martes, junio 18, 2024

Crítica de ‘Saint Omer, el pueblo contra Laurence Coly‘: Una tremenda reflexión sobre el mito de Medea

Las críticas de Laura Zurita:
Saint Omer, el pueblo contra Laurence Coly

Tribunal de Saint Omer. La joven novelista Rama asiste al juicio de Laurence Coly, una joven acusada de matar a su hija de 15 meses al abandonarla a la subida de la marea en una playa del norte de Francia. Pero a medida que avanza el juicio, las palabras de la acusada y los testimonios de los testigos harán tambalear las convicciones de Rama y pondrán en duda el propio juicio.

Saint Omer, el pueblo contra Laurence Coly es el debut cinematográfico de Alice Diop, y está interpretada por Kayalie Kagame, Guslagie Malanga, Valérie Dréville, Aurélia Petit, Xavier Maly, Robert Cantarella, Salimata Kamate, Thomas De Pourquery, Ege Güner, Atillahan Karagedik, Fatih Sahin, Salih Sigirci y Lionel Top. La película se estrena en España el 3 de febrero de 2023 de la mano de Surtsey Films.

Juicio a una infanticida

Saint Omer, el pueblo contra Laurence Coly se basa de forma libre en un hecho horrible, una madre que dejó a su hijo de 15 meses para que muriera al subir la marea. En la película una joven madre (Kayalie Kagame) hace eso con su hijo, y lo justifica con una confusa invocación a la brujería. Por eso no es de extrañar que el juicio contra la infanticida provoque mucha atención mediática, y la atención de una escritora que pueda estar buscando ideas para un libro que tiene relaciones turbulentas con la maternidad (Guslagie Malanga).

La historia quiere reescribir el mito de Medea, una mujer pasional e independiente, entregada al amor y capaz de sacrificar a sus propios hijos. En tiempos era la antítesis de la mujer como era debido, y no es extraño que la escritora quiera hacer una revisión de la figura con los ojos contemporáneos. El juicio es contra una mujer joven, con una historia convulsa y una educación superior. No era un ataque de furia, ni accidente desafortunado, sino un acto consciente. Es un hecho que provoca rechazo y horror, y va en contra de instintos muy profundos, definidos para preservar la misma supervivencia de la especie.

La mayor parte de Saint Omer, el pueblo contra Laurence Coly transcurre en la sala del tribunal. Seguimos los lentos y formales protocolos de elección de jurado, de presentación de las partes, de acusados y testigos. Los interrogatorios de la madre son particularmente dolorosos. La cámara se fija en la figura de la madre, una mujer joven y muy tranquila. Responde a las preguntas sobre las circunstancias de su vida y el asesinato de su hijo con la misma calma con la que contesta sobre su nombre y domicilio. Las largas tomas en las que la vemos hablar, con la cámara fija sobre su figura inmóvil, son duras, inquietantes y llenas de tensión.

Se nos habla de una historia dura, espantosa por su aparente normalidad, de cómo una niña inocente se convierte en una asesina de discurso tan sibilino, que no sabemos si está obnubilada o habla a medias y nos hace luz de gas. No obstante, se abusa de esta manera de rodar, y resulta en exceso teatral. El cine es un medio que permite usar muchos recursos para movernos en el tiempo y en el espacio, y nos podría haber dado enfoques y momentos importantes para la historia. Es posible que la directora haya querido dejarnos en la ambigüedad y la duda, sin saber si lo que nos cuentan las figuras en el estrado es cierto o no, y sin entenderlos realmente, pero eso desde mi punto de vista debilita mucho el interés de la historia.

Reflexiones sobre la maternidad

En Saint Omer, el pueblo contra Laurence Coly el alegato final de la abogada defensora contiene imágenes muy poéticas sobre la maternidad, mezclando verdades biológicas y una fuerte carga emocional intentando soslayar la horrible verdad. El monólogo es hermoso y potente, pero el propósito con el que se emplea, de disminuir el espanto del hecho, me hace marcas distancias. Hay cosas que no se pueden relativizar. Algo parecido es válido con respecto al discurso sobre brujería de la madre protagonista, que quizás pretenda establecer más paralelismo con Medea que era una hechicera. La familia de Diop es de origen senegalés, y ha elegido dar el mismo origen a sus personajes. No obstante, no creo que en ningún momento haya sido su intención indicar que esto cambie la terrible naturaleza del asesinato de un niño de pañales.

La parte de la película en la que exploramos la vida de la escritora son más convencionales, y en ellas  la fuerza de la película está desdibujada, quedando como un apéndice a la historia principal, no bien desarrollado y terminado, aunque sin duda hubiera podido ser muy interesante. La madre juzgada hace un trabajo muy difícil, impresionando un personaje hermético hasta el extremo sin parecer una marioneta ni un robot, con un dolor interno que se asoma apenas a la superficie.

La fotografía es fea, los colores mortecinos, y eso, con la puesta en escena extremadamente fría, produce un efecto triste y mate, que afecta al espectador mucho más que historias sentimentales más convencionales

Saint Omer, el pueblo contra Laurence Coly es una obra dramática incómoda y dura, una reflexión sobre el mito de Medea, la maternidad y sus lados oscuros.


¿Qué te ha parecido la película Saint Omer, el pueblo contra Laurence Coly?

Saint Omer, el pueblo contra Laurence Coly

6.5

Puntuación

6.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

La película de Fórmula 1, con Brad Pitt y dirigida por Joseph Kosinski, se estrenará en cines

El esperado largometraje de Fórmula 1, protagonizado por Brad Pitt y capitaneado por el director Joseph Kosinski, Jerry Bruckheimer Films, Plan B Entertainment y...