‘Resident Evil: Venganza 3D’: Para fans poco exigentes de la saga

Las críticas de David Pérez “Davicine: Resident Evil: Venganza 3D


Desde el debut de Resident Evil en 2002, la saga de cuatro películas (hasta el momento de estreno de la actual), basada en los juegos de Capcom, ha asegurado casi 650 millones de dólares en ventas de entradas. Algunos fans de los juegos de Resident Evil critican las adaptaciones en pantalla grande por ser películas de acción exageradas y que omiten partes importantes del argumento a favor de Alice (Milla Jovovich) centradas en argumentos cinematográficos, lo que no impide que el público todavía siga acudiendo en tropel para que el director Paul WS Anderson siga con la franquicia.
De hecho, cada película de Resident Evil ha recaudado más que la anterior, y con el regreso de Anderson a la silla de director de esta franquicia en la cuarta parte, casi duplicó lo recaudado por la tercera entrega. Por ese motivo, Resident Evil: Venganza, quinta entrega de la saga de películas de terror, acción y aventuras Resident Evil, cuenta de nuevo con Anderson en el puesto de guionista y director, contando en el reparto con su actriz fetiche (y esposa) Milla Jovovich, además de una gran cantidad de actores que repiten en sus roles (u otros similares) y nuevas incorporaciones, como Michelle Rodríguez, Sienna Guillory, Johann Urb, Li Bingbing, Shawn Roberts, Kevin Durand, Oded Fehr, Boris Kodjoe y Colin Salmon. 

Como siempre, Milla Jovovich es el motivo de visualización de esta película, pues el resto de la secuela es más de lo mismo, con sus zombies, matanzas y una ciencia-ficción hiperviolenta que no ofrece nada nuevo a esta entrega, quedando como un mero extra de metraje extendido sobre la entrega predecesora. Tan sólo los espectadores más obsesionados con los videojuegos apreciarán las secuencias de batalla sin fin, con un trabajo excelente para reproducir imágenes de videojuegos como si fueran seres humanos acompañados de una cantidad ingente de efectos CGI.
Curiosamente, la película arranca al término de la cuarta entrega, con una escena a cámara lenta y en retrospectiva, donde podemos ver a los supervivientes y Alice (Jovovich) en el Arcadia, mientras es atacada por helicópteros de la corporación Umbrella. Durante el ataque, Jill Valentine (Sienna Guillory) desciende y se dispone a luchar junto a cientos de soldados. Muchos de los acompañantes de Alice son asesinados, y ella derriba a un helicóptero con sus rifles de la secuela anterior, matando al conductor del avión que cae en Arcadia y la destruye por completo, mientras Alice corre y salta cayendo al mar. En ese momento comienza lo que parece ser, al fin, el inicio de esta quinta entrega, aunque todavía tendremos tiempo para unas cuantas escenas a modo de flashback, con las cuales rellenar al menos 20 minutos de la hora y media de duración de la película. Alice despierta en el corazón de una de las más grandes instalaciones de la Corporación Umbrella, y tendremos que ver como escapa de nuevo de los mismos enemigos, mismos escenarios y con sus mismos amigos de las entregas anteriores, por lo que seremos incapaces de recordar esta nueva entrega como una película en su totalidad.
Obviamente, a partir del momento en el que podemos considerar que comienza esta nueva entrega, Milla aparece desnuda ocultando sus partes más pudientes con una sencilla tela que deja poco que imaginar, pasando posteriormente a vestirse acorde a una nueva entrega, con un ceñido traje de latex que hará las delicias de los fans de la actriz, así como de cualquier persona que se deleite con el físico de la misma.
Las breves apariciones de personajes veteranos de anteriores entregas son más que suficientes para complacer a los fans sin confundir a los no iniciados, contando la película con secuencias de versiones simuladas de ciudades como Moscú, Tokio y Nueva York, todo lo cual, ya está visto en las anteriores entregas y tan sólo provocan el desgaste en el espectador. Y es que, aunque se unan personajes familiares para los fans del juego, las nuevas incorporaciones son meramente añadidos visuales con los que Anderson no hace ningún esfuerzo por adherirse a las historias de fondo de estos personajes de la franquicia.
Todo es una mera excusa para que la ágil Jovovich participe en una serie constante de escenas de lucha que desafían la gravedad en un universo futurista, aparentemente desprovista de carbohidratos y la mayoría de las leyes de la física. Milla está acompañada durante gran parte de estos violentos ejercicios por una compañera nueva, Ada Wong (Li Bingbing), cuyo vestido de corte hasta la cintura es lo más apropiado para que ella pueda acceder al potente arma de fuego que lleva atado a la parte superior del muslo.
El director pone en escena estas secuencias con su estilo habitual, utilizando una variedad de efectos complejos que incluyen imágenes de rayos X en el que se llega a ver los efectos sangrientos de la matanza en los huesos y los órganos de un interior así como la perspectiva externa.
El 3D de Resident Evil: Venganza está reservado casi exclusivamente para las viñetas superpuestas, hachas, cuchillos, cohetes, sangre y otros proyectiles que vuelan fuera de la pantalla. Puede que este 3D sea realmente bueno, pues logra sobresaltarnos en la butaca, y seguramente sea motivo más que suficiente para pagar el recargo del 3D en el cine, sin embargo, muchas de las secuencias de acción se centran en esas maniobras 3D que podría ser incluso más molestas de ver en 2D sin experimentar el uso demasiado evidente de esta tercera dimensión.
El argumento sólo sirve como excusa para dirigir a los personajes, literalmente, de una “secuencia” de acción a la siguiente, y el 3D es probable que descentre a los espectadores de la acción en pantalla. Una serie de acontecimientos posteriores demuestran claramente que Anderson evita momentos emocionales de sus pesonajes en favor de la acción “non stop”, sin embargo, en un momento en que los cineastas aficionados pueden juntar vídeos interesantes de películas de acción con efectos especiales hechos con el ordenador de casa, la narración coherente y una trama interesante son más importantes que nunca. 
Puede que estemos ante una entrega en la que incluso los fans de siempre de esta saga pueden estar llegando a su punto de saturación, pero  una escena en la que uno de los personajes afirma que “este es el comienzo del fin” indica que al menos tendremos una nueva entrega más apocalíptica que llegará a los cines en poco tiempo.

También te puede interesar

Deja un comentario