The Italian Jobs: De coches, ladrones, y remakes

Las críticas de Manuel M: The Italian Job
Al hilo del estreno de Fast&Furious 5, y como parece que últimamente la saga habla de todo menos de coches, me decidí a ver una película que trata realmente de coches, conducción extrema, y ladrones de buen corazón. Y aquí tenemos la tenemos: The italian job, una fantástica película que cualquier aficionado a los coches debería ver.
El argumento gira en torno al robo de un cargamento de lingotes de oro por una banda de ladrones ingleses, en Turín, durante la final Inglaterra-Italia de un Mundial.
El líder, Charlie Croker ( Michael Caine ), es un elegante ladrón que acaba de salir de la cárcel, aficionado a los buenos coches, las buenas chicas, y la buena vida. Al salir, descubre que uno de sus compañeros de profesión ha sido asesinado por la mafia italiana, que se ha percatado de sus intenciones, pero él recoge el testigo y monta una banda de ladrones con los que intentará robar el cargamento de oro. ¿Lo conseguirá?

A pesar de que se trata de una película de ladrones, su principal atractivo son los coches. En concreto, la brillante y espectacular persecución que se desarrolla por todo Turín con tres minis a lanzados a la fuga por todas las zonas posibles de la ciudad, mientras la policía intenta detenerlos. Es una persecución soberbia, digna de Steve McQueen y Bullit. Además, hay un despliegue de coches de lujo (hoy auténticos clásicos), que hacen las delicias de los amantes de los coches. Por ejemplo, la escena inicial, por los Alpes, a gran velocidad, y protagonizada por un Lamborguini Miura, es sencillamente espectacular, y muy bonita. Si a eso le unimos una  laaaarga persecución en coche, y una narración divertidísima, hilarante, repleta de humor muy británico, creo que tenemos una de las mejores películas de coches que se ha visto en mucho tiempo. 
Este película, inglesa, se estrenó en 1969, se ha convertido en una película de culto,  y, como no podía ser de otra manera, en Hollywood hicieron un remake, con el mismo nombre: The Italian Job, pero en el 2003, ambientada en Los Ángeles, y con un argumento bastante diferente: La banda de ladrones ya está formada al inicio de la película, y cometen el robo con éxito, pero uno de ellos roba al resto, matando a otro de sus compañeros. El resto busca venganza, y deciden que quien roba a un ladrón…
Esta segunda película es muy distinta. Aunque hay una/otra persecución con minis por un circuito urbano, definitivamente Los Ángeles no tiene la misma gracia que Italia. Además, a pesar de ser un reparto repleto de caras conocidas ( Donald Sutherland, Charlize Theron, Edward Norton, Jason Statham, Mark Wahlberg ), sólo el primero está al nivel de Michael Caine, protagonista absoluto de la primera cinta. Se trata de una película entretenida, cierto, y de ladrones, también, pero le falta el encanto de la primera, y mostrar una variedad automovilística más interesante. Una lástima, pues con el presupuesto de que disponían (60 millones de dólares), podrían haber sido algo más fieles a la original. Es una película entretenida, pero, si te gustan los coches y las persecuciones, The Italian Job (1969) es lo que buscas.

Que aproveche

Deja un comentario