58 SEMINCI. Sección oficial (corto). ‘La gallina’: Sucia y rutinaria vida

Las críticas de Carlos Cuesta en la 58 Seminci: La gallina

Los cortometrajes son pequeñas películas cuyo valor a veces es mayor porque son ensayos de cosas que vendrán. Es lo que parece La gallina, una sensitiva obra del catalán Manel Raga, que nos traslada al blanco y negro de la vida diaria de una familia rural y que bebe de películas precedentes del cine español (no sé por qué me ha hecho pensar en Vacas y en Secretos del corazón) para contarnos un breve relato sobre lo tediosa que puede ser la dura existencia en el campo y la forma en que un muchacho descubre la vida de forma desordenada y autónoma.
La gallina que nos muestra la película parece una furiosa y enseñorada criatura que de alguna manera controla la existencia en la hacienda familiar. Hiere al hijo, es capaz de enfrentarse al gato, el padre le presta más atenciones y cariño que a la propia esposa, de la que abusa; incluso se nos da a entender que se lleva la vida de la madre. Uno tiene que suponer que la gallina en La Gallina es algo más. Ahí lo dejo. No profundizo porque esta película es más sentimiento e intuición. El análisis racional nos puede perder por los senderos.

Y decía que el cortometraje tiene algo de ensayo, o es todo ensayo, y salta en sueños al surrealismo buñueliano y nos conduce por un rito de cambio que vivimos con el muchacho protagonista. Le acompañamos a cierta distancia, porque la historia no nos facilita todos los códigos para entender su experiencia; tiende un manto de relaciones que la falta de diálogos no nos deja concretar, pero la escasez de palabras no es un capricho ni una frivolidad. Posibilita que valoraremos en su justa medida la palabra cuando sí se pronuncia y nos pone en situación del significado del verdadero sentir de un grito cuando ocurre.
La Gallina es más que una declaración de intenciones, porque está hecha y se puede ver, pero sí es una presentación de talento de Manel Raga, una demostración de que entiende por dónde van los buenos caminos del cine y que los recorrerá con más de una alegría si es capaz de darle cuerpo a los interesantes conceptos que maneja. No es que lo diga yo, lo dice entre otras cosas el hecho de haber sido seleccionado en para esta misma producción en el Festival Internacional de Venecia. 

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: