‘Enterrado (Buried)’, de Rodrigo Cortés, gana el premio José María Forqué

Para nuestra alegría y satisfacción, por lo mucho que nos agradó, la película de Rodrigo Cortés Enterrado (Buried), ha dado la sorpresa en los premios Jose María Forqué, otorgados por los productores para contribuir a la difusión y promoción de las películas españolas, en la gala celebrado anoche donde se llevó el premio a la mejor película, compitiendo directamente con También la lluvia, Entre lobos, Pa negre y Lope. En esta ceremonia Luis Tosar ganó el galardón al mejor actor por También la lluvia y en la que el premio a la mejor actriz se entrego exaequo a Emma Suárez y Nora Navas. En esta decimosexta edición han concurrido 101 largometrajes de ficción, 45 documentales y 4 largometrajes de animación, estrenados entre el 1 de diciembre de 2009 y el 30 de noviembre de 2010.
Tal y como declaró Cortés al recoger su galardón: “Era una película muy difícil de producir”. El director habló sobre la película, en la que la cámara no sale en ningún momento de un ataúd, lo que hizo que la definiera como una película realizada con una total “falta de sentido común”. Quizás ese, más otros motivos, como una gran interpretación y un gran trabajo de fotografía, han sido el motivo por el que se ha impuesto a las favoritas También la lluvia y Pa negre.

Rodrigo Cortés, que rodó la película completamente en inglés, y con Ryan Reynolds como absoluto protagonista, recogió su premio así como sus 30.000 euros, de manos de Verónica Forqué y su hija María, como sucesoras de José María Forqué.
Por su parte, Luis Tosar, protagonista de También la lluvia, en la que da vida a un productor de cine, fue elegido como el mejor actor del año, declarando: “Muchos habéis tenido la suerte de haber compartido con los grandes maestros. Dedico este premio a los pioneros del cine español y celebro que tenemos algo muy bonito entre las manos”… declaraciones motivadas por las ausencias de estrellas y personas involucradas en el cine español, fallecidas en el último año, como Luis García Berlanga, Manuel Alexandre y Augusto Algueró.
En el apartado de mejor actriz, el premio se ha dividido, y ha sido otorgado a Emma Suárez, por su trabajo en La mosquitera, y Nora Navas por Pa negre.
Suárez definió su papel en la comedia de humor negro de Agustí Vila como “un auténtico desafío, no sólo por hablar catalán”. Nos parece un merecido premio, pues pudimos disfrutar de esta película en su paso por la SEMINCI y en aquel momento ya destacamos el saber hacer de la actriz, admitiendo que era uno de los retos más importantes que había podido encontrarse en su carrera, no sólo por la parte interpretativa, sino por la dificultad añadida de tener que aprender catalán para rodar la película, donde ella debía llevar al límite a su personaje, pero sin que caiga en una locura irreal. 
Por otro lado, Navas, que sabe lo que es recoger un galardón por su trabajo en la producción catalana, gracias a la Concha de Plata lograda en San Sebastián, dijo: “Estoy viviendo un momento muy dulce”.
Y, aunque en el apartado de documental veíamos muchas papeletas para Bicicleta cuchara manzana, no pensabamos que lo lograra al compartirse categoría con películas animadas, lo que no comprendemos demasiado, pero ha sido esta película, de Carles Bosch, donde se nos cuenta la evolución del mal de Alzheimer en Pasqual Maragall, la que se lleva el Premio a Mejor Película Animada o Documental, mientras que la Medalla de Oro de EGEDA 2011 fue para el productor Luis Megino.
Los artistas José Mercé, Miguel Poveda, Zenet, Dulcinea Juárez y El Langui actuaron durante la ceremonia de entrega de los premios, con la idea de difundir la importancia de la industria audiovisual española e impulsar la figura del productor cinematográfico.
La ministra de Cultura declaró en esta gala: “Nadie tiene las soluciones precisas. Estemos más llenos de preguntas que de respuestas en este momento de cambio tecnológico, vamos inventado el futuro según lo vivimos”, y terminó hablando sobre las películas que han llegado hasta aquí, admitiendo que “las cinco películas finalistas no podían ser más distintas, incluso en la lengua en que fueron filmadas”.
Por último, Enrique Cerezo, como portavoz de los productores, reivindicó la conocida Ley Sinde que plantea “la oportunidad de arreglar la terrible situación que afecta a la industria audiovisual”, asolada por “el expolio y robo de los contenidos”.
Foto: EFE

También te puede interesar

Deja un comentario