La continuación de la saga ‘Scream’ en el aire

Los pobres resultados que está obteniendo en taquilla Scream 4 confirman los rumores de que la franquicia del asesino con la máscara blanca está en horas bajas. En su primer fin de semana de estreno sólo ha recaudado 18 millones de dólares, cuando, en estimación, ha costado 40 realizarla. Y, actualmente, lleva 31 millones desde el puesto 5 de la taquilla; superada ampliamente por Rio, que lleva 80, pero que costó 90 millones.

Los número no cuadran y ya hay varias publicaciones que se hacen eco de que muy probablemente no veamos Scream 5 hasta dentro de mucho tiempo; éso si finalmente no se reinicia la saga, algo que sería una nefasta elección, teniendo en cuenta la temática y el estilo narrativo y argumental de Scream (precisamente en la cuarta parte se criticaba mordazmente, y con razón, los remakes y reinicios de las películas en el cine actual).

En un primer momento, según palabras de Kevin Williamson (guionista de la primera, segunda y cuarta entrega), Scream 4 era el inicio de una nueva trilogía, que continuaría argumentalmente con las bases expuestas por ésta, para continuar y cerrar el círculo con las partes 5 y 6. Igualmente, Wes Craven había afirmado recientemente que si el guión era bueno él estaba dispuesto a rodar las dos siguientes continuaciones, pero que todo dependía de la recaudación en taquilla. Incluso los propios productores estaban convencidos de que Scream 4 iba a ser un taquillazo y decidieron hacerla más terrorífica con más dinero para volver a rodar escenas.

Pero la nueva audiencia no ha perdonado que hayan pasado diez años desde la parte 3 hasta la 4, a pesar de que Scream 4 se ha adaptado perfectamente a los nuevos tiempos y ha mantenido ese estilo tan característico de cine de finales de los noventa que tan famosa hizo a la saga. La nueva generación consume otro tipo de cine, el de secuelas cada año, con argumentos inexistentes, muchas explosiones, espectacularidad, gore y sangre sin guión; ya no les interesa pensar en quién puede ser el asesino ni si sus motivos son lícitos o no, quieren entretenimiento sin esfuerzo. Básicamente lo que exponía y subrayaba Scream 4: la generación que lo tiene todo hecho y traga sin digerir lo que ve.

Es muy probable que parte de la culpa de la poca recaudación la haya tenido Scream 3, ésta tenía unos precedentes muy buenos y muchos seguidores salieron realmente decepcionados del fracaso argumental que supuso la tercera parte. Éso justificaría que actualmente muchos hayan decidido no volver a ver una continuación de las aventuras de Ghostface por miedo (y no del cinematográfico) a encontrarse con otra estúpida continuación como fue la parte 3. Además, hay que sumar que la generación que hace diez años acudía en masa a los cines ahora prefiere verlo en casa, en pantalla grande y sin gastar tanto dinero en las entradas, lo cual abre la posibilidad de que Scream 4 probablemente recupere parte de su inversión en el mercado doméstico.

Si finalmente asistimos a un reinicio de la saga Scream, será una muestra más de la triste realidad que vivimos en la que prima más una abultada taquilla que una película con personalidad y coherencia, y se sumaría así a la continua y creciente fiebre (provocada por la escasez de ideas originales) de los reinicios y remakes que pueblan (y lo harán a nivel industrial próximamente) las carteleras. Sin embargo, las secuelas no están del todo muertas: A todo gas ya va por la quinta parte (y la seis en camino), Saw puede volver con la parte 8, y se están preparando las continuaciones 5 de La jungla de cristal y Terminator… pero, de momento, Scream no seguirá adelante hasta nuevo aviso.

Fuentes: moviehole / E!online

También te puede interesar

Deja un comentario