Crítica de ‘Bienvenidos a Chippendales’: El sueño americano al desnudo

Las críticas de Daniel Farriol:
Bienvenidos a Chippendales

Bienvenidos a Chippendales (Welcome to Chippendales / Immigrant) es una serie estadounidense creada por Robert D. Siegel (Pam & Tommy, Amando deprisa) que se basa en hechos reales recogidos en el libro «Deadly Dance: The Chippendales Murders» escrito por K. Scot MacDonald y Patrick MontesDeOca sobre la vida de Somen «Steve» Banerjee, el fundador de la compañía de strippers Chippendales. En la dirección están Matt Shakman (Fantastic Four, Cut Bank), Richard Shepard (La extraordinaria playlist de Zoey, La perfección), Nisha Ganatra (Personal Assistant, Late Night) y Gwyneth Horder-Payton (El paciente, Tyrant), con guiones de Rajiv Joseph, Mehar Sethi, Annie Julie Wyman, Jenni Konner y Jacqui Rivera.

La trama sigue a un joven empresario indio afincado en Los Ángeles que se convirtió en uno de los empresarios del ocio nocturno más exitosos del país, aunque su imperio estaba predestinado a derrumbarse debido a un exceso de ambición y las envidias que enfrentaron a todos los implicados en el proyecto del primer club de strippers masculinos. Está protagonizada por Kumail Nanjiani (La gran enfermedad del amor, Los tortolitos), Murray Bartlett (The White Lotus, Beach House), Juliette Lewis (Queer as Folk, Yellowjackets), Annaleigh Ashford (Masters of Sex, B Positive), Dan Stevens, Nicola Peltz, Spencer Boldman y Maximilian Acevedo. La serie se ha estrenado en Disney+ el día 11 de Enero de 2023.

De Bombay a Hollywood, el sueño americano

Bienvenidos a Chippendales es la historia real de Somen «Steve» Banerjee, un inmigrante indio que quiso hacer fortuna en Los Ángeles y acabó convirtiéndose en uno de los empresarios más exitosos en el mundo del ocio nocturno de los Estados Unidos. Pero también es una historia de codicia, envidia y ambición desmedida que condujo al fundador del negocio a su autodestrucción mediante una trama criminal que incluye extorsión, asesinatos y otras prácticas siniestras con el objetivo de mantener el monopolio de un exitoso y revolucionario negocio como fue el abrir el primer club de strippers masculinos para un público femenino.

La acción de este true crime ficcionado nos sitúa a finales de los años 70, en plena época de la emancipación sexual de las mujeres, cuando el introvertido Somen (Kumail Nanjiani) reconvirtió su club de backgammon en un cabaret de striptease. Hasta llegar ahí y convertirse en un magnate de la noche, pasó muchos años trabajando en la tienda de comestibles de una gasolinera donde fue capaz de ahorrar el 90 % de su sueldo a base de comer sándwiches caducados y no tener ningún tipo de vida social. Su objetivo de cumplir el sueño americano estaba claro desde que pisó el país.

Invirtió el dinero ahorrado en adquirir un local que bautizó como «Destiny II» (aunque no existiera el I) donde realizó varias probaturas de negocios que no cosecharon el éxito esperado hasta que se le ocurrió la idea (más bien la copió de otro local) de llenar un espacio de ocio no explorado donde se invirtiera la dinámica de poder sexual entre hombres y mujeres, modificando los roles en un espectáculo erótico-musical donde fueran las mujeres quienes pudieran desinhibirse contemplando el cuerpo desnudo de hombres atléticos cuyo atuendo se reducía únicamente a unos puños, un cuello de camisa y una pajarita. Teniendo como referente a Hugh Hefner de Playboy, renombró aquel lugar con el pegadizo «Chippendales» y ahí nació un exitoso imperio que aún funciona en la actualidad.

Verdades que matan

Tras esa historia que escenifica el sueño americano en toda su plenitud también hay un reverso oscuro de codicia, traiciones y crímenes que la serie Bienvenidos a Chippendales recrea con algunas licencias dramáticas y manteniendo un tono que aúna eficazmente comedia, drama e intriga. Los primeros episodios son adictivos mediante el amable retrato que se hace de Somen para que podamos empatizar con él, un hombre acomplejado con la necesidad imperiosa de triunfar por encima de los demás.

De ahí derivaron sus principales problemas con el coreógrafo Nick de Noia (Murray Bartlett), director artístico galardonado con dos Emmy que se convertiría en la mente pensante que daría forma al espectáculo. Sin embargo, a menudo se llevaría los réditos de la popularidad y más tarde el 50 % del dinero recaudado en las giras por culpa de un contrato firmado en una servilleta. Las rencillas entre ambos llevaron a Somen a planear el asesinato de su socio.

La serie creada por Robert D. Siegel apuesta por un ritmo ágil con capítulos de corta duración que terminan siempre en alto, centrándose en la descripción psicológica de sus personajes y en las disputas existentes en las relaciones de poder, perdiendo la oportunidad de realizar un retrato sociológico más completo de la época. Cuando la serie debe afrontar los momentos más escabrosos del relato, se aleja un poco de esa frescura desenfadada del inicio, pero en general mantiene un buen nivel que acaparará nuestro interés hasta el final.

Casi todo lo que se cuenta sucedió en realidad, incluso con detalles omitidos tan surrealistas como el del sicario apodado «Strawberry» que debía deshacerse de los empresarios rivales con jeringuillas de cianuro, pero los guionistas también se permiten la opción de introducir personajes ficticios importantes para la trama como, por ejemplo, el de Denise Coughlan (Juliette Lewis) que comparte algunas similitudes con Candace Mayeron, pero cuya evolución dramática está completamente ficcionada.

Todo por la pasta y por la fama

Bienvenidos a Chippendales es la historia del auge y caída de alguien que no supo controlar sus emociones cegado por una ambición desmedida. La serie nos muestra con detalle la podredumbre de la condición humana, la mayoría de personajes necesitan su dosis de protagonismo, utilizan a los demás, son sanguijuelas o pisotean al prójimo, a muchos la fama les cambia y otros renuncian a lo que una vez fueron como ese Somen que practica la discriminación racial en la entrada a su local tras haber sufrido ese racismo él mismo en sus carnes durante su estancia en los Estados Unidos. Todo por la pasta y por la fama.

Hay un buen elenco detrás y la caracterización de personajes es estupenda con Annaleigh Ashford dando la réplica a Kumail Nanjiani, como contable y abnegada esposa, pero donde incluso tienen peso secundarios como Paul Snider (Dan Stevens) y la playmate Dorothy Stratten (Nicola Peltz), que solo aparecen en un episodio, o el bailarín Otis (Quentin Plair), que sale en tres. A nivel técnico la serie es impecable y la estupenda ambientación de neones sirve para desnudar los entresijos de este true crime de entretenimiento a través del glamour decadente de un noche de fiesta hollywoodiense. La diversión, el sexo y las drogas son solo la punta del iceberg de una fábula sobre el comportamiento humano que bien podría formar parte de los «Unicorn Tales» que le dieron el Emmy a Nick De Noia, en este caso, un «Patito feo» que quiso ser cisne y acabó convirtiéndose en asesino.

 

Listado de episodios de ‘Bienvenidos a Chippendales’

La miniserie Bienvenidos a Chippendales está compuesta por 8 episodios de entre 35 y 50 minutos, aproximadamente, cada uno.

Episodio 1 – Un ambiente elegante y exclusivo

El inmigrante indio Somen «Steve» Banerjee trabaja en una gasolinera y pasa las noches soñando con ser el próximo Hugh Hefner. Un encuentro casual con una página central y su esposo promotor envía su plan de negocios en una nueva dirección.

Episodio 2 – Cuatro genios

Mientras Chippendales toma forma, Steve reúne el equipo de sus sueños, incluido una contable tímida que puede ser más que un empleado comercial.

Episodio 3 – Velveeta

Mientras Steve está en la India, Nick prepara su próximo triunfo creativo. Pero cuando Steve regresa a casa, tiene otros planes para el espectáculo.

Episodio 4 – Solo negocios

Mientras el nuevo calendario de Steve sale volando de los estantes por la gran demanda existente, Nick, harto, hace una propuesta a los inversionistas de Nueva York. Un desaire de Steve le da a Otis una llamada de atención aleccionadora.

Episodio 5 – Sanguijuelas

Mientras Nick arrasa en la Gran Manzana, Steve está de regreso en Los Ángeles enfrentando una demanda por discriminación. Los celos estallan cuando Nick se convierte en el favorito de los medios y en el rostro de la marca.

Episodio 6 – 31 de Febrero

A medida que aumentan los problemas financieros de Steve, Nick ofrece un salvavidas en forma de una propuesta que llevaría a Chippendales a todo el mundo. Un error de imprenta tiene consecuencias desastrosas para Steve.

Episodio 7 – Papel es papel

El éxito de Nick en la carretera enfurece a Steve, quien recurre a Ray para que lo espíe. Cuando Steve llega a su punto de quiebre con Nick, Irene llega al suyo con su marido.

Episodio 8 – Suiza

En un bucólico pueblo suizo, los pecados de Steve finalmente lo alcanzan. Mientras contempla las consecuencias de sus acciones, toma una decisión final y fatídica.


¿Qué te ha parecido la serie?

Bienvenidos a Chippendales

7.5

Puntuación

7.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: