‘Los sustitutos’

Las críticas de Manuel M.: Los sustitutos

Aunque ha pasado sin grandes titulares y emocionantes previews, Los sustitutos es una interesante pelicula que parte de un planteamiento bastante atractivo: Los avances en tecnología e informática te permiten tener un robot humanoide, a través del cual puedes moverte por el mundo, ver, sentir, experimentar, y, en definitiva, vivir, sin necesidad de moverte de tu cuarto. El último gagdet informático por antonomasia se generaliza en los países del Primer Mundo, y, desde ese momento, la gente no sale a la calle, salen sus sustitutos, robots, al fin y al cabo. Robots que sustituyen a los humanos y que no pueden diferenciarse de ellos…¿He oído Blade Runner?

Aunque, con el corazón en la mano, no llega, ni de lejos a su nivel, la idea de la que parte es muy similar: la introduccion de robots que sustituyen a los seres humanos y el choque cultural e ideológico que eso conlleva. Los seres que aparecen por la calle son perfectos, pero no son los humanos a los que realmente representan. Son sus avatares. A día de hoy en internet ponemos caricaturas, símbolos, imágenes o iconos al escribir, postear o enviar un email, que representan aquello que más nos gusta, lo que queremos expresar, pero no sabemos hacer por nosotros mismos. Y todo ello no suele representarnos a nosotros, sino que son nuestra imagen idealizada que nos construimos para presentar a los demás, a los que tampoco vemos “de verdad”. Esa es la idea de la que parte la película.

A partir de aquí, el asesinato del hijo del inventor de los robots con una extraña arma que destruye el sustituto y, a la vez, mata a su dueño, que se encuentra en su propia casa, provoca una cadena de muertes que el agente Tom Greer (Bruce Willis), debe solventar, mientras intenta mantener su matrimonio, en precario equilibrio desde la muerte de su hijo. Para encontrar ese arma, deberá entrar en guetos donde los robots están proscritos, así como enfrentarse a una trama de poder empresarial que le pondrá contra las cuerdas.

No voy a revelar más detalles del argumento, pero a mí personalmente me pareció bastante bueno. Sobre todo, porque el empleo de los “sustitutos” da mucho juego: Sabes que el robot está ahí, pero no sabes quien lo controla. Un tercero puede asumir el control del mismo y tú no te darías cuenta. Así, en varias escenas, se ve a un robot actuar, pero claro, aunque se le vea la cara, no se sabe quien es realmente. O a lo mejor es humano, o a lo mejor hay humanos que en realidad son robots…Los guionistas (Michael Ferris, John D. Brancato, Robert Venditti y Brett Weldele) han hecho un buen trabajo, aunque, como no iba a ser menos, la idea no es original, sino que adaptan una serie de cómics (más información aquí y aquí), en las que la trama tiene mucha más profundidad. Pero esto no debe considerarse una crítica. Aunque no sea una “obra maestra”, Los sustitutos es una buena película, entretenida y con un argumento sólido.

Como actor principal, en medio de todo, y, como de costumbre, salvando al mundo, Bruce Willis. Curioso cuando menos ver a su alter ego robotizado, porque…tiene pelo. Acostumbrados a su imagen de calvo maduro, las imágenes de un agente Greer con un flequillo rubio nos hacen recordar tiempos más jovenes del agente McClane. El resto del plantel rinde a un buen nivel, pero la película gira en torno a Willis, y eso se nota.

Los efectos especiales están muy bien conseguidos, todo resuelto con bastante elegancia y sencillez, y, además, se agradece que no se abuse de ellos: Se muestran como algo “cotidiano”, que forma parte de la narración, pero no constituyen la base de la película, lo cual es realmente de agradecer.

En definitiva, gran película, excelente trabajo del director Jonathan Mostow, que, aunque no logra crear una “obra maestra de la ciencia ficción”, nos deleita.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: