Crítica de ‘Insidious: Capítulo 2’: La falta de imaginación es lo que da más miedo

Las críticas de Fernando Quintero: Insidious: Capítulo 2
Insidous: Capítulo 2 nos vuelve a llevar a la vida de Josh y Renai Lambert que se han mudado con sus hijos a la casa de Lorraine, la madre de Josh, esperando olvidar el pasado y comenzar una nueva vida. Pero pronto la familia empieza a experimentar extrañas visiones y fenómenos amenazantes que les obligarán a desentrañar el oscuro secreto que les ha dejado peligrosamente conectados con el mundo espiritual.
James Wan es el responsable de traernos a la familia Lambert de vuelta para que podamos ver la maldición que les persigue. Su trabajo como director está mucho más elaborado que su antecesora y eso es algo de agradecer. Se puede comprobar la madurez cinematográfica del director a medida que estrena sus trabajos.
Buscar fallos en una película no me parece conveniente, pero al ver que estos fallos se convierten prácticamente en copias de otras películas, creo que se debe resaltar y sobretodo teniendo en cuenta que podemos encontrar referencias a siete películas distintas del género de terror. Una vez acaba la película, uno se siente como si acabase de ver una spoof movie (película de comedia cuya estructura es un popurrí de otras cintas del mismo género)
Ya nos hicieron esto con la primera parte de Insidious y como ya señalé en mi crítica diciendo que era una burda copia de Poltergeist. Pero esta vez James Wan y Leigh Whannell se han propasado. En Insidious: Capítulo 2 podemos ver, sin rompernos mucho la cabeza, su similitud con otras películas. Así en la primera escena, se puede comprobar que emulan a El exorcista, cuando el padre Merrin bajaba del taxi y se dirigía hacia la casa. Y sin desvelar mucho más la historia, podemos encontrar una gran cantidad de similitudes con otras películas del género de terror, siendo El resplandor, Psicosis, Los otros, Atrápame esos fantasmas, Grave encounters (Encuentros paranormales) y Rec las elegidas para esta mezcla en la que se ha convertido Insidious: Capítulo 2.
La historia del film es más de lo mismo, es lo que tiene una secuela, no tiene mucho más que ofrecer, aunque esta vez se queda un mejor sabor de boca. Esto se debe a que han conseguido hilar la dos películas de manera magistral, resolviendo alguna de las dudas que nos dejo la primera. En este caso se podría decir que la trama sigue como si de un libro se tratase, de ahí su subtitulo, “Capítulo 2”. El momento donde vemos que la historia se divide en dos, es de lo mejor que podemos ver en la película, ya que lejos de diferir de la historia original, consigue hacer que nos interesemos más por la trama de la película. Pero no todo son elogios hacia el guión, porque el intentar meter diálogos o acciones de comedia, no hace más que uno se ría del burdo intento de ello. 
A la hora de hablar del terror en sí, Wan a jugado con una apuesta segura. El director sigue los pasos de la primera película y permite asustar al espectador con cambio drásticos de plano. A esto hay que sumarle la banda sonora que acompaña a cada escena. Consigue jugar con el ambiente creado, dando falsas esperanzas de sobresaltarnos y tras ese momento, llega el turno del siguiente plano donde nos encontraremos un fantasma en el momento menos esperado. 
Esta vez podemos sentirnos en un entorno más fantasmagórico, ya que se han contado con escenarios más lúgubres y tenebrosos donde poderla rodar, por lo que se podría dar un notable a la fotografía. Si hubiera que poner un pero a ella, sería la repetición de algunos escenarios que pudimos ver en la primera parte, siento el “limbo” el menos trabajado. Aunque por otro lado, el maquillaje contrarresta esto, puesto que sigue siendo de lo más destacable y es que los espíritus que merodean, más bien parecen payasos de circo por la cantidad de cosmético blanco que llevan encima.
En cuanto a las interpretaciones, esta vez si que hemos vistos a los actores principales llevando su papel más allá. Amanda Bynes ha conseguido hacer lo que no hizo en la primera película. Su interpretación ha convencido a más de uno y podemos dar por sentado que cuando un actor quiere, puede conseguirlo. En el caso de Patrick Wilson, se puede apreciar una mezcla entre Norman Bates y Jack Torrance. Ha sido capaz de metamorfosearse de un plano a otro sin que el espectador se de cuenta, aunque con la evidencia de que lo ha hecho. Y por fin llegamos a Ty Simpkins, este joven actor hay que seguirlo muy de cerca. Ya le hemos visto en películas como Iron man y recordemos que ha sido el primer actor confirmado para Jurassic world. Dicho esto, su interpretación está mucho más elaborada, aunque bajo mi punto de vista, no le han permitido destacar entre el resto de secundarios.
Con un final totalmente abierto, nos preparan otra secuela más. En otras palabras, sentémonos y esperemos para Insidious: Capítulo 3. Lo único que esperamos de la siguiente, es que Wan y compañía nos sorprendan y puedan conseguir algo distinto. En esta ocasión casi lo han conseguido, pero sigue faltando y sobrando algo más.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: