Crítica de ‘TRON Legacy’: Un blockbuster 28 años después

Las críticas de David P. “Davicine”: TRON Legacy

No hace ninguna falta haber visto TRON para disfrutar de la espectacularidad de TRON Legacy, pues Disney ha creado un producto basado en el original, pero independiente hasta el punto, empleando una trama heredera de su predecesora, de ser capaz de enganchar a cualquier persona con la adrenalina y tridimensionalidad de sus escenas, todo ello aderezado por el techno de Daft Punk.
Quizás, en esa idea de independencia y búsqueda de un mayor público es donde falla esta producción, pues no se han esmerado en exceso a la hora de desarrollar una trama compleja, como pudiera ser la vista en la versión de 1982, y se han decantado por coger los personajes y lo visto en ella, pero introduciéndoles en una coctelera de gráficos por ordenador, persecuciones y peleas de infarto, todo ello con las motos de luz y las batallas de discos como principal reclamo.

Los que esperen una película de culto, como sucediera con la versión de Steven Lisberger, incomprendida en su época, se llevarán un disgusto, pero seguro que a los fans de TRON, como a sus desconocedores más jóvenes, les encantará al tener los ingredientes para convertirse en el blockbuster que Disney deseaba tener de nuevo en sus filas, gracias a la mejora que el tiempo ha aportado en el apartado de efectos especiales, y al saber hacer de su director, quien ha dotado de un gran dinamismo a la película, como si de un largo videoclip se tratara.
Pero claro, la pregunta clave es saber que pueden ofrecer 28 años después, y cual puede ser esa trama que se les ha ocurrido para retomar la historia. La base es que el programador protagonista de la primera entrega, Kevin Flynn, interpretado por Jeff Bridges de nuevo, obsesionado con el mundo virtual que creó, y que visitaba con demasiada frecuencia, quedó atrapado en él cuando su “avatar” virtual, y fiel ayudante, Clu, decide mejorar lo creado y le atrapa en su mundo. Ahí es donde entra en acción su hijo, quien entra por casualidad en dicho mundo virtual y debe ayudar a su padre a escapar de la red en la que Flynn es el Dios de todos los programas que allí conviven.
Una trama más sencilla de lo que parece, aunque sin tanta terminología técnica como la original, y que no abusa de relleno en ningún momento, lo que facilita el ritmo de la cinta, ayudándose de un protagonista joven para enganchar a esta red al público más joven. De hecho, el protagonista, Sam Flynn, interpretado por Garrett Hedlund, aporta mucho más de lo que esperamos, no siendo el típico joven rubio y surfero de muchas producciones “made in USA”, y deja claro que ésta es la primera película de relevancia en una fructífera carrera que tiene por delante, siendo un gran compañero de reparto del alma mater de la película, Jeff Bridges, quien da vida a un anciano Flynn, aunque con una réplica juvenil de él mismo que también vive en la red. Pero lo que es obvio es que nada puede con el oscarizado actor, pues Bridges puede llenar la pantalla con su sola presencia, sin necesidad de esa ingente de gráficos generados por ordenador que aderezan la totalidad de la película. Aunque no es el único actor que repite: Bruce Boxleitner da vida a Alan Bradley, personaje de la original, y que ahora, entrado en años, ayuda a entender y dar continuidad a la historia. Echamos de menos al personaje de Ed Dillinger, quien robó ideas y juegos a Flynn en el pasado, haciéndose con el negocio, aunque ahora vemos a Cillian Murphy como el hijo de Dillinger, y el mismo espírito de villano del padre. Por último, para rematar el reparto, citar a Michael Sheen, quien parece que le han solicitado que sobreactúe para dar vida a su histriónico personaje, y que, a pesar del gran trabajo que suele hacer, vemos innecesario el repertorio de sandeces que dice y hace en unas pocas escenas.
Aunque que sería de una crítica de una película como TRON Legacy si no hicieramos especial hincapié en los efectos especiales, sustento de esta producción, y principal reclamo 28 años después de la original… todos ellos perfectamente creados y rematados gracias a una buena base, un buen diseño de vestuarios y escenarios que nos introducen de lleno en un mundo artificial pero creíble, en el que circulan motos de luz, seres con trajes de luces, edificios que se transforman acorde a las necesidades y ese vacío tecnológico sustentado por la energía, a modo de líquido, que aporta lo que esa sociedad necesita para vivir. Miles de maravillas podemos decir de los efectos especiales, pero como suele pasar, basta un detalle malo para estropear un gran trabajo, y ese detalle ha sido la necesidad de crear un rejuvenecido Bridges para dar vida a Clu, su avatar virtual. Como el tiempo no pasa para el software, la imagen del personaje debía ser la del actor en su versión original, más de 20 años atrás, pero curiosamente, ni con los avances de la tecnología han logrado el mismo trabajo que disfrutamos al ver un joven Brad Pitt en El curioso caso de Benjamin Button. Ese ser virtual da el pego en algunas escenas, sobre todo a cierta distancia o planos laterales, pero el problema reside en los primeros planos, que no son pocos, y que dejan claro que no estamos viendo a un joven Bridges, sino a un ser creado por ordenador y que se nota artificial, lo cual no tendría mayor relevancia, pues podríamos atribuirlo a ver un personaje creado para vivir dentro de un “PC”, pero es el mismo que usan para mostrar los recuerdos reales del personaje, y por ahí no pasamos, pues no pueden intentar hacernos creer que ese es el Flynn de la original.
Todo el trabajo de efectos especiales, de CGI, de interpretacion y de guión no quedaría tan completo si no fuera acompañado por una espectacular banda sonora, futurista dentro del mundo virtual y emotiva y “remember” cuando nos trasladan a la época en la que Flynn desapareción. Daft Punk ha sabido emplear su saber hacer musical, Techno y vanguardista, para que la película nos haga vibrar en nuestras butacas, pero igual de relevantes son las escenas en las que oímos temas ochenteros que suenan en una antigua sala de máquinas para la que no ha pasado el tiempo.
TRON Legacy tiene todos los ingredientes para ser un gran blockbuster, pues nadie discute que una gran producción no necesita de un gran guión para arrasar en los cines, y en esta película no es que tengan un mal guión, tan sólo es más flojo que el original, pero nos dá lo que necesitamos para disfrutar de un mundo desconocido que descubrir con grandes dosis de palomitas.

También te puede interesar

6 comentarios sobre “Crítica de ‘TRON Legacy’: Un blockbuster 28 años después

  • el 12 diciembre, 2010 a las 11:13 pm
    Permalink

    Dentro de 20 años se seguirá viendo Tron. Tron Legacy será solo "la secuela".

    Respuesta
  • el 13 diciembre, 2010 a las 1:05 am
    Permalink

    Yo le tengo muchas ganas, espero poder ir este mismo viernes a verla.

    Y vaya suerte que hayas podido acudir al preestreno: todo un lujazo.

    Saludos

    Respuesta
  • el 13 diciembre, 2010 a las 8:52 am
    Permalink

    Así es, Lukas… con palomitas queda todo dicho, jejjee

    Y Manuel, por desgracia es así, no es de culto y quedará en el olvido con el paso de los años.

    Serreina, la verdad es que fue una suerte poder desplazarnos a Madrid para verla, pero valió la pena. Espero leer tu opinión en tu página.

    Respuesta
  • el 19 diciembre, 2010 a las 1:26 pm
    Permalink

    Esta vez no estoy muy de acuerdo contigo XD

    Yo creo que la trama está bastante desarrollada y que engancha (por lo menos a mi me enganchó hasta el final, con muchos momentos de tensión).
    No creo que haya que comparar esta peli con la antigua, ya que son totalmente distintas, aunque usen la historia y los personajes. También recuerdo que la antigua en su época fue un fiasco…
    No creo que enganche más la peli por el protagonista, yo creo que engancha más por ver a Jeff Bridges, como me pasó a mí, que estaba deseando que saliera en escena =)
    Sobre el joven Flynn/Clu, creo que es un detalle sin importancia, tampoco estropea tanto la película ese mísero detalle. Yo creo que está bastante conseguido teniendo en cuenta que no es el mismo proceso que tuvieron que hacer con Brad Pitt… A Jeff Bridges ya lo conocíamos de joven, no sabemos cómo será Brad Pitt de viejo, por lo tanto se puede jugar más con eso.

    PD. a mi no me dio tiempo de comer ni una sola palomita xD

    Respuesta
  • el 27 diciembre, 2010 a las 9:33 am
    Permalink

    Muy de acuerdo con el último comentario. Me pareció una buena película, muy entretenida. Los efectos de luz y demás son abrumadores. Y el Jeff Bridges joven, ya sea Clu o Flynn, me pareció bastante decente. En definitiva, película muy recomendada. Además tenía recién vista la primera, y así se aprecian muchos más detalles en esta segunda película. Una pena que la gente no esté respondiendo

    Respuesta

Deja un comentario