Crítica de ‘Tres mil años esperándote‘: Narraciones dentro de narraciones

Las críticas de Laura Zurita:
Tres mil años esperándote

La Dra. en literatura Alithea Binnie (Tilda Swinton) parece estar feliz con su vida aunque se enfrenta al mundo con cierto escepticismo. De repente, se encuentra con un genio (Idris Elba) que ofrece concederle tres deseos a cambio de su libertad. En un principio, Alithea se niega a aceptar la oferta, ya que sabe que todos los cuentos sobre conceder deseos acaban mal. El genio defiende su posición contándole diversas historias fantásticas de su pasado. Finalmente, ella se deja persuadir y pedirá un deseo que les sorprenderá a ambos.

Tres mil años esperándote está dirigida por George Miller (Mad Max: Furia en la carretera) y protagonizada por  Idris Elba (Molly’s Game) y Tilda Swinton (Ganadora del Oscar por Michael Clayton). La película se estrena en España el 2 de septiembre de 2022 de la mano de DeAPlaneta.

La doctora y el genio

La Dra. Alithea es una persona practica, organizada, razonable y satisfecha con su vida. Es experta en narratología, la ciencia a la que compete el estudio estructural de los relatos, así como su comunicación y recepción. Tanta sensatez se le viene abajo cuando se le aparece el proverbial genio de la lámpara, que se ganará su libertad concediéndole tres deseos. Es un genio parlanchín y muy vivido, que le contará su larga historia, marcada por el amor de tres mujeres. 

Esta introducción nos presenta los tres temas centrales de Tres mil años esperándote: Las narraciones, los peligros de los deseos, y el amor. Mientras Alithea conoce las técnica de la narración, sus detalles y sus estructuras, el genio, en cambio, es el experto en el arte de narrar. Casi toda la película está compuesta por su narrativa, que despliega el poder de la empatía, la fantasía y la imaginación.

El poder y los peligros de los deseos (y del deseo) se tocan varias veces. El pedir deseos, normalmente tres, es un tema frecuente en cuantos e historias de muchas culturas, y a menudo se muestran los peligros de deseos egoístas, mal expresados o insensatos, como un recordatorio de lo peligrosa que es la literalidad de las peticiones. Oscar Wilde lo expresaba de su modo conciso, por boca de Sir Robert Chiltren, en Un marido ideal: «Cuando los Dioses nos quieren castigar, escuchan nuestras plegarias». Alithea, como la mujer sensata que es, presume de no desear nada, pero eso también es triste, porque la sumerge en una vida son grandes alegrías. 

Por último, el amor tampoco está exento de peligros. En las historias del genio, el amor aparece como una fuerza destructiva, poco relacionada con la felicidad. Solo cuando el amor se separa de los deseos y peticiones, nos dice Tres mil años esperándote, se puede aspirar a que nos llene. 

Un cuento para adultos

Tres mil años esperándote es un cuento para adultos, un cuento de genios y lámparas, de aventuras extraordinarias en escenarios exóticos, que sabe que no es verosímil, pero sí entretenido y sensual. Las imágenes evocadas por el genio son detalladas y riquísimas, nos abren las puertas a palacios de ensueño y de pesadilla, y es un placer dejarnos llevar. A veces la narración hace un poco de trampa, sobre cuándo un deseo es un deseo, pero eso no desluce el conjunto.

Es cierto que a veces el hilo narrativo se dispersa, y que el final queda un tanto desangelado, pero en general la película se disfruta, si la aceptamos sus premisas de imaginación, exceso y maravilla. Además, los protagonistas están bien en sus papeles. La siempre excelente Tilda Swinton es una Dra. Alithea correcta y estirada, que al final toma una decisión que no nos esperábamos. Idris Elba, el genio, es una figura totémica que se va convirtiendo, poco a poco, en más humano.

En resumen, Tres mil años esperándote es un cuento de genios y lámparas para adultos, que nos hará pasar un buen rato cuando queramos soñar un poco.


¿Qué te ha parecido Tres mil años esperándote?

Tres mil años esperándote

6.8

Puntuación

6.8/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: