‘Capitán América: El primer vengador’: Cine para comiqueros

Las críticas de Manuel M: El Capitán América: El primer vengador

Sencilla, ¿simple?, directa ¿con pobre guión? Las aventuras de El Capitán América, el primer vengador, conforman una película que admite muchas lecturas. Partiendo de la base de que la película que nos ocupa, junto a, por ejemplo, Thor, están pensadas solo como precuela o introducción de The Avengers (quedaros hasta después de los títulos de crédito, chicos, al menos en CineBox Valsur de Valladolid), creo que el resultado no es malo. La historia es tópica, sencilla, pero es muy fiel al cómic original. Los aficionados a leer las aventuras del capi, de toda la vida, se sabrán casi de carrerilla el guión, ya desde el minuto 5 de la película. Pero eso no la hace mala.

Está repleta de tópicos, aunque hay que reconocer, que siendo el personaje más políticamente comprometido, no cae en la patriotería barata. Es directo, sencillo, como el propio Capitán América. Ciertamente el cinéfilo que sea mínimamente exigente va a pensar que es una película bastante pobre, no muy trabajada, con un guión infantil, y que no te cuenta nada nuevo, pero en realidad, lo que hace es limitarse a plasmar en imágenes una historia que ya conocíamos y que debía ser plasmada asi. Además, la introducción y la ambientación son muy buenas, con un estilo pulp, que nos recuerda a veces al Indiana Jones más auténtico, y, otras, al skywalker más jedi (id a ver la película y sabréis el porqué de esta afirmación). También se agradece que, siendo el personaje de barras y estrellas por excelencia, no se dedique a hacer apología norteamericana. Es más, en los momentos más “patrioteros”, la propia película se burla del uso de la imagen del Capitán América, haciéndolos coincidir con su parte más ridícula. Es un aspecto que ha solventado de manera muy elegante, sin duda. Lo peor, en mi opinión, de la película, es el uso y abuso de chistes fáciles, demasiado obvios, demasiado sencillos, que empobrecen el guión.

Joe Johnston hace un trabajo sobrio, sin estridencias, llevando la narración a buen ritmo, salvo en algún momento puntual, que se hace algo más lenta.

Chris Evans, como Capitán América, cumple su papel aunque de manera bastante discreta. Le falta bastante expresividad, lo cual es compensado por la buena actuación de Tommy Lee Jones como Coronel Phillips o la de Hayley Atwell, la espía británica que robará el corazón del capi. Por cierto que repite en un papel de soldado de la Segunda Guerra Mundial Neal McDonough, en el papel estelar (para los aficionados al cómic) de Timothy ‘DumDum’ Dougan.

En el tema de los efectos especiales, hay que destacar el excepcional trabajo de convertir Evans, al inicio de la película, en un joven bajito, delgado, que apenas abulta metro y medio. Así, cuando se convierte en Capitán América, el espectador ve con claridad el tremendo cambio que se produce en el protagonista. El resto de efectos especiales son bastante buenos, correctos, y sin estridencias. Parece que Hollywood parece ya entender que no se trata todo de efectos especiales.
Por otro lado, creo, sinceramente, que no termina de merecer la pena verla en 3D. Existen algunos momentos muy conseguidos en los que el espectador casi tiene que agacharse para esquivar las balas o cierto escudo, pero son los menos.
En definitiva, se trata de una película de superhéroes bastante sencilla, quizás con un resultado algo pobre para un personaje tan conocido incluso por el público profano, pero que cumple para los aficionados al comic.

Que aproveche.

Deja un comentario