Mueren Joan Fontaine, icono del cine de los 40, y Tom Laughlin, creador de Billy Jack

Un día después de daros la trágica noticia del fallecimiento de Peter O’Toole a los 81 años de edad, tenemos que anunciar la pérdida del actor y cineasta Tom Laughlin, y de la actriz Joan Fontaine, a los 82 y 96 años de edad, respectivamente.
Laughlin era conocido por su papel como el vigilante mestizo Billy Jack, personaje que apareció por primeta vez en la película de 1967 The Born Losers, y que repitió en tres películas, que también escribió, dirigió (bajo el seudónimo de T.C. Frank) y produjo. Su hija Teresa Laughlin ha declarado que el cineasta falleció el jueves en el Hospital y Centro Médico Los Robles en Thousand Oaks, California, y precisó que su padre murió debido a complicaciones derivadas de una neumonía.

El actor era un treintañero cuando creó Billy Jack con su esposa y colaboradora Delores Taylor. Personaje que era mitad blanco, mitad indígena, militar veterano de Vietnam y practicante de las artes marciales que llegó a odiar la guerra, en un primer momento Billy Jack fracasó en taquilla, pero generó un movimiento de seguidores y se convirtió en un éxito comercial e inspiración para cineastas independientes, llegando a ser considerado un antecesor de personajes como Rambo.
Más recientemente, escribió varios libros e intentó sacar adelante otra película de Billy Jack. Deja a su esposa, una hermana, tres hijos y cinco nietos.
Por su parte, la actriz británico-estadounidense Joan Fontaine, ganadora de un Óscar por su papel en Sospecha, falleció este domingo según informó su asistente. El icono del cine de los años 40 nos dejó en su casa de Carmel (California).
Fontaine, nacida en Tokio (Japón) en 1917, mantenía una relación de rivalidad con su hermana y también actriz Olivia de Havilland (Lo que el viento se llevó), a la que arrebató el Óscar de mejor actriz en 1942. 
En 1919 se trasladó a San Francisco, donde estudió Arte Dramático con el alemán Max Reinhardt y debutó en el teatro a los 18 años en un pequeño papel en Kind Lady. En 1935, comenzó su trayectoria en el cine con el seudónimo de Joan Burfield, en un pequeño papel en la película No más mujeres, de E.H.Griffith, y posteriormente adoptó el apellido de su madre, Fontaine.
La actriz comenzó a ser reconocida en Hollywood gracias a su papel en 1937 junto a Fred Astaire en Señorita en desgracia, pero fue Hitchcock quien la lanzó al estrellato en Rebecca junto a Laurence Olivier, momento en el que su carrera comenzó a estar en su punto álgido, y los papeles de mujer con el corazón roto fueron su territorio, siendo recordada por ser la musa del director Alfred Hitchcock, con quien repitió en Sospecha.
No podemos olvidarnos de su rol en la adaptación de Orson Welles del clásico Jane Eyre, además de películas como September Affair, Ivanhoe o Carta de una desconocida
Fontaine, nominada tres veces al Óscar a mejor actriz, tiene una estrella en el paseo de la fama de Hollywood, y su última interpretación fue en 1966 en The Witches.
Sus últimos trabajos fueron en televisión, en 1985 como protagonista en la serie Dark Mansions y en 1990 apareció en el canal American Movie Classics contando anécdotas de Hollywood. En 1989 recibió un galardón homenaje a su carrera artística en el Festival de San Sebastián.
Dos nuevas estrellas que se apagan en el firmamento de Hollywood.

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: