La Cruz de Hierro

Inaguramos en “No es cine todo lo que reluce” nuestro apartado dedicado al cine bélico, y lo hacemos con un clásico del tema.

Considerada una de las mejores películas de guerra jamas filmadas, La Cruz de Hierro (1977) es un título que no debe faltar en ninguna filmoteca que se precie. Con un director de la talla de Sam Peckinpah, dirigiendo a gigantes de la talla de James Coburn, en el papel del Sargento (Feldwebel ) Rolf Steiner, Maximillian Schell o James Mason, nos encontramos ante una de las primeras obras en que la guerra se nos muestra con toda su crueldad y aspereza. En una época en que las películas se rodaban desde el punto de vista aliado, con caracterizaciones de buenos y malos, combates “limpios” y tramas de felicidad, La Cruz de Hierro es una bofetada a la exaltación de la guerra.

La acción transcurre en el verano de 1943, en el Frente Ruso. En un lugar perdido del frente, hay hombres que luchan por sobrevivir, por sus camaradas, por el nacionalsocialismo, o por conseguir una cruz de hierro. La trama está muy bien llevada, con la acción desarrollandose in crescendo hasta un final que es una sangrienta, y merecida, burla del protagonista, y, en definitiva, de la película contra los que ven las guerras como una forma de obtener honores.

Los peores instintos del hombre salen a la luz una y otra vez, cebándose con los débiles, los indefensos, o los que, simplemente, tienen mala suerte. Los soldados deben enfrentarse a una muerte casi segura mientras, a su alrededor, los mandos piensan en honores y prebendas, sacrificando tropas como peones. La tensión, el desgaste, la desesperación de los soldados está perfectamente plasmado en la película. Los hombres que aparecen no son esos alemanes casi ridículos, altos, perfectos, estúpidos, tan de boga en muchas películas. Son gente normal, como tú y como yo, encerrados en una guerra de la que tan solo quieren salir vivos. Es un tremendo alegato contra la guerra, mostrando toda su grandiosidad, y todo su horror.

La ambientación está muy bien conseguida, con armas, tanques, ametralladoras, utilizadas en la Segunda Guerra Mundial. La inmersión en la época es total.

Trailer de la película (en inglés):

También te puede interesar

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.