Crítica de ‘Matar a Rommel’

Las críticas de Manuel M: Matar a Rommel

Autentico ejemplo del Spaguetti Western, con una portada en la caja ya sospechosa para cualquier aficionado al cine bélico, Matar a Rommel (Ucidete Rommel en su título original) es una producción italiana de auténtica serie B sobre unos comandos británicos cuya misión inicial de proporcionar unos planos falsos a los alemanes se complican al recibir la orden de matar al Mariscal Rommel.

Curiosamente Rommel no sale en la película por ningún lado. Obviando ese detalle, la película sigue siendo mala. De un reparto desconocido tan solo destacar a Anton Diffring y Carl Parker, secundados por una pléyade de actores italianos que hacen de “alemanes” o “británicos”, fallando lastimosamente en el intento: El prisionero alemán que captura el comando es el ario más moreno y bajito que he visto en mucho tiempo.

En general es una película reservada tan solo a los aficionados al cine bélico que deseen ver una obra menor, centrada en la guerra del desierto, repleta de avionetas haciendo de “temibles” cazas alemanes, y vehículos de saldo de Egipto de los años 50 como el temible Afrika Korps. Aquellos que busquen cine bélico de calidad será mejor que lo hagan en otro sitio, porque es una película ciertamente menor.

Mencionar, además, que la edición empleada no ha sido restaurada y hay ciertos saltos de volumen y de pistas bastante notorios. En definitiva, una película que podría pasar casi por telefilme, de ver y olvidar, y que tan sólo merece la pena adquirir si estás interesado en algún aspecto concreto de la misma, o eres un fanático del cine bélico.

Que aproveche.

También te puede interesar

Un comentario sobre “Crítica de ‘Matar a Rommel’

  • el 31 octubre, 2014 a las 11:30 am
    Permalink

    Con cariño, pero no has entendido nada. La peli es una historia de amor entre el capitán y el teniente, con el tanquista alemán "siciliano" intentando montar un trío.
    Eso, y el montaje, por decirlo suavemente, sincopado, la convierten en una obra maestra, a su pesar.

    Respuesta

Deja un comentario