martes, julio 16, 2024

Crítica de ‘Venus’: Nostalgia y amores cruzados en el Café Lumière

Las críticas de Daniel Farriol:
Venus

Venus (2022) es un drama romántico español que está escrito y dirigido por Víctor Conde, adaptando su propia obra de teatro. La historia nos traslada a la década de los 70, cuando Paula y Miguel están a punto de realizar el último concierto con su banda llamada «Venus». Casi cuarenta años después Jorge llega al mismo Café Lumière donde tuvo lugar esa actuación y allí se reencontrará con Alicia, la chica de la que siempre estuvo enamorado. Los recuerdos de ambas épocas confluirán en un mismo espacio temporal.

Está protagonizada por Antonio Hortelano (El don de Alba, Punta Escarlata), Paula Muñoz (El cerro de los dioses, Desenterrats), Ariana Bruguera, Miquel Fernández (Visitante, Litus), Carlos Serrano-Clark, Carlos Gorbe, Juan Diego, Elena Furiase, Lolita, Ana Rujas, Biel Montoro y Carla Tous. La película se ha estrenado en salas de la mano de Begin Again Films el día 17 de Febrero de 2023.

Una obra teatral que apela al sentimiento de la nouvelle vague en su traslación a la pantalla

Venus fue primero una obra de teatro que se estrenó en el teatro Pavón-Kamikaze de Madrid en 2017 y cuyo éxito la derivó luego a Teatros del Canal. Ahora nos llega en formato de película escrita y dirigida por el propio autor del texto original Víctor Conde que trasciende la mera puesta en escena teatral mediante un juego escénico que nos remite a la estética de los años 70 y del estilo narrativo de la nouvelle vague francesa.

La historia acontece casi íntegramente en un espacio único, el Café Lumière, un nombre con reminiscencias cinéfilas que sirve para ponernos en situación, ya que todo el proyecto está plagado de referencias nostálgicas al cine, la música y el pasado como ejercicio de búsqueda interior. Por ese lugar anclado (literalmente) en el tiempo pasarán una serie de personajes marcados por el amor/desamor y cuyas distintas historias se cruzarán de forma mágica para hacernos reflexionar sobre lo efímero de la vida y la imposibilidad de recuperar el tiempo perdido.

El protagonista es Jorge (Antonio Hortelano), un hombre de unos 40 años que regresa a su barrio natal para acudir al funeral de su padre con el ya había perdido casi todo contacto. En la cafetería que le vio crecer se reencontrará de forma casual con Alicia (Ariana Bruguera), la chica de la que siempre estuvo enamorado durante su adolescencia. Salidos de una época anterior, también veremos al triángulo sentimental formado por Paula (Paula Muñoz), Mario (Carlos Serrano-Clark) y Miguel (Carlos Gorbe), cuya historia acabará relacionándose con la del propio Jorge para que éste pueda reconciliarse, por fin, con su pasado.

Venus

El comienzo es el final (y viceversa)

Venus (no confundir con el reciente recital terror-festivo de Jaume Balagueró) es también el nombre de la banda a dos que forman Paula y Miguel. De hecho, la película se inicia igual que termina con la última actuación que realizan juntos y donde la propia actriz Paula Muñoz interpreta el tema «El comienzo» compuesto por Alfonso Casado y Alicia Serrat. Es una manera de cerrar un círculo virtuoso en el que como dijo Godard: «una historia debe tener planteamiento, nudo y desenlace, pero no necesariamente en ese orden». Es lo que hace Conde en su película, por algo se ha declarado fan incondicional del inefable director franco-suizo que, precisamente, fue uno de los impulsores más vanguardistas de la nueva ola francesa que en los años 50 y 60 sacudió el panorama cinematográfico mediante un lenguaje fílmico innovador.

En un par de momentos, Conde se disfraza de Godard con el empleo de bellos travellings de seguimiento que enfatizan el dramatismo de las secuencias aunque en Venus encuentro una mayor similitud con Alain Resnais en cuanto al tratamiento argumental que daba a los recuerdos como forma de explorar los traumas en el presente o esa manera de acoplar otras disciplinas artísticas como son el teatro y la música a la narrativa de las películas. Todo eso está presente en este filme de enorme sensibilidad y poesía visual, pero no hace falta ser un experto en la nouvelle vague para poder disfrutar de una historia romántica que está repleta de personajes y situaciones reconocibles.

Venus

Tú y yo, siempre juntos y siempre separados

He notado que existe una tendencia actual por parte de autores noveles en el cine independiente español de lanzar una mirada nostálgica al pasado y de recuperar un romanticismo que parecía extinto. Pienso en películas como El color del cielo (Joan-Marc Zapata, 2022) o La quietud de la tormenta (Alberto Gastesi, 2022), esta última, por ejemplo, comparte la misma decisión formal con Venus de estar rodada en blanco y negro. Son ejemplos que integran en sus imágenes cierta añoranza por el cine clásico y por una manera de filmar donde la cámara estaba al servicio de la historia y no al revés.

Si antes nos referíamos a la nouvelle vague como influencia directa para Víctor Conde, es evidente que no es la única y que también recurre a las raíces del melodrama hollywoodiense de los años 50 y 60 con Tú y yo (Leo McCarey, 1957) como referencia explícita que es citada en uno de los diálogos y reafirmada mediante la utilización de la canción de igual título interpretada por Cecilia.

En ese sentido, hay que estar muy alerta para no perderse las constantes referencias que se deslizan a través de imágenes y diálogos como que alguien pronuncie la frase «vivir es un accidente, un ejercicio de gozo y dolor», extraída de la canción «De paso» de Luis Eduardo Aute, o la presencia de alguien leyendo el libro «La hierba de las noches» de Patrick Modiano, cuya historia central también evoca, igual que en la película, al tiempo perdido que nos atenaza y que se llena de fantasmas ausentes que irremediablemente deben ser invocados para pacificar así nuestra existencia.

Venus

La magia del cine y sus musas

La magia de lo onírico se produce dentro del Café Lumière cuando pasado y presente confluyen en un mismo espacio temporal en el que Jorge rememorará su infancia y, además, podrá interactuar con sus propios padres cuando estos aún eran jóvenes. «El tiempo es transparente» y los recuerdos corpóreos servirán para comprender todas aquellas cosas que nunca fueron dichas, los secretos que se ocultaron y las decisiones que marcaron el devenir posterior de su vida. Venus es una película de emociones profundas que a veces peca de tener unos diálogos excesivamente literarios que restan credibilidad al conjunto. Es un pequeño lastre que suele ocurrir en muchas ocasiones en las que se adapta una obra teatral al cine por tratarse de formatos distintos que también requieren de lenguajes distintos.

Eso provoca que el excelente elenco artístico de la película (el mismo que estuvo encima de las tablas) tenga que pronunciar algunas frases imposibles de digerir, sin embargo, todos salen airosos del entuerto y, por ejemplo, las actrices Ariana Bruguera y Paula Muñoz, hacen un trabajo maravilloso que cala hondo en las emociones que nos transmiten y cuya presencia reluce en pantalla de manera grandiosa, gracias a la colaboración del equipo de peluquería y maquillaje, convertidas las dos en verdaderas reencarnaciones de las musas de la nouvelle vague con una presencia estética que sigue la estela de actrices como Jean Seberg, Jeanne Moreau o Anna Karina. En roles mucho más secundarios encontraremos la presencia de Juan Diego, Elena Furiase, Lolita o Ana Rujas.

Venus

Un poema visual lleno de nostalgia

Mención aparte merece el trabajo fotográfico que realiza Pol Turrents con una exquisita fotografía en blanco y negro que extrae belleza de cada plano y de cada encuadre, realizando movimientos de cámara suaves, desenfoques con sentido narrativo o un uso de los reflejos en cristales con los que busca potenciar la dualidad temporal de la historia y dotarla de un dinamismo escénico inusitado que se sobrepone a las limitaciones del espacio único. Tratándose de un proyecto independiente y con un presupuesto reducido, la fotografía de esta película puede considerarse como una joya de orfebrería que, en un mundo justo, debería reconocerse con multitud de galardones.

Venus es una película poética y amarga, cuyas lágrimas saben tan dulces como escuchar el «Voilà» de François Hardy. Nos habla de la electricidad del primer amor y del desencanto que se produce cuando llega el desamor o el amor no correspondido, pero el filme también se convierte en una oda nostálgica cinéfilo-musical del tiempo pasado como evocador de emociones que nos recuerden la importancia de expresar todo aquello que sentimos por dentro antes de que sea demasiado tarde.


¿Qué te ha parecido la película?

Venus

8

Puntuación

8.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Tráiler y fecha de estreno de ‘Here‘, de Robert Zemeckis

El próximo 5 de diciembre Vértice 360 estrenará en cines Here (Aquí), la original película de Robert Zemeckis que 30 años después del estreno...