Tercera jornada en el Festival de San Sebastián: Bulería, bulería…

La tercera jornada de la 58ª edición del Festival de San Sebastián tuvo como principal reclamo la presencia de David Bisbal, quien hizo acto de presencia junto al humorista Florentino Fernández y la actriz Ana de Armas. El motivo no era musical, sino la presentación de la película en la que los tres han intervenido como dobladores, Gru: Mi villano favorito.
De las proyecciones de la jornada de ayer destacamos Bicicleta, cuchara, manzana, un documental que nos muestra la desgarradora experiencia del político Pasqual Maragall y el Alzheimer. Maragall ha apareció para la presentación de la película, acompañado de su mujer, Diana Garrigosa, y su nieta, Maya, que se ha convertido en un reclamo en el photocall. El documental ha sido realizado por Carles Bosch, y presenta el  recorrido durante los dos años que transcurrieron desde  que a Maragall, en el otoño del 2007,  se le diagnostica la enfermedad, y tras el duro golpe, él y su familia iniciaron una cruzada contra la enfermedad y, desde el primer paso, esta película se convierte en testigo excepcional. Con inteligencia, sinceridad y buen humor, Maragall se deja retratar junto a su familia y los médicos para dejar constancia del día a día de su lucha personal. Dos años de seguimiento a un paciente excepcional dispuesto a que los científicos encuentren la cura antes de que la cifra de 26 millones de enfermos en el mundo se multiplique por 10.  La cinta ha logrado conmover a la prensa y al público.

Otro título a destacar ha sido Misterios de Lisboa, del director chileno Raúl Ruiz. Se trata de una película baasda en tres libros de Camilo Castelo Branco, y dividida en tres partes. Es un remolino de aventuras y escapadas, coincidencias y revelaciones, sentimientos y pasiones violentas, venganza, aventuras amorosas, todo envuelto en un viaje rapsódico que nos lleva de Portugal a Francia, Italia y hasta Brasil. En esta Lisboa de intriga y de identidades ocultas nos encontramos con una serie de personajes, todos ellos conectados de alguna manera con el destino de Pedro da Silva, huérfano que está en un internado. El padre Dinis, un descendiente de libertinos aristocráticos que luego se convierte en un héroe defensor de la justicia; una condesa enloquecida por los celos y sedienta de venganza; un próspero hombre de negocios que, misteriosamente, hizo fortuna como pirata sanguinario; todos se entrecruzan en una historia situada en el siglo XIX, en busca de la verdadera identidad del personaje principal.
Por último, destacar Neds de Peter Mullan, actor escocés reorientado con gran éxito como director, y que logró el León de Oro del Festival de Venecia por Las Hermanas de la Magdalena. En esta ocasión presenta una historia ubicada temporalmente en 1973, donde John McGill está a punto de empezar la secundaria. Es un chico inteligente, sensible, con ganas de aprender, pero nada parece favorecerle. Su familia es muy pobre y su padre, al que odia, un borracho y un bruto. Los profesores están en su contra desde el principio, y le castigan por los “pecados” de su hermano mayor, Benny. Los Neds, “No Educados y Delincuentes”. Chicos malos armados y chulos: drogas baratas, glam rock, sexo, violencia y camaradería. Monstruos y héroes locales. La reputación de Benny protege a su hermano. Asustado, resentido y rabioso, John toma una decisión. Si nadie quiere darle una oportunidad, ¡que se jodan! Se sumerge en la salvaje vida de la calle. La rabia y la frustración le llevan cada vez más lejos, hasta quedarse solo frente a una pared vacía. No hay futuro. Y entonces aparece una insospechada y extraordinaria oportunidad para redimirse. Una película con muchas opciones de cara a los galardones.
Fuera de lo que son las proyecciones, ayer ya se dejaron ver Julia Roberts y Javier Bardem por San Sebastián. Hoy, la actriz  ya habrá recogido el premio Donostia así como presentado Come Reza Ama.

Fotos: http://www.sansebastianfestival.com

También te puede interesar

Deja un comentario