domingo, julio 21, 2024

Crítica de ‘Una buena persona’: La catarsis del perdón

Las críticas de Daniel Farriol:
Una buena persona

Una buena persona (A Good Person) es un drama estadounidense que está escrito y dirigido por Zach Braff (Un golpe con estilo, Ojalá estuviera aquí). La historia sigue a una joven cuyo futuro se trunca cuando sufre un accidente de coche y mueren sus dos acompañantes. Un año después de la tragedia, convertida en una adicta a las pastillas, encontrará consuelo en una amistad inesperada.

Está protagonizada por Florence Pugh (El prodigio, No te preocupes querida), Morgan Freeman (Paradise Highway, Lucy), Celeste O’Connor (Entre dos mundos, Cazafantamas: Más allá), Zoe Lister Jones, Molly Shannon, Chinaza Uche, Ignacio Diaz-Silverio y Oli Green. La película se ha estrenado en España de la mano de Caramel Films y YouPlanet Pictures el día 19 de Mayo de 2023.

Florence Pugh, una actriz todoterreno

Una buena persona es un drama tan desgarrador como irregular que habla acerca del sentimiento de culpa, el duelo, las adicciones y, finalmente, la superación de todo eso mediante la aceptación del dolor como una parte más de la vida que nos toca vivir. La trama nos presenta a Allison (Florence Pugh) durante su fiesta de compromiso con Nathan (Chinaza Uche), son felices y están enamorados, ambos forman una pareja perfecta con todo el futuro por delante o, al menos, eso creen ellos. La tragedia llega a sus vidas cuando Allison va conduciendo por una concurrida autopista y tiene un accidente mientras consultaa la dirección de un restaurante en una aplicación del móvil justo cuando una excavadora hace marcha atrás en una maniobra peligrosa. Un despiste fatídico al que Allison sobrevive, pero su futura cuñada y la pareja de la misma fallecen.

Hasta llegar a ese giro dramático la película transcurre tranquila con un exceso de azúcar en la presentación de la idílica relación que mantienen Allison y Nathan. Lo más destacado hasta entonces será comprobar la versatibilidad de la actriz Florence Pugh que en su primera aparición en pantalla demuestra sus dotes para el canto con una animada versión del «After Hours» de The Velvet Underground. La cosa no se quedará ahí, posteriormente interpretará un par de temas compuestos por ella misma que tendrán especial significado en el discurrir de la trama (uno lleva el elocuente título de «I Hate Myself»), así como una sentida versión al piano de una canción de Lou Reed.

Más allá de la anécdota musical, este gesto puede considerarse como una afirmación de la entrega absoluta de la actriz hacia este proyecto que fue escrito para su lucimiento por la pareja que tenía entonces, Zach Braff. Y sí, se luce/reluce, dilo como prefieras.

Una buena persona

De lo telenovelesco a las emociones sinceras

La tragedia del accidente nos conduce al verdadero meollo del asunto. Se produce una elipsis de un año en la que acontecen el juicio y la separación de Allison y Nathan. Ella ha sido incapaz de procesar su sentimiento de culpa (pese a que se niega a aceptarla en voz alta culpando al operario de la excavadora) y, casi sin darse cuenta, se ha convertido en una adicta a las pastillas que le han recetado para superar la depresión. Ahora vive en casa de su madre, Diane (Molly Shannon), quien intenta ayudarla sin tener las herramientas emocionales para hacerlo, sus discusiones son constantes.

Sin trabajo, sin pareja, sin amigos y sin ambiciones, la vida perfecta de Allison va cuesta abajo y sin frenos, al menos, hasta que se reencuentra inesperadamente con Daniel (Morgan Freeman), el padre de Nathan, y su nieta adolescente Ryan (Celeste O’Connor), es decir, la hija de la chica que murió en el accidente.

Una buena persona es un melodrama exacerbado y, hasta cierto punto, telefilmero. El espectador tendrá que dar un salto de fe en algunas de las situaciones propuestas (la rocambolesca secuencia de la fiesta, por ejemplo) y también estar preparado para adentrarse en el terreno de lo puramente lacrimógeno con la sensación de estar recibiendo un discurso de autoyuda. Si resiste el envite, hallará instantes de emociones sinceras y reflexiones profundas a través de las interpretaciones del elenco principal.

Una buena persona

Las adicciones no eliminan la culpa

El reencuentro entre Allison y Daniel se produce en una reunión de adictos. El hombre oculta un pasado oscuro ligado al alcoholismo y los malos tratos familiares del que ha logrado redimirse cuidando de su nieta. Esa segunda oportunidad también le llegará a la chica cuando Ryan se encariñe con ella para sustituir con su compañía las carencias afectivas que han dejado el vacío de su madre junto al aislamiento provocado por el traslado obligado a otra ciudad. Dicho así, parece de color de rosa, pero la vida no es tan fácil y tampoco lo será convertirse en Una buena persona.

Daniel lleva tatuada la expresión «Amor Fati» para recordarse a sí mismo lo que significa amar al destino que te ha tocado vivir, es decir, el aprender a disfrutar de la vida asumiendo los reveses dolorosos que todos tenemos que sufrir durante el trayecto. Se trata de un mensaje optimista extraído de la más profunda aflicción. El extraño vínculo emocional que nace entre dos personajes unidos por la tragedia acaba siendo creíble gracias al desempeño de Pugh y Freeman, las escenas que comparten en pantalla ofrecen momentos de una belleza naturalista que funcionan mejor cuanto más minimalistas son y menos excesos melodramáticos buscan.

«La vida es una obra en progreso», dice Daniel. La metáfora de la maqueta de tren sirve para describir cómo la vida que deseamos construir no siempre coincide con la que realmente tenemos, por eso, asumir nuestros errores o la culpa del dolor infringido a los demás puede ser un primer paso en el camino hacia la redención. Una buena persona es un filme conmovedor sobre el perdón y la culpa donde las adicciones se convierten en una vía de escape cobarde para no asumir nuestras responsabilidades hacia los demás.

Una buena persona


¿Qué te ha parecido la película?

Una buena persona

6.7

Puntuación

6.7/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

AMFF 2024. Crítica de ‘Anti-Squat’: Sin ética no hay paraíso

Las críticas de Daniel Farriol en el AMFF 2024: Anti-Squat Anti-Squat es un drama social francés que funciona a modo de thriller, está dirigido por Nicolas Silhol (Corporate)...