‘El discurso del rey’: Justa triunfadora en los Oscars

Las críticas de Manuel M: El discurso del rey

Excepcional película que ha merecido sin lugar a dudas los cuatro Oscars que consiguió hace unas pocas semanas. Colin Firth interpreta a George, hijo del rey Jorge V de Inglaterra, y segundo en la línea sucesoria, que tiene un grave problema de tartamudez. Cuando su hermano, Eduardo, decide abdicar para poder casarse con Wallis Simpson, una divorciada norteamericana, él deberá convertirse en Jorge VI, y soportar la pesada carga de una guerra contra Hitler: La Segunda Guerra Mundial. Para enfrentarse a su enemigo más implacable, su tartamudez, se apoyará en el logopeda Lionel Logue (brillántemente interpretado por Geoffrey Rush), para poder declamar los frecuentes discursos radiofónicos que, con motivo de la guerra, debía llevar a cabo.

La película es sencillamente magnífica. El vestuario, las localizaciones, y la fotografía son excelentes, pero, además, la labor del director se nota en cada plano, en la manera de plasmar cada secuencia. Siempre desde el plano correcto, imponiendo su ritmo, y guiándonos a través de la historia con mucha eficacia. Por cierto que, aunque la he visto en español, estamos ante una de las películas que debe verse en versión original para apreciar todos los matices.

Respecto a la interpretación de Colin Firth hay que decir que es soberbia, y que se merece el Oscar que ha conseguido. Por otro lado, la labor de Geoffrey Rush es también muy buena, y debería haber obtenido mayor recompensa: Cada vez que aparece en escena casi parece que el protagonista es él. Bonham Carter completa la tripleta protagonista, y, aunque es una actriz que me generaba bastantes dudas, hay que decir que su labor ha sido perfecta. Los actores secundarios están, además, bastante logrados, porque en general tienen todos un aire muy similar a los de los personajes históricos que interpretan. Destacan Timothy Spall, como Winston Churchill, y un auténtico secundario de lujo, Derek Jacobi, como el Arzobispo Cosmo Lang.

La película ofrece, además una interesante reflexión, sobre el cambio que los avances y la tecnología operan en el poder, y en la representación del mismo: ¿Alguien se imagina qué sucedería si un político actual fuera tartamudo? . Con la capacidad de difusión de sonido y video que internet ofrece, ¿ qué hubiera sido del pobre Jorge VI de Inglatera ? ¿Habría tenido que abdicar por ser hilarante para el mundo entero? .

Poco más puedo añadir a una película a la que, creo, solo se le pueden hacer comentarios elogiosos. El único que se me ocurre es que, por su “culpa”, Valor de Ley, de los Coen, se fuera de vacío en los Oscars.

Que aproveche

2 comentarios sobre “‘El discurso del rey’: Justa triunfadora en los Oscars

  • el 16 marzo, 2011 a las 7:49 am
    Permalink

    Lo que me reí cuando Rush se sentó en el trono de coronación…sí que está muy bien, y sin 3D….

    Respuesta

Deja un comentario