Alex de la Iglesia dimitirá como presidente de la Academia de Cine tras la gala de los Goya

La Ley Sinde se cobra el primer cargo y lo hace antes incluso de que se apruebe. De todos modos, es Alex de la Iglesia el que se marcha, no lo ha echado nadie. Después de mediar con la Asociación de Usuarios de Internet para llegar a un consenso en torno a esta normativa, son los partidos políticos los que han logrado una solución de emergencia para llevar el proyecto de Ley al Senado con alguna posibilidad de éxito. Un acuerdo que no parece del gusto del cineasta.
De la Iglesia era el hombre en el que dicha Asociación tenía puestas las esperanzas de lograr una mediación que permitiera una ley justa para productores y usuarios; me temo que es una ilusión que se desvanece. El director no está de acuerdo con el texto que llegará a la Cámara Alta y muestra su descontento con esta dimisión, que se hará efectiva después de la gala de los Goya de febrero.
Internet ya ha tenido las primeras reacciones y algunos directores como Santiago Segura o Nacho Vigalondo, o el presentador televisivo conocido como El follonero, ya han empezado a dar guerra en la red o a intentar promover campañas de apoyo al realizador catalán.

Lo que se conoce del acuerdo entre los partidos políticos pretende dotar de más garantías jurídicas un procedimiento de cierre de páginas web de descarga de contenidos protegidos por derechos de autor. Para que el mecanismo se ponga en marcha debería haber primero una denuncia que debe dirigirse a la sección segunda de la Comisión de la Propiedad Intelectual, que solicitará en su caso a un juez los datos de la página web infractora, trámite que debe resolverse a favor o en contra en 24 horas.
Si el procedimiento siguiera adelante, en una segunda fase la propia web tendría la opción de retirar de forma voluntaria los contenidos que motivaron la denuncia en un plazo de 48 horas. La Comisión de la Propiedad Intelectual citará a las partes para que presenten sus recursos en un plazo de cinco días. En tres más dictará una resolución que puede suponer el cierre de la web, extremo que deberá ser autorizado por el juzgado. Todo esto si los partidos políticos logran sacar adelante la ley.
En resumen, alguna garantía más habría, pero a mí me parece un proceso excesivamente rápido y poco riguroso. Una web podría cerrarse en menos de 20 días, si el Senado aprueba la Ley Sinde con el pacto entre PP, PSOE y CiU, y todo hace prever que así ocurrirá. Una vez pasado este trámite, la Ley volvería al Congreso de los Diputados.

También te puede interesar

Deja un comentario