Seminci 2008: ‘Zhao’

Como (casi) todos los años, el que suscribe cumple el pucelano ritual de acudir a ver una película de la Seminci, a fin de palpar el estado de ánimo de la ciudad en materia de cine, y echar un vistazo a esas películas que, por lo general, no suelen aparecer en los medios con grandes titulares.

La escogida este año fue Zhao. Una producción española que gira en torno a su homónima protagonista, una joven china, adoptada cuando era un bebe por una pareja española, y que aprovecha un fin de semana de vacaciones para hacer repaso de toda su vida y decidir cómo va a enfocar su futuro.

Se trata de una película lenta, con frecuentes flashbacks, que culmina en una toma de decisión que, probablemente, marcará el resto de su vida. Desmerece el final, pues acaba dando una sensación de “al fin y al cabo, otra película que busca arreglar el mundo”. No voy a dar más detalles de la trama, por motivos obvios, pero decir que el final es un tanto inesperado, pero decepcionante.

La directora Susi Gozalvo, maneja sucesiones de tomas rápidas, con largos planos que son como pausas de la película. Juega mucho con la cámara, ofreciendo tomas originales, y se van produciendo juegos de imágenes, que luego se explican en el guión, muy bien elaboradas. Tal vez habría que añadir más guión en las escenas largas. No acortarlas, porque entonces pierden su significado, sino dotarlas de mayor contenido, pues el contexto invita a ello.

La actriz principal, Menh-Wai Trinh, cumple a la perfección con su papel, dibujando con precisión la imagen de una persona en un momento trascendental de su vida.

Le acompaña, como actor principal, y pareja en la película, Miguel Ángel Silvestre, más conocido por “el duque” en la serie “Sin tetas no hay paraíso”.
Aunque desconozco sus capacidades artísticas en una serie de tan descriptivo nombre, no cabe duda que hace un buen papel en esta película. Tampoco lo tiene muy difícil, pero cumple con bastante dignidad su papel. Encuentro que va ganando enteros según va pasando la película y hace, en general, un buen papel.

La película, en general, cumple, aunque el final descuadra un tanto y sales con una sensación un tanto extraña, que, una vez que lo piensas, no desmerece el resto de la película.

También te puede interesar

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.