Crítica de ‘Una bala en la cabeza’: Para fans de la acción de los 80

Las críticas de David Pérez “Davicine”: Una bala en la cabeza

Cuando uno va al cine a ver una película con el título Una bala en la cabeza, sabe de antemano lo que va a encontrarse en el cine. Y se puede estar seguro de que el título no miente. Hay muchas balas disparadas en la cabeza de la gente, aunque más allá de eso, la buena noticia es que esta sesión de balazos tiene detrás al veterano director de acción Walter Hill (The Warriors, 48 Horas), además de ser una adaptación de una novela gráfica francesa, lo cual, sumado, hace que sea lo que los fans de Sylvester Stallone han esperado últimamente.

Con el cuerpo totalmente tatuado, Stallone ofrece un repertorio de violencia y “agilidad” a sus 66 años de edad interpretando a Jimmy Bobo – un solitario asesino a sueldo de Louisiana que es traicionado por un sombrío empresario interpretado por Adewale Akinnuoye-Agbaje y una comadreja al que da vida Christian Slater. Dado que hay un crimen de por medio, aparece un policía idealista llamado Taylor Kwon, Bobo hace equipo con Kwon para buscar venganza. Sus métodos pueden ser diferentes – Kwon quiere acabar con los malos por la ley; Bobo quiere examinar minuciosamente sus intestinos -, pero su causa común hace que la extraña pareja nos recuerde a la que Hill nos presentó hace 30 años con Nick Nolte y Eddie Murphy. El macarra interpretado por Stallone suelta chistes racistas sobre fondo asiático, llamando a Kwon Confucio, entre otras cosas. Kwon, por su parte, se burla de largo de las molestias de la edad de Bobo. 
En cuanto a la narrativa general, la adaptación de la novela gráfica de Alexis Nolent se las arregla para hacer un lío de una historia básica. Un montón de diálogos absurdos, pero que, por suerte, las bromas entre los personajes principales (Kwon y Jimmy) equilibran los intentos por buscar introducir algo de drama. La película es lo suficientemente divertida como para perdonar la estupidez evidente, y es que realmente es un repertorio de tiros y violencia, plasmados sin freno alguno, hasta llegar al enfrentamiento culminante de la película en un almacén abandonado, donde Stallone y Jason Momoa, quien interpreta a un secuaz de Slater y Akinnuoye-Agbaje, se enfrentan en una batalla absurda para los tiempos que corren. Incluso Stallone reconoce gran parte de esa absurda lucha vikinga.
Puede que la coreografía de las luchas no esté al nivel de las modernas películas de acción influenciadas por las artes marciales, pero sí que hay secuencias de la vieja escuela, típicas de Hill, con una serie de jugadas a balón parado que ofrecen emociones viscerales que sólo algunas de esas películas modernas pueden mostrar. Se podría argumentar que – para bien o para mal – esta película es una auténtica película de acción de los años 80 y 90 .
La elección de Hill por parte de Stallone ha sido acertada, pues Hill siempre ha mostrado un gusto por un tipo de violencia retro y machista, que encaja bien en una película como ésta donde tenemos a un clásico del cine de acción de todos los tiempos. Una bala en la cabeza no trata de adaptarse a su estrella para mostrarlo en 2013, sino que sólo pretende que sintamos que todavía estamos viviendo en 1986, y durante 91 minutos funciona.
De Stallone se podría conseguir más, pero aparte de su cuestionable postura y forma de andar de soldadito de juguete, sigue siendo un tipo duro que cautiva en pantalla. Jimmy es uno de los papeles más burdos y violentos de Sly, y lo interpreta de todo corazón. 
Sung Kang (protagonista de películas como Fast Five) siempre ha tenido una especie de carisma fresco y relajado. Sería fácil para un desconocido ser arrollado por la arrogancia de Sly, pero Kang sin duda tiene su propia identidad, y a pesar de muchas bromas a su costa, hace un buen papel de cara a los actores asiáticos como cabeza de cartel en películas americanas de acción fuera de los habituales estereotipos.
Una Bala en la cabeza  también viene con un sorprendente y sólido reparto de rostros famosos en papeles secundarios como he mencionado ya, entre ellos Christian Slater como un abogado corrupto, y que demuestra que sabe hacer fiestas, así como Adewale Akinnuoye-Agbaje, que interpreta lo que puede ser el villano más extraño semi-paralizado visto en una película de acción. Sarah Shahi es el toque femenino y caliente de la película como una artista del tatuaje. Pero, sin embargo, la verdadera estrella del show (además de Sly, por supuesto) es Jason Momoa, conocido por sus papeles en series como Stargate: Atlantis  y  Juego de Tronos, y que aquí parece reintepretar el rol de Juego de Tronos o de Conan, dados los diálogos que le entregan. Como Keegan, Momoa hace el papel de secuaz a un nivel completamente nuevo, con escenas bastante peculiares, y dotando de falta de moralidad, o como quiera llamarse, a su personaje. Y es un buen enemigo para Stallone, no un mero villano fácil de eliminar.
Claramente una película para fans de Stallone, y para todos los que buscan una buena dosis de acción, como las de los años 80, sin demasiado que pensar, pero sí muchas balas por gastar.

También te puede interesar

3 comentarios sobre “Crítica de ‘Una bala en la cabeza’: Para fans de la acción de los 80

  • el 30 marzo, 2013 a las 4:10 pm
    Permalink

    Interesante crítica. La verdad es que todo lo que he leído de esta película va en la misma línea. Si sabes lo que vas a ver no te defrauda. Yo no la he visto, pero algún día seguro que le doy una oportunidad para disfrutar del bueno de Sly en una de sus últimas aventuras.

    Cambiando de tercio, me sorprende que no hayáis hecho ninguna crítica de El Atlas de las nubes, película peculiar y distinta a lo que estamos acostumbrados. Y con un reparto importante.

    Respuesta
  • el 30 marzo, 2013 a las 4:16 pm
    Permalink

    Es lo que promete. Fui a verla con la intención de ver balazos, y vi lo que esperaba, así que desde ese punto de vista no se puede criticar.

    Y El Atlas de las nubes… mea culpa. No la he visto aún. Pase de prensa no pudimos (vivimos en Valladolid casi todos) y no se ha estrenado en muchos cines aquí, así que no pudimos disfrutar de ella.

    Respuesta

Deja un comentario