Póster y trailer de ‘Los Pingüinos de Mr. Poper’

El 22 de julio 20th Century Fox estrenará en las pantallas españolas Los Pingüinos de Mr. Poper, la última película protagonizada por Jim Carrey, basada en una novela, originalmente publicada en 1938, escrita por el equipo de marido y mujer compuesto por Richard y Florence Atwater.  El libro cuenta la historia muy divertida, y a la vez emocionante, la de un humilde pintor de brocha gorda de un pequeño pueblo y su familia que heredan doce pingüinos. Premiada con la Medalla Newbery de 1939, se convirtió en un clásico durante generaciones, y sigue en las estanterías de las escuelas primarias hasta hoy.

Según cuenta Jim Carrey, Los Pingüinos de Mr. Poper es una película que “se desmarca de las otras porque no hay nada parecido por ahí ahora mismo. Y tengo que volver a ser yo, un poco loco, divertido y provocador”. Esta película supone el regreso de Carrey al estilo de comedia, y personaje cinematográfico, que le catapultaron al estrellato global. Y Carrey no podía sentirse más feliz con ello: “Quería hacer una película que las familias pudieran recordar. Hay gente que se resiste a trabajar con chicos y animales, por miedo a sentirse superada. Pero a mí me encantar captar la chispa de la inocencia. Y ¿qué mejor que los animales, pingüinos en este caso, y los niños para despertar esa inocencia en nosotros?”.

La película nos cuenta como, mientras se hace mayor en Brooklyn, Nueva York, el joven Tommy Poper sólo espera el momento en que, mientras se pone en puntillas de pie para alcanzar una radio de radioaficionados, pueda hablar con su padre, de viaje por el mundo, Años después, Tommy ya es el Sr. Poper (Carrey), un promotor inmobiliario de éxito en Manhattan. Después de pasar por un divorcio amistoso con Amanda (Carla Gugino), y con dos hijos (Madeline Carroll y Maxwell Perry Cotton) a los que ve cada dos fines de semana, el Sr. Poper lleva una vida de lujo en su ultra moderno apartamento de Park Avenue, mientras va muy bien encaminado a convertirse en socio de la prestigiosa firma para la que trabaja. Es decir, hasta que una mañana aparece un gran embalaje en su puerta, un último regalo de su finado padre, un recuerdo de la Antártida.
Dentro de la caja de madera, arropado entre paquetes de hielo, se encuentra un pingüino de 60 cm de alto, con sus brillantes patas de color naranja y todo. No es un pingüino de juguete, ni un ave disecada por algún taxidermista, como supone el Sr.  Poper en un primer momento, sino un auténtico pingüino, vivito y coleando, que corretea por el piso de  Poper mientras emite fuertes graznidos. Ansioso por librarse de esta criatura salvaje,  Poper se pone en contacto con todas y cada una de las agencias municipales y estatales imaginables, pero ninguna de ellas está dispuesta a hacerse cargo de un pingüino mascota. Su llamada a la Antártida para intentar enviar el pingüino de vuelta fracasa, y termina provocando la llegada de otros cinco pingüinos a la puerta de  Poper.
Mientras comienza a hacer migas, y cada vez más implicado con sus compañeros alados de apartamento, la vida de  Poper rápidamente empieza a desmadrarse: su ostentoso apartamento de Nueva York se convierte en un paraíso invernal, el contrato en el que ha estado largo tiempo trabajando descarrila y por poco no termina en la cárcel. Pero, gracias a sus nuevas obligaciones,  Poper comienza a comprender la importancia de una familia, humana y no tan humana.
Os dejamos con su trailer:

También te puede interesar

Deja un comentario