influyó en Occidente

Desde el pasado 25 de marzo, A Contracorriente Films está lanzando una colección dedicada a la obra del prestigioso director japonés Akira Kurosawa, en formato Blu-ray y DVD. Comenzó con su obra maestra, Los siete samuráis de 1954, con un nuevo máster restaurado en alta definición a partir del negativo original. Un clásico absoluto, una joya del cine y una de películas más influyentes de la historia. Posteriormente ha lanzado Yojimbo, presentada en una fantástica funda de cartón con un diseño uniforme con el visto en el anterior título lanzado y en su versión restaurada en alta definición a partir del negativo original con materiales creados por la prestigiosa empresa norteamericana The Criterion Collection. Este mes toca el turno de disfrutar de Trono de sangre.

Con motivo de esta fantástica colección, queremos dedicar en No es cine todo lo que reluce un ciclo al cineasta japonés, para ir repasando toda su obra, imprescindible para cualquier amante del cine japonés, así como para cualquier apasionado del séptimo arte en general.

Akira Kurosawa (23 de marzo de 1910 – 6 de septiembre de 1998), pintor frustrado por su propia autoexigencia, decidió dedicarse al cine, en el que se inició como guionista. Gracias a su pasado pictórico podemos apreciar una cuidada fotografía en todas sus películas, con una habilidad narrativa impecable y muy occidental para la visión de los directores japoneses de la época, siendo acusado por los críticos de su país de ser “demasiado occidental”, pero estaba profundamente influido por la cultura de su país, sobre todo por el teatro Kabuki y Noh.

Kurosawa, séptimo hijo de Isamu y Shima Kurosawa, creció en una casa llena de parientes, ocupada por sus padres, uno de sus hermanos mayores y tres de sus hermanas. La propia familia Kurosawa descendía de una línea de antiguos samuráis, lo que hizo que desde el punto de vista económico, su situación fuera superior a la media. Admirador de la cultura occidental, tanto en los programas deportivos que organizaba, como en su afición al cine, mantuvo dicha admiración en sus obras futuras.

En 1938 se enteró de la existencia de un programa de aprendices de director en los estudio de cine Tōhō, donde fue contratado y trabajó como ayudante del director Kajiro Yamamoto. Tras su debut como director en La leyenda del gran judo, sus siguientes películas fueron cuidadosamente supervisadas por el gobierno japonés, e incluyeron frecuentemente temas nacionalistas. La segunda parte de la saga de “el gran Judo” ha sido interpretada como una película explícitamente anti-estadounidense, por retratar al judo como superior al boxeo.

En cambio, en Vivir, por ejemplo, Kurosawa critica fuertemente a los funcionarios públicos y sus políticas, así como la forma en que malgastan el tiempo. Hizo muchas otras películas que trataban del Japón de su tiempo, pero sería una película de género policial, Rashōmon (1950), la que le haría  en el entrar en el mapa cinematográfico internacional, logrando el León de Oro en la Mostra de Venecia y el Oscar a la mejor película extranjera con esta versión de un relato tradicional japonés que le situó.

Ciclo Akira Kurosawa: El cineasta japonés que influyó en Occidente
Rashōmon (1950)

En 1954 repitió máximo galardón en el certamen veneciano con Los siete samuráis, de la cual en Hollywood realizaron un remake recordado para la posteridad, Los siete magníficos.

No siempre consiguió el respaldo de crítica y público, pues con Barbarroja (1965) se puso en su contra la crítica, como sucediera posteriormente con Dodes Ka-den, algo que hizo que intentara suicidarse en 1971.

Tras una mala racha en su país de origen, rodó Dersu Uzula (1975) financiada por las autoridades soviéticas, recuperando el éxito y alabanzas, y logrando su segundo Óscar, lo que permitió que pudiera financiar Ran (1985), su espectacular adaptación de “El rey Lear”, de William Shakespeare, en el marco del Japón medieval.

En 1990 recibió un Óscar honorífico por su trayectoria, y es que Kurosawa empleaba una técnica cinematográfica propia, desarrollada en su etapa inicial, con la que otorgó a sus películas de un aspecto único, usando lentes de teleobjetivo, por el modo en que aplanaban el encuadre y porque pensaba que situando las cámaras lejos de los actores se lograban mejores interpretaciones, además de usar varias cámaras al mismo tiempo,con lo que lograba un mismo plano desde distintos ángulos. Lo que también queda claro viendo sus películas es que era un perfeccionista que se esforzaba en conseguir el efecto visual deseado.

Ciclo Akira Kurosawa: El cineasta japonés que influyó en Occidente

Sus películas también destacaban por el vestuario, que le ha otorgado no pocas menciones y premios. Siempre pensó que si un actor usaba un traje recién hecho, perdería autenticidad el personaje, por lo que las prensa usadas en los rodajes debían ser llevadas por los actores semanas antes de la filmación.

Y si hablamos de las influencias en su obra, no son pocas las que encontramos, siendo muchas de sus películas adaptaciones de obras de William Shakespeare, como Ran, basada en “El rey Lear”, y Trono de sangre, en “Macbeth”, mientras que Los canallas duermen en paz nos recuerda ampliamente a “Hamlet”, pero también hay muchas adaptaciones de obras literarias rusas, como “El Idiota de Fiodor Dostoievski” o “Donzoko” (“Los bajos fondos”) de Máximo Gorki.

Tanta ha sido la relevancia de Kurosawa en el séptimo arte que muchas influencias notamos en el cine más actual. De Los siete samuráis se han hecho multitud de adaptaciones, como Los siete magníficos (1960), Beach of the War Gods (1973), Los siete magníficos del espacio (1980), Mundo Salvaje (1988), e incluso versiones libres, como Los tres amigos o Bichos.

Con estos antecedentes creemos más que necesario dedicar un ciclo al cineasta nipón, que llevaremos en paralelo a otro ciclo asíatico, en este caso dedicado al estudio Ghibli. Sin más, espero que disfrutéis con este ciclo tanto como yo realizándolo, y confío aportéis cualquier sugerencia o fallo que podáis leer. Me obligaré a tener un mínimo de dos reseñas mensuales dedicadas al cineasta, y tendréis sorpresas, a modo de concursos. A continuación el índice de películas que iré reseñando, y quedarán enlazadas en esta misma entrada del blog:

  1. Sugata sanshiro (La leyenda del gran Judo), 1943. 
  2. Ichiban utsukushiku (La más bella), 1944. 
  3. Zoku sugata sanshiro (La nueva leyenda del gran Judo), 1945. 
  4. Tora-no-o fumu otokotachi (Los hombres que caminan sobre la cola del tigre), 1945.
  5. Asu o tsukuru hitobito (Los que construyen el porvenir), 1946. 
  6. Waga seishum ni kuinashi (No añoro mi juventud), 1946. 
  7. Subarashiki nichiyobi (Un domingo maravilloso), 1947.
  8. Yoidore tenshi (El ángel ebrio), 1948. 
  9. Shizukanara ketto (Duelo silencioso), 1949.
  10. Nora inu (El perro rabioso), 1949.
  11. Shubun (Escándalo), 1950.
  12. Rashōmon, 1950
  13. Hakuchi (El idiota), 1951.
  14. Ikiru (Vivir), 1952.
  15. Shichinin no samurai (Los siete samuráis), 1954.
  16. Ikimona no kiroku (Crónica de un ser vivo), 1955.
  17. Kimonosu-jo (Trono de sangre), 1957.
  18. Donzoko (Bajos fondos), 1957.
  19. Kakushi toride no san-akunin (La fortaleza escondida), 1958.
  20. Warai yatsu hodo yoku nemuru (Los canallas duermen en paz), 1960.
  21. Yojimbo, 1961
  22. Tsubaki Sanjuro (Sanjuro), 1962.
  23. Tengoku to jigoku (El infierno del odio), 1963.
  24. Akahige (Barbarroja), 1965.
  25. Dodesu ka-den, 1970.
  26. Dersu Uzala (El cazador), 1975.
  27. Kagemusha (Kagemusha, la sombra del guerrero), 1980.
  28. Ran, 1985.
  29. Yume / Konna yume wo mita (Los sueños de Akira Kurosawa), 1990.
  30. Hachi-gatsu no kyōshikyoku (Rapsodia en Agosto), 1991.
  31. Madadayo (Espera un poco / Todavía no), 1992.

También te puede interesar

David Pérez

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.