sábado, febrero 24, 2024

‘Historias de un vecindario’, una obra maestra en formato pequeño

Historias de un vecindario nos lleva al Japón de la postguerra. Un hombre encuentra en la calle a un niño perdido y lo lleva a su casa, pero nadie quiere acogerlo, ni siquiera por una noche. Finalmente, lo hace una viuda de agrio carácter. Al día siguiente, la mujer lleva al niño a su barrio y averigua que el padre se ha marchado a Tokyo y lo ha abandonado.

Su director es Yasujirō Ozu, con guion de Tadao Ikeda y Yasujirō Ozu. En su reparto encontramos a Choko Iida, Eitarô Ozawa, Mitsuko Yoshikawa y Reikichi Kawamura. Historias de un vecindario es una de las películas menos conocidas del maestro japonés y se estrena por primera vez en cines de nuestro país y en su versión restaurada en 4K el 12 de diciembre de 2023 de la mano de A Contracorriente Films, coincidiendo con el 120 aniversario del nacimiento del director, y el 60 aniversario de su muerte.

Historias de un vecindarioCómica, trágica y magistral

Yasujirō Ozu (12 de diciembre de 1903 12 de diciembre de 1963) es uno de los grandes directores del cine japonés. Aunque sus primeros trabajos se basaron en géneros cinematográficos tradicionales como las comedias, sus obras más populares tratan temas familiares, conflictos generacionales y la cultura tradicional japonesa. Es considerado uno de los más grandes cineastas del siglo XX y el más exitoso de su país en su vida, para luego ir recibiendo atención internacional.

Historia de un vecindario, realizada en 1947, es quizás una película temprana y pequeña, pero nada menos que una obra maestra, con todas las virtudes del cineasta japonés concentradas en poco más de una hora de proyección (una decisión madura y magistral, terminar la película cuando toca, sin alargar el metraje innecesariamente). La improbable heroína es una viuda arisca, en una relación involuntaria con un niño abandonado. El protagonista escondido es Tokio, una ciudad en ruinas y llena de víctimas de la guerra, que mantienen su dignidad en medio de los infortunios. Es cómica, es trágica y tiene un inconfundible toque de verdad. La película de 16 mm, muy bien restaurada, nos entrega la magnífica y depurada fotografía de sus mejores años.

Historias de un vecindarioEstilo reconocible

Hay pocos cineastas que hayan mantenido fiel a su estilo del cine como el maestro Yasujirō Ozu. Desde la toma de ángulo bajo, que se suele llamar altura de tatami, hasta las conversaciones que se capturan de frente en tranquilos planos sin apenas movimiento de cámara. Ozu usaba principalmente una lente de 50 mm (la más parecida a la vista del ojo humano), por lo que nos parece estar allí, en medio de la escena.

Son inolvidables sus ‘disparo de almohada (traducción del inglés pillow shot). Es una palabra creada por Noel Burch, que conecta la figura bien conocida en la poesía antigua. En pocas palabras, son breves apéndices de líneas que reflejan o cambian el significado de lo que sigue. Entre las escenas cuidadosamente compuestas de Ozu hay tomas de la vida cotidiana, aparentemente anodinas, pero que al que el director infunde poesía, además de tener un notable valor antropológico al retratar el Japón de su tiempo, firmemente asentado en su propia esencia en esos convulsos años de pobreza, añoranza y cambio.

El tiempo ha pasado leve y amigablemente por Historia de un vecindario. Bien rodada, con un guion intuitivo y personajes llenos de vida, es una obra maestra de estética y de narrativa. Merece la pena verla en cines, ahora que tenemos la oportunidad.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Crítica de ‘Guardianes del museo‘: Una película de gatos con mucho arte en su interior

Las críticas de Ignacio Mittenhoff: Guardianes del museo En el museo Hermitage hay un escuadrón de felinos que protegen las obras de los roedores desde hace...