Festival de Venecia: Grandes actores para buenas películas

Este año, sin duda, la Mostra de Venecia está rayando a gran nivel. Después de George Clooney, Roman Polansky o Viggo Mortensen, ayer sábado el protagonista absoluto fue Soderbergh, con una película: Contagion. Una película sobre un virus que se expande a toda velocidad por el mundo, sin que exista cura para él. Y lo hace de una manera absolutamente realista, terrorífica y efectiva. Construida de tal manera que parezca lo más realista posible, ha sorprendido gratamente (o estremecedoramente) en su estreno.

Sus protagonistas son todas caras muy conocidas: Gwyneth Paltrow, Matt Damon, Laurence Fishburne, Marillon Cotillard, Jude Law y Kate Winslet. Por cierto que ésta última se ha convertido en la comidilla de todos los medios de comunicación por aparecer en numerosas películas de esta entrega de la Mostra de Venecia, en todas las posturas posibles, e incluso, vomitando ( lo que ha sido celebrado por muchos ).

Aparte de Contagion, ayer se proyectaron también Alpes, del griego Yorgos Lanthimos, y la muy esperada Chicken with Plums, de Marjane Satrapi. La primera, un intento algo fallido de enseñarlos la confusión que rodea permanentemente a nuestra vida, y la segunda, una narración algo surrealista de una historia de amor iraní.

Hoy domingo los protagonistas han sido dos grandes películas: Wilde Salomé y Shame, ambas muy aplaudidas. La primera, con Al Pacino como cara más conocida de la producción que recoge la historia de Oscar Wilde, empujada por un exhibicionismo del conocido actor que ha levantado un gran revuelo. Pacino, que acudió a recoger un premio por toda su carrera cinematográfica, nos ofreció una brillante y violenta interpretación del poeta Oscar Wilde, no muy original, pero sí dotada de bastante fuerza.

Junto a ella, Shame de Steve McQueen, que ha sido calificada ya directamente de obra maestra. Su historia es la de un oficinista, interpretado por Michael Fassbender, que pasa su vida viendo páginas pornográficas en internet, y teniendo citas una detrás de otra. Todo eso cambiará cuando llegue su hermana, y, según leemos de lo que nos cuentan los que la han visto, se convierte en una película con un nombre muy apropiado: Verguenza. Retrata a la perfección el vacío de del ser humano, enfrentando al espectador con su propio pudor. Habrá que estar atentos a su estreno en España, porque sospecho que no dejará indiferente a nadie. Tras semejantes despliegues cinematográficos ¿ qué nos deparará el lunes ?

También te puede interesar

Deja un comentario