58 SEMINCI. Balance previo al palmarés

Es bastante ingenuo decirlo, pero cada noche llegaba a la sala, el fin de semana más de una vez al día, con mi entrada en la mano como si tuviera un billete para un sorteo; ocupaba mi butaca esperando conocer el resultado y si me había tocado premio. La jornada de trabajo corta mucho la libertad a la hora de escoger la proyección y por eso esta semana, cada SEMANA, adquiere un mayor componente de sorpresa, de azar y de emoción. Estoy a punto de terminar, satisfecho, estos días en los que la película te elige a ti en vez de al contrario, donde es el destino (más ingenuidad) y no el marketing quien te sienta en la sala.
Hoy se dará a conocer el palmarés de la 58 Seminci y estas líneas escritas horas antes son más un deseo que una quiniela. El razonamiento de los jurados de los festivales es tan personal que uno puede ni acercarse a lo que sus miembros han pensado pero de lo que yo he visto, la que mayor solidez ha demostrado, la que más ha trastocado mis pensamientos es Omar, de Hany Abu-Assad, que nos muestra a la altura del rostro, no con la lejanía de los medios de comunicación, el conflicto entre palestinos e israelíes en Cisjordania. Una película que, por primera vez, me ha hecho posicionarme, y entiendan esto que digo, del lado del que de manera habitual en nuestra vida cotidiana llamaríamos terrorista. Para mí, Omar es la merecedora de la Espiga de Oro entre todas las que he visto en la Sección Oficial.

No he tenido la oportunidad de ver Tokyo Kazoku (Una familia de Tokyo), de Yoji Yamada pero cree que el pensamiento general es que estamos ante una maravilla, casi un calco décadas después de los Cuentos de Tokyo de Ozu. No es la primera vez, y Kiarostami lo sabe, que un remake se lleva el gran premio, pero no creo que vaya a ser el caso. Quizá la plata esté reservado para esta película, pero a mí me gustaría que La por (El miedo) consiguiera ese segundo premio por la valentía que Jordi Cadena demuestra al abordar el maltrato con una poderosa recreación del silencio en la casa del verdugo.
Hasta el viernes pensaba que la historia de violencia y miseria ambientada en Filipinas Metro Manila recibiría el premio del público. Aún no sé si será así, pero ayer por la mañana Matterhorn, una historia redonda sobre la tolerancia, me ha conquistado por completo. Sería demasiado complicado, incluso una pérdida de tiempo desgranar otras categorías, pero sí me gustaría que Todos queremos lo mejor para ella tuviera sus alegrías el de Nora Novas como mejor actriz.

A partir de aquí os cuento lo que corresponde a David P. “Davicine”, el compañero que ha estado toda la semana encargándose de ver, desentrañar y escribir sus humildes críticas en este blog. Ha contando con el mismo problema que yo, que no es otro que el de habernos tenido que la Sección Oficial. Hemos coincidido en unas pocas películas, pero que al fin y al cabo no verla completa repercute en que no podemos juzgar de forma íntegra la colección de películas a concurso. Sus favoritas son tres.

Si fuera por él la Espiga de Oro recaería en Short Term 12, no sólo por centrarse en una historia dura, sino por la forma de hacerla más cercana al espectador, no buscar la lágrima fácil en los problemas de los jóvenes en los que se centra y convertir su visionado en una experiencia de reflexión, con un gran reparto, un ritmo perfecto, y un soplo de optimismo entre tanta crisis. Quizás no sea una película visualmente espectacular pero quién necesita eso cuando es profundamente conmovedora.

No ha dudado a la hora de escoger su Espiga de Plata. Debido a su afinidad y pasión por el país del Sol Naciente confía que Tokyo Kazuko se alce con este galardón. Si la imitación es la forma más sincera de adulación, Yamada no escatima esfuerzos para inclinarse ante su maestro Ozu y sin dejar de ser una imitación y sin llegar a la brillantez de Cuentos de Tokyo, estimula lo suficiente como para servir de homenaje a la vez que puede deleitar a los desconocedores de la obra de Ozu.

El premio del público cree que caerá del lado de Run & Jump, otra historia dura, de un hombre que debe rehacer su vida con un problema cerebral y que es capaz de introducirnos emocionalmente en la vida de sus protagonistas, con una experiencia visual muy interesante, una historia agridulce pero cálida de amor y pérdida, impulsada por un excelente reparto. Estas son nuestras propuestas y ahora el jurado decidirá.

2 comentarios en «58 SEMINCI. Balance previo al palmarés»

  • el 26 octubre, 2013 a las 10:44
    Enlace permanente

    Las 3 que elegí para público, plata y oro se han llevado los 3 premios!!! En otro orden pero acerté!!! me llevo la porra de blog, jejejejeje

    Respuesta
  • el 26 octubre, 2013 a las 11:54
    Enlace permanente

    Me queda el consuelo del premio a Nora Novas como mejor actriz que reclamé públicamente. Me alegro igualmente del galardón al director novel por esa maravilla que es Matterhorn. Razonable el de Mejor Fotografía a Night moves y desacuerdo con los dos galardones a Papusza (interesante apuesta que de merecer merecería otros, a mi juicio).

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: