lunes, mayo 20, 2024

Crítica de ‘La chica invisible’: Intriga juvenil en un pueblo sevillano

Las críticas de Daniel Farriol:
La chica invisible

La chica invisible es un thriller de intriga juvenil que adapta a formato de miniserie la exitosa novela de igual título escrita por Blue Jeans (seudónimo de Francisco de Paula Fernández González). La dirección corre a cargo de Norberto López Amado (El cuaderno de Sara, La decisión de Julia) y Aritz Moreno (Ventajas de viajar en tren, Zorras) y los guiones están escritos por Marina Efron, Antonio Hernández, Carmen López-Areal, Ian de la Rosa y Ramón Tarrés. La historia nos traslada al pintoresco pueblo ficticio de Cárdena, en Andalucía, donde un agente de la Guardia Civil y su hija adolescente inician por separado una investigación por el asesinato de una chica que acabará sacando a relucir los secretos y mentiras de toda la gente del pueblo.

Está protagonizada por Daniel Grao (La casa entre los cactus, Perdida), Zoe Stein (Mantícora, Amics per sempre), Javier Córdoba, Hugo Welzel (El hijo zurdo), Pablo Gomez Pando (Los inocentes, Morir), Font García, Tamara Arias, Rebeca Matellán, Juan Carlos Villanueva y Charo Urbano. La serie se ha estrenado en Disney+ el día 15 de Febrero de 2023.

La adaptación de una exitosa novela de intriga juvenil

La chica invisible es la esperada serie de Disney+ que adapta la novela homónima de igual título escrita por el sevillano Francisco de Paula Fernández González, más conocido por su seudónimo Blue Jeans. Se trata de una novela de intriga juvenil con la que inició una exitosa trilogía que continuaría con «El puzle de cristal» y culminaría con «La promesa de Julia». Todas ellas son novelas traducidas a multitud de idiomas donde el autor combina con pericia las tramas de investigación policial con los problemas habituales de la adolescencia.

En esta irregular adaptación televisiva será el municipio de Carmona, en la comarca sevillana de Los Alcores, el que se convierta en el pueblo ficticio de Cárdena, lugar que alberga la intriga principal de esta historia que se inicia con el asesinato de una chica a las puertas del instituto mientras se están celebrando las fiestas del pueblo. El encargado de investigar el crimen será Miguel Ángel Plaza (Daniel Grao), un sargento de la policía judicial que ha regresado al pueblo junto a su hija Julia (Zoe Stein), tras haber fallecido un tiempo atrás su esposa Aitana, que en la novela actuaba como forense del caso.

Esa ausencia en la serie se volverá paradójicamente en una presencia casi fantasmagórica al estilo hitchcockiano de Rebeca (1940) que marcará la tensa relación paterno-filial para explicar la creciente falta de comunicación entre ellos que les llevará a hacer sus pesquisas sobre el asesinato, por separado y en paralelo, sin compartir los avances que vayan realizando.

La chica invisible

Dos tramas de investigación, dos estilos distintos, ¿dos públicos?

El planteamiento que tiene La chica invisible es el clásico whodunit que insta al espectador a intentar desentrañar junto a sus protagonistas los misterios que se plantean y quién o quiénes son los principales sospechosos del crimen. El marco-localización para la historia es un pueblo de costumbres y tradiciones arraigadas, es decir, la típica comunidad cerrada en sí misma en la que priman las mentiras y secretos de carácter íntimo que dificultarán la investigación policial mediante trampas, falsos testimonios y pistas falsas. Por desgracia, la trama es bastante endeble y predecible, mientras que el retrato de personajes acaba siendo demasiado superficial y estereotipado para que de verdad nos importen lo que les suceda.

Es una pena que tampoco se decida aprovechar la iconografía religiosa inherente al escenario que se plantea para explorar temas como la culpa, el pecado o el castigo que aparecen de manera epidérmica a través de símbolos católicos (cruces, el secreto de confesión del sacerdote, festividades religiosas, el paso de la virgen, etc), pero que acaban siendo un mero atrezzo decorativo que no tiene mayor peso en el devenir de los acontecimientos.

El origen juvenil del texto original conduce a esta decepcionante adaptación hacia un punto muerto donde los guionistas no deciden qué tipo de ficción quieren hacer. A veces parecen enfocarse en un público generalista adulto que suela disfrutar con esas intrigas criminales que tan bien saben desarrollar los autores nórdicos, pero la mayor parte del tiempo concentran sus esfuerzos en contentar al público adolescente al que van dirigidas las novelas originales. De ahí esas dos vertientes de una misma investigación que llevan a cabo por separado padre e hija. Es un truco que utilizan muchas ficciones de hoy en día que suele desembocar en la infantilización y esquematización de las tramas a nivel psicológico.

La chica invisible

Un thriller alimenticio de consumo rápido

Se nota que los directores de La chica invisible, Norberto López Amado y Aritz Moreno, intentan proponer una estética propia que acaba quedando supeditada a todo lo comentado con anterioridad. El particular uso del sonido y los desenfoques en determinadas escenas crean un aura mística alrededor del personaje de Julia, pero son solo destellos de una creatividad efímera que no encaja con el resto de un estilo narrativo que apuesta por el formulismo escénico propio de un folletín de sobremesa. Sin embargo, de forma contradictoria, hay un singular abuso de las ópticas angulares que afean muchos de los encuadres de manera absurda. Me desconcierta su uso indiscriminado en algunos capítulos que parecen buscar una estética diferente sin concretarse.

En una suerte para la serie el contar como protagonista con el siempre resolutivo Daniel Grao y con la magnética presencia de Zoe Stein que ya nos encandiló recientemente en Mantícora (Carlos Vermut, 2022), pero el resto del elenco funciona de manera muy desigual y tiende a una sobreactuación telenovelesca que resta credibilidad a todo lo que ocurre.

La chica invisible es un thriller alimenticio de consumo rápido para el público adolescente que se deja ver sin problemas gracias a la corta duración que tienen sus episodios y a esos constantes giros de guion al final de cada uno que funcionan como truco perfecto para engancharte con el siguiente. Sin embargo, te parecerá exigua e intrascendente si eres un espectador asiduo a los tramas policíacas o de investigación criminal con una mayor complejidad psicológica.


¿Qué te ha parecido la serie?

La chica invisible

6

Puntuación

6.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Crítica de ’Los buenos profesores’: El humanismo de una profesión seria

Las críticas de José F. Pérez Pertejo: Los buenos profesores Con unos meses de retraso tras su presentación, fuera de competición, en la sección oficial del...