‘El lector’

Las críticas de Manuel: El lector

Interesante película, que muestra porqué Kate Winslet era realmente un peso pesado a la hora de optar al Oscar y a cualquiera de los premios que uno pueda pensar. La actuación de esta mujer es, simplemente, soberbia. En realidad, es gracias a su trabajo que la cinta ha resultado tan interesante.
La obra está basada en la novela homónima (en el original, en alemán “el lector en voz alta”), escrita por Berhhard Schlink, publicada en 1995. El argumento gira en torno a la relación existente entre un jovencísimo estudiante alemán, llamado Michael Berg, y una cobradora de tranvía, Hanna Schmitz, varios años mayor. Cuando están juntos, pasan las horas leyendo él libros en voz alta, mientras ella escucha. Años más tarde, él acude a un juicio por crímenes de guerra nazis…y ella es uno de los acusados. Más allá de este punto, tendréis que ir a ver la película para enteraros de cómo termina.
Está estructurada a base de flashbacks, con Michael Berg como adulto ya hecho y derecho, recordando la relación, así como los momentos posteriores del juicio. Es decir, hay varios saltos en el tiempo, aunque se pueden agrupar en: Romance-Juicio-Conclusión. Las escenas contemporáneas son las menos interesantes, pues no terminan de aportar todo lo que debían a la película. Diseñadas como están para rematar la historia, dejan al espectador con ganas de un final más atrevido, más hiriente, algo que nos golpee en la conciencia. Las relativas a la juventud de Berg son las mejores, de lejos, pues se estable en ellas un duelo interpretativo Winslet-David Kross (jovencísimo actor que da la talla como un veterano) que engancha al espectador desde el primer momento. Es en estas escenas en que Kate Winslet se gana el Oscar, fundamentalmente. Su interpretación es soberbia, haciendo que nos sintamos atraídos, curiosos, por su personaje, desde el primer momento. Es aquí donde El lector alcanza su máxima expresión, y donde se desea realmente que la historia no termine. La parte intermedia trata fundamentalmente del juicio, y de las discusiones éticas y jurídicas que el pueblo alemán se hace acerca de su responsabilidad en el ascenso (y sostenimiento) del nacionalsocialismo. Aparece como profesor de Derecho del joven Berg, en una ¿coincidencia? cuando menos curiosa, el actor Bruno Ganz, más recordado por su soberbio papel en El Hundimiento como Adolf Hitler. Sin embargo, y aunque Ganz rinde a gran nivel, su personaje no está suficientemente explotado. Falta dotarle de una mayor profundidad crítica. En su papel de profesor de Ética y Derecho, podría haber galvanizado la película, hablando claramente y sin tapujos, de la subordinación del Derecho a una ética retorcida e inmoral, tal y como sucedió en Alemania entre 1933 y 1945.
Finalmente, la parte más moderna. De lejos la más floja. Casi prescindible, si no fuera porque desde ella se quiere dotar a la historia de una perspectiva temporal que se cierra al final de la película. Berg está interpretado aquí por Ralph Fiennes, en una caracterización buena, aunque no excepcional. De nuevo, al igual que Ganz, lo que falla no es el actor, es el guión con el que trabaja.
El director, Stephen Daldry, hace un gran trabajo, pero le falla el ser políticamente correcto, cerrando la obra con pulcritud, sin atreverse a entrar en cuestionar los grandes temas que plantea (o debería plantear) la película, tales como la colaboración activa de la justicia alemana con el poder legislativo y ejecutivo nacionalsocialista, la culpa del pueblo alemán por los campos de concentración, la reconciliación con el pasado, las relaciones de esa generación con las nuevas… Muchos cabos quedan pendientes, lo que implica un bajón importante en el nivel general de la película, lo cual es una lástima, pues le ponía cerca de Vencedores y Vencidos.
Comentar, por último, y muy por encima, el tema de los desnudos. Si, efectivamente, en la cinta se ve a los protagonistas (Kate Winslet y David Kross) desnudos. Sin embargo, el tratamiento es exquisito, sin bobas apelaciones al morbo o a “mira como enseño el pecho de la Winslet”. Son dos amantes juntos, en la cama, compartiendo su tiempo y su espacio, convirtiendo la parte en la que se nos muestran (durante la relación inicial entre los dos protagonistas), en algo muy íntimo y excepcional.
En definitiva, una buena película, un Oscar muy merecido, y un toque al director por su falta de atrevimiento.
Que aproveche.

También te puede interesar

Un comentario sobre “‘El lector’

  • el 4 abril, 2009 a las 19:18
    Permalink

    La película podría ser bastante mejor, pero no hay duda de que Kate se sale por todas partes y deja en ridículo a la mitad de Hollywood.

    Ojalá alguien con un gran guión junte a Kate Winslet y Meryl Streep en la misma película, porque podría pasar a la historia…

    Muchísimas gracias por pasarte por mi blog, espero que encuentres cosas de tu agrado 😉 Y, como estudiante de producción, quizás algún día te invito a que critiques algún corto mío jajajaja

    Un saludo

    P.D: Me mató la escena de la grabadora, qué cosa más bonita…

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.