‘La deuda’: Cine de espías con sabor a Guerra Fría

Las críticas de Manuel M: La deuda

A pesar de tratarse, cómo no, de un remake, en concreto de la israelí Ha hoy, hay que reconocer que estamos ante una buena película de espías. Sólida, con un excelente reparto encabezado por Helen Mirren, a la que acompañan Tom Wilkinson, Ciarán Hinds, Jessica Chastain, Sam Worthington, Marton Csokas y Jesper Christensen. Todos ellos con buenas actuaciones, dotadas de fuerza y con personajes que, además, les permiten interpretación creíbles. Y, puesto que es una película de espías en la que lo interesante es la trama, el secreto, la relación entre personajes, y no el artificio y la espectaculariada, el resultado es que el espectador sale gratamente sorprendido con el resultado. El director, John Madden, hace un buen trabajo, con una obra, llena de tensión y suspense, sin gadgets ni soluciones algunas que resolvieran los problemas. Solo gente corriente en situaciones límite.

La película se inicia en la actualidad, cuando la agente retirada del Mossad, Rachel Singer (Helen Mirren), acude a la publicación de un libro, escrito por su hija, en el que se narran las aventuras de Rachel con sus compañeros del Mossad, Stephan y David, en el Berlín Este de la Guerra Fría, mientras intentan cazar a un criminal nazi conocido como ‘El Cirujano de Birkenau’. Según se va desarrollando la película, se suceden los flashbacks mezclando los recuerdos, de hace 30 años, con el presente…hasta que, de repente, nos topamos con el nudo de la película. Ese nudo tarda mucho en aparecer, y sólo entonces todo lo visto anteriormente cobra un nuevo sentido. Eso no significa que antes el espectador anduviera perdido, no, sólo que desde ese momento, debe recordar todo lo que ha visto, desde una perspectiva distinta. 

Aunque la protagonista “absoluta”, a menos de cara a la galería, es Helen Mirren, todos los actores rayan a gran nivel, especialmente Jessica Chastain, que interpreta a Raquel, la protagonista, en los años de Berlín, y Jesper Christensen, ‘El Cirujano de Birkenau’, que tiene un interesante duelo interpretativo con Sam Wortington y Jessica Chastain, muy logrado. A ello ayuda un ritmo narrativo bien orquestado, en el que siempre están sucediendo cosas, sean rápidas o lentas, de manera que el espectador se ve obligado a no perder detalle de todo lo que sucede, para evitar perderse algún elemento clave de la trama.

Particulamente, me ha gustado mucho la reproducción que hacen del Berlin Oriental de la época de la Guerra Fría, con los coches, modas, vestidos, armas y calles del momento. Ayudado por una fotografía fría, clara, que casi recuerda a las propias películas de esos años, termina haciendo que los momentos de flashbacks sean los más logrados de la cinta. 

En resumen: La sordidez de las localizaciones, la frialdad casi presente en el ambiente, sumado a la tensión argumental, y la buena interpretación de todos los actores, convierte a La deuda, en una excelente película de espías. Muy recomendable. 

Que aproveche

Deja un comentario