LOCARNO 75. Crítica de ‘Svetlonoc (Nightsiren)’: Brujería y herencia misógina

Las críticas de Daniel Farriol en el 75 Festival de Locarno:
Svetlonoc (Nightsiren)

Svetlonoc (Nightsiren) es un drama eslovaco que está dirigido por Tereza Nvotová (Filthy), que también coescribe el guion junto a Barbora Namerova. La historia sigue a una joven que regresa a su aldea natal buscando respuestas sobre los recuerdos fragmentados de una trágica infancia. A medida que intenta desvelar la verdad, las viejas leyendas empiezan a invadir la realidad moderna, llevando a los aldeanos a acusarla de brujería. Está protagonizada por Natalia Germani (Princess Lost in Time, Ultimátum), Eva Mores, Juliana Olhová, Iva Bittová, Jana Olhová, Marek Geisberg, Noël Czuczor y Zuzana Konecná. La película ha podido verse en la Sección «Cineasti del Presente» del 75 Locarno Film Festival 2022.

Lo ancestral y lo moderno

Svetlonoc (Nightsiren) es un poderoso y absorbente drama de tono alegórico a cerca del peso que aún tienen las tradiciones, vinculando con astucia la herencia misógina que se deriva de la persecución de brujas en la Edad Media con la discriminación sexista de las mujeres en la sociedad actual. La joven actriz y directora eslovaca Tereza Nvotová debutó en el cine con Filthy (Špina) (2017), un trabajo valiente que hablaba sobre las contradictorias repercusiones existentes para una víctima de violación, mientras que en este segundo trabajo continua ahondando en la psicología femenina enfrentada a un entorno patriarcal ante el que una mujer debe revelarse como forma de empoderamiento para cambiar las cosas.

La trama nos presenta a Charlotte (Natalia Germani), una joven que regresa a la aldea rural donde nació tras recibir una extraña carta que la cita para aceptar una herencia familiar. A su llegada empieza a recordar fragmentos de un pasado trágico del que huyó siendo una niña provocando accidentalmente la muerte de su hermana pequeña que se cayó por un precipicio. De la casa heredada apenas quedan las ruinas de una cabaña sacudida por un incendio y que los lugareños consideran ahora como un sitio maldito que está bajo el influjo de una bruja. La chica se instala allí y comienza a relacionarse con Mira (Eva Mores), una joven aldeana de conducta rebelde con la que crea un vínculo de amistad especial que trastoca el status quo en un pueblo anclado en el folclore popular como excusa para justificar algunas actitudes machistas que determinan los roles de hombres y mujeres de la aldea.

Un personaje protagonista muy complejo en el aspecto psicológico

Tereza Nvotová construye en Svetlonoc (Nightsiren) un relato que transita con imaginación por las sinuosas atmósferas del cine de género para reflexionar sobre la condición humana apelando al realismo social. No es una contradicción sino más bien una manera de enriquecer la narrativa desde el misterio que otorga el irracional miedo de los hombres a las brujas, es decir, a cualquier mujer con cierto poder para desafiar sus normas.

En este caso, Charlotte no utiliza pócimas mágicas ni vuela sobre una escoba, su poder radica en su propia feminidad, el control de su cuerpo y la libertad de haber crecido fuera de los márgenes de esa comunidad cerrada. Pero tras esa perfecta fachada también esconde un cuadro clínico de ansiedad y desesperación producido por un reciente aborto que, más allá de la cicatriz que hay en su vientre, se traduce de forma externa a través de la tricotilomanía, un trastorno compulsivo que le obliga a arrancarse el cabello cuando se encuentra sola, por lo que utiliza una peluca para mostrarse a los demás.

Es pues, la protagonista, un personaje complejo en el que confluyen distintos aspectos de apariencia contrapuesta como son fortaleza y debilidad que, sin embargo, están presentes en el día a día de cualquier ser humano que debe afrontar los retos de su crecimiento vital. Charlotte está encadenada a su sentimiento de culpa, el de la infancia y el reciente, pero su manera de hacer frente a ambos es a través de una liberación sexual que pone en jaque las mentes retrógradas de la gente del pueblo, a los que la directora convierte en un símbolo arcaico de comportamientos perfectamente reconocibles en el mundo actual.

La mujer-bruja y la inquisición masculina

Svetlonoc (Nightsiren) tiene un tratamiento estético que resulta hipnótico para el espectador. La fotografía de Federico Cesca extrae toda la belleza virginal de un entorno repleto de bosques, cascadas y senderos que convierten la naturaleza en un organismo vivo que se transforma por las noches en una fiera peligrosa cuyas fauces te pueden devorar si te descuidas. En ese sentido, la aldea es un enclave atemporal que resulta ideal para efectuar las transiciones (reales y figuradas) entre pasado y presente. Esa sensación constante de miedo y peligro que subyace en el subtexto de la historia, explota durante el tercer acto mediante un dramatismo asfixiante que cierra por completo el círculo de fuego de una cabaña ardiendo frente a una caterva de hombres persiguiendo a brujas mitológicas para eludir la responsabilidad que ellos mismos tienen en las desgracias que padecen.

La película de Tereza Nvotová es espléndida en la sutil mutación genérica de drama feminista con cine fantástico, incluyendo escenas visualmente arrebatadoras que poseen el magnetismo de cierta ambigüedad nigromántica para conectar lo alegórico con lo puramente reivindicativo. Todo eso queda subrayado por una banda sonora ecléctica que incorpora ritmos tradicionales o de espíritu ritual, pero también música electrónica bailable. Las dos protagonistas, Natalia Germani y Eva Mores, realizan un trabajo impecable que trasmite desde lo corporal todo ese mundo emocional oculto tan lleno de sensualidad y rabia. Así pues, Svetlonoc (Nightsiren) es una película ambiciosa y verdaderamente sorprendente que cautiva por una historia de brujería alegórica y emancipación femenina a través de unas imágenes que están cubiertas de auténtica magia.


¿Qué te ha parecido la película?

Svetlonoc (Nightsiren)

8

Puntuación

8.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: