‘Kung Fu Panda 2’: Vuelve el guerrero del dragón

Las críticas de Manuel M: Kung Fu Panda 2

Kung Fu Panda fue una sorpresa para todos, tanto espectadores como críticos. Aunque su argumento era algo manido, con un estudiante de artes marciales que se realiza para cumplir su destino, y una sublimación del “kung fu”, la película cumplía en presentarnos una historia divertida, entretenida, con cierta magia, y toques de humor. Po era el protagonista, pero a su alrededor había muchos personajes con un trasfondo más o menos profundo, y el kung fu como algo místico.

Kung Fu Panda 2, aunque es una continuación argumental, va a descolocar un tanto al espectador, porque el planteamiento cambia bastante: El pobre Po sufre en esta película una indigestión de escenas. Él es el protagonista primero, último y absoluto, apareciendo prácticamente en todos planos, secuencias y flashbacks. Los únicos momentos en que no aparece es cuando se nos va presentando al malo de la película, el temible príncipe Shen. El resultado es que, aunque la historia de Po se desarrolla ampliamente, y descubrimos mucho más del personaje, sus motivaciones, e historia, perdemos completamente de vista a todos los demás. Los Cinco Furiosos se ven reducidos a comparsas con apenas unas pocas líneas de guión entre todos, y el Maestro Shifu pierde toda la profundidad que tenía en la primera película. Incluso dos personajes secundarios, el Maestro Croc y el Maestro Ox (al primero de los cuales da voz nada menos que Jean Claude Van Damme), tienen apenas una escena de diálogo en toda la película, cuando se supone que son los “no-va-más” del Kung Fu, a los que Po idolatra. No les da tiempo ni a ser secundarios, la verdad. 

A nivel técnico, se mantiene, e incluso supera por momentos, el buen nivel gráfico de la primera parte, con unos dibujos mucho más detallados y complejos, y unos fondos más trabajados. Dreamworks, como de costumbre, hace un excelente trabajo en ese aspecto. 

El argumento es bastante sencillo: El principe Shen, un malvado pavo real, ha ideado un arma con el que destruir el kung-fu, y Po, y los 5 Furiosos, deben marchar a su ciudad para destruir ese arma. Pero Po se encontrará allí con algo más que un enemigo mortal: Con su origen. Por cierto que ya solo viendo el final podréis deducir fácilmente que Dreamworks tiene en mente Kung Fu Panda 3. Por ahora ya han recuperado la inversión inicial, aunque ha costado. Veremos si finalmente se lanzan a la piscina. El desarrollo argumental es más rápido aqui que en la primera parte: Hay mucha más acción y combates, excelentemente coreografiados, pero perdiendo por detras el encanto de presentarnos también el kung fu como filosofía o poesía. Aquí solo hay patadas y puntapiés, en ese aspecto.

En definitiva, es una película entretenida, cierto, pero demasiado centrada en Po, el protagonista, divertida, pero con menos chistes que la primera, mejor que ésta a nivel técnico, y con un argumento sencillo, pero efectivo. Una buena película para ver con los pequeños de la casa.
Que aproveche.

También te puede interesar

Deja un comentario