Cambia el final de la película por SMS

El Festival Internacional de Cine de Gijón contempla en su sección Enfant Terribles una experiencia de cine interactivo en la que los espectadores podrán cambiar el final de la película E100 o intervenir en él a través de llamadas (gratuitas) o SMS (según operador de telefonía). El público objetivo de esta sección es principalmente escolar aunque mayor de 16 años. Contaremos así, finalmente, con múltiples películas.

La historia parte de la visita de Emile al dentista para colocarse un aparato que finalmente termina funcionando como una antena desde la que capta todas las conversaciones y sms de los teléfonos que se va encontrando. Desde ese momento el protagonista comienza a vivir una verdadera pesadilla. Nos informan de que la proyección tendrá lugar el próximo día 26, a las 10.30 horas, en los cine Centro, aunque otras proyecciones de la sección se verán en el localmente llamado teatro de la Laboral, y en los cines Centro y Yelmo.

Desde al Ayuntamiento de Gijón se enfatiza la apuesta por enseñar a ser espectadores críticos a niños y jóvenes, a través de una sección en la que los escolares podrán visionar una docena de largometrajes procedentes de Europa, EEUU, Canadá y Sudáfrica, dentro del marco de la 47 Edición del Festival Internacional del Cine de Gijón.

Mi confianza en este tipo de experiencias es escaso, y empieza a ser menor cuando oigo que las fuentes municipales hablan de películas testadas por el equipo de programación del festival, asesores vinculados al ámbito de la educación, la psicología y la pedagogía, que filtran, preparan y empaquetan ese cine para los más jóvenes que necesitan, más que nunca, que les tutelemos a la hora de acceder al universo audiovisual. Este párrafo esta extraído casi textualmente de la información publicada por Europa Press, y toda la pinta tiene de venir directamente del Ayuntamiento. Nada me da más miedo que un estamento oficial decidiendo sobre la psicología, pedagogía y la necesidad de que a las personas se les diga qué deben ver.

Desde luego no critico la calidad de las películas (que la desconozco), ni el volumen de espectadores de la sección ‘Enfants Terribles’, que cuenta con en torno a 13.000 espectadores, ni lo completo de la iniciativa (que va acompañada de actividades complementarias como encuentros con los directores, talleres, iniciativas de orientación emprendedora y aulas didácticas); obviamente, la temática de las películas proyectadas es correcta (violencia en los centros escolares, el racismo o los prejuicios sociales hasta los valores como la amistad, el honor o los principios). Démosle a Gijón un margen de confianza, ya que llevan muchos años. Les invito a que animen a sus niños y sobrinos a verlo, quizá esté equivocado.

Aquí os dejo una relación de los títulos de la sección: C’est pas moi, je le jure, de Philippe Falardeau, comedia adolescente que muestra el lado menos complaciente de la infancia a través de un muchacho empeñado en gamberrear para llamar la atención de sus padres.

El argentino Alexis Dos Santos retrata el poder de las hormonas, la sexualidad y la sensación de extravío propia de la adolescencia en su segunda producción, la británica Unmade beds y la última obra de Oskar Roehler, Lulu and Jimi, narra la difícil relación entre un joven de color y una chica de familia adinerada.

La pasión creativa, el tesón y el esfuerzo personal por conseguir aquello que se anhela se refleja en la última cinta de Justin Johnson, Aaron Marshall y Eric Mauck, Zombie girl, un original que cuenta la historia de una extraordinaria niña de 12 años que persigue su sueño de hacer películas. También se proyectarán My suicide, de David Millar; Polytechnique, de Denis Villeneuve; Turn it loose, de Alastair Siddons; y Glowing Stars, de Lisa Siwe.

Todas estas historias compartirán cuota de pantalla con las principales novedades del momento en materia de animación, tales como Friends Forever, de Tony Loeser, o Jasper, journey to the end of the world, de Eckart Fingberg y Kay Delventhal. También se encuentra en cartel la danesa Max Embarrassing, de Lotte Svendsen; The three investigators and the secret of the terror castle, de Florian Baxmeyer; Les enfants de Timpelbach, de Nicolas Bary.

Fuente: Europa Press

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: