Crítica de ‘El atracador perfecto’: El hombre de los mil disfraces

Las críticas de Daniel Farriol:
El atracador perfecto (Bandit)

El atracador perfecto (Bandit) es un thriller estadounidense que combina los atracos con la comedia y que está dirigido por Allan Ungar (Asalto final, Gridlocked). El guion corre a cargo de Kraig Wenman (Secret Obsession, Cuidarás de tu hermano), adaptando la novela «The Flying Bandit, derribando al ladrón armado más atrevido de Canadá» de Robert Knuckle que está basada en la vida real del ladrón de bancos Gilbert Galvan. La trama se centra en el historial delictivo de un audaz criminal que, tras salir de la cárcel, asumió una nueva identidad en Canadá y fue capaz de robar 59 bancos y joyerías mientras la policía era incapaz de atraparlo.

Está protagonizada por Josh Duhamel (Una boda explosiva, Jupiter’s Legacy), Elisha Cuthbert (El sótano (The Cellar), My Sassy Girl), Mel Gibson (El milagro del Padre Stu, Muere otra vez), Nestor Carbonell, Olivia d’Abo, Haley Webb, Swen Temmel y Claire Bronson. La película se ha estrenado en España de la mano de YouPlanet el día 18 de Noviembre de 2022.

Una historia de atracos basada en hechos reales

El atracador perfecto es una clásica película de atracos que utiliza el sentido del humor como coartada para que el espectador se deje llevar por una historia donde predomina la amoralidad y los caraduras. La trama se inspira de manera bastante fiel en la historia real del ladrón de bancos Gilbert Galvan (Josh Duhamel), apodado «The Flying Bandit» («El bandido volador») al ser usuario habitual de la compañía aérea Air Canada con la que realizaba «viajes de negocios» que le servían para trasladarse a las ciudades donde cometía sus robos y, de paso, engañar así a su esposa Janice Whiteman, renombrada Andrea en la película (Elisha Cuthbert), que hasta el momento de la detención nunca llegó a saber la verdadera actividad delictiva que desempeñaba su marido, otro «hombre de las mil caras» o de los miles disfraces, ya que para despistar a la policía en cada atraco solía utilizar pelucas, bigotes y narices postizas.

Más allá de un par detalles inventados o ficcionados en pos de una mejor dramatización de los acontecimientos que se suceden a lo largo de la historia, casi todo lo que vemos en la película pasó de verdad, incluso algún detalle casi surrealista que el director subraya de manera cachonda poniendo rótulos que lo reafirman. Los personajes principales de la película también existieron, tanto el atracador, su esposa, los policías que le persiguieron o el mafioso experto en joyería, están inspirados por personas reales, aunque a alguno se le haya cambiado el nombre. De hecho, el propio Gilbert Galvan, actualmente en libertad, dio el visto bueno a la realización de la película, disfrutando con la nueva notoriedad que le iba a proporcionar ver su historia en pantalla grande.

¿Héroe o villano?

El punto de vista que tiene El atracador perfecto es muy benévolo con la figura del ladrón, un hombre que perpetró hasta 59 atracos a bancos y joyerías en todo el territorio canadiense, eso sí, sin disparar nunca un arma ni provocar ninguna víctima durante sus asaltos. Ahí es donde se nos plantea el debate ético de si es lícito robar a las grandes corporaciones que se lucran con la miseria o necesidad de sus clientes, convirtiendo a Galvan en el verdadero héroe de la función. Por desgracia, es un contraste perverso que vemos a nuestro alrededor con entidades financieras que logran beneficios económicos astronómicos mientras aumentan los desahucios por impagos de hipotecas y la gente de a pie sufre para llegar a final de mes estirando unos sueldos que crecen por debajo de la inflación.

Aunque todo eso suene a plena actualidad, en realidad, la película está ambientada durante la década de los 80, con Ronald Reagan como Presidente de los Estados Unidos, en una época de recesión económica y grandes avances sociales. Ahí entraría la descacharrante escena en que Tommy Craig «Fat Man», renombrado como Tommy Kay (Mel Gibson), realiza una jocosa comparación de la música de antes que hacía gente como Sinatra con la de un grupo de moda como fue Culture Club. El tema de la injusticia social se remarca a través del hogar de acogida en que trabaja Andrea y en la escasez de empleo que se convierte en el acicate definitivo para que el protagonista se atreva a delinquir por primera vez. Una excusa que no servirá para después cuando se acostumbre a mantener un estatus social, ya no roba por necesidad si no para pagar sus lujos.

Un entretenimiento ligero

Es ahí donde el discurso moral que desprende la película rechina y cuesta justificar el hermanamiento de Galvan con el delincuente que en la película regenta un club de streaptease. A través de esa extraña alianza aumentará el riesgo para un ladrón de guante blanco que diversificará su proceder añadiendo joyerías a su punto de mira y actuando con otras personas en los atracos que son menos metódicas que él. Precisamente fue uno de ellos quién lo acabaría llevando a la perdición al olvidarse el arma durante un asalto, detalle que serviría como pista definitiva para que la policía descubriera todo el entramado delictivo.

El atracador perfecto es un filme ligero y entretenido que se ve con la misma facilidad con la que probablemente lo olvidaremos. El director Allan Ungar hace un trabajo dinámico cuyos puntos fuertes son el montaje y un humor desenfadado que quita hierro al asunto para convertir el delito de robo en una rebelión contra el sistema y en una aventura adrenalínica. Las buenas interpretaciones del elenco encabezado por Josh Duhamel (lo veo demasiado mayor para el personaje), Elisha Cuthbert y Mel Gibson, añaden picante a una historia que, por otro lado, aporta pocas novedades al subgénero de atracos.


¿Qué te ha parecido la película?

El atracador perfecto

6

Puntuación

6.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: