‘Dredd’: Brutalidad policial

Las críticas de Manuel M: Dredd



Remake de la divertida, pero algo infantil Juez Dredd, de 1995, protagonizada por Sylvester Stallone (yo soy la ley!!!), nos encontramos ahora ante una producción mucho menos glamurosa, a nivel de actores reconocibles, pero mucho más fiel al espíritu de los comics originales.

Sangre, muchísima sangre. Brutalidad a todos los niveles. Muerte de hombres, mujeres, niños, ancianos, y, literalmente, todo lo que se ponga a tiro o tenga la desgracia de vivir relativamente cerca de un juez o de su presa. Cuerpos aplastados contra el asfalto, con escenas que incitan a regodearse en el sufrimiento. Es realmente una película violenta, sin espacio para discursos o lucimientos interpretativos. Todo es sucio, corrupto, y sin el menor atisbo de esperanza. Eso es lo que el espectador quiere ver cuando acude al cine. Y creo que va a salir satisfecho. Porque es una película mucho más fiel al comic. Y eso es bueno. Creado por John Wagner y dibujado por Carlos Ezquerra, el Dredd de papel es más parecido al que nos ocupa que el de Stallone: No muestra nunca la cara, y es bastante menos ostentoso. Y eso es bueno. En este sentido, mencionar que Carlos Ezquerra es también guionista en la película y se nota su mano en el personaje, más contenido, callado, que escupe las palabras y que cuando ‘salta’, la gente salta en pedazos.

A la hora de representar a Dredd, Karl Urban, paradójicamente, representa mejor el papel que Syl por la sencilla razón de que se le ve menos la cara. Eso, que al espectador casual le parecerá algo paradójico, a los que conozcan de antes al personaje le parecerá un buen punto a su favor. Lógicamente, no podemos decir gran cosa del papel de Urban, puesto que no se quita el caso en toda la película y lo único que podemos apreciar es cómo gesticula con los labios. Sí que parece, como ya he comentado antes, más comedido en sus movimientos, sin aspavientos al moverse, sin gestos innecesarios, y que cuando se mueve, casi siempre es para disparar a alguien.
Mejor papel para lucirse tienen Olivia Thirlby, en el papel de la “recluta” Anderson, una Juez en su primer día, que intenta mantener su fe en la Humanidad, y Lena Headey, Ma-Ma, una señora del crimen realmente dura. Headey en especial, tiene suficientes minutos en la cinta como para bordar, bastante bien, el papel de líder de un cartel de droga, que planea obtener el monopolio de una droga que hace que el tiempo se perciba más lentamente. Realmente infunde miedo, con una caracterización muy lograda, pero tan convincente en ese papel como en el de Cersei Lannister.
El argumento es relativamente sencillo: El Juez Dredd debe evaluar a la recluta Anderson, y terminan encerrados en el bloque “propiedad” de Ma-Ma. 200 pisos. No hay salida salvo abrirse camino hasta Ma, que está 200 pisos más arriba, por un rascacielos mal iluminado, sin ventanas, sin ayuda, sólo una novata que aún piensa que puede cambiar las cosas, y el temible Dredd. En entra la primera y la última planta, disparos y peleas hasta para saciar al espectador más sangriento exigente. Debo avisar que algunas de las escenas son realmente sangrientas, y desagradables…
En resumen:  No ganará un Oscar por el guión, pero es mucho mejor que la película original, y para los aficionados al cine de acción, disparos, y muertes violentas, Dredd es un auténtico “must”. 

Que aproveche

También te puede interesar

Un comentario sobre “‘Dredd’: Brutalidad policial

  • el 12 septiembre, 2012 a las 5:53 pm
    Permalink

    Aunque ahora, tras visionar la película yo mismo, comente la critica, añadir que no es un remake de la de Stallone, sino una nueva adaptación del cómic, mucho mas fiel que su predecesora.

    Respuesta

Deja un comentario