70 SSIFF. Perlak. Crítica de ‘L’Innocent‘: Louis Garrel acierta con una comedia de altura

Las críticas de José F. Pérez Pertejo en el 70 Festival de San Sebastián:
L’Innocent

El ninguneo con el que se despacha a la comedia en medios cinéfilos suele provocarme ardor de estómago, pero si además estamos en un Festival, el trato suele traspasar la línea del desprecio y mi malestar la del cabreo. Cada vez que oigo (generalmente en conversaciones ajenas pilladas involuntariamente y fruto del azar mientras espero el comienzo de algún pase) a alguien referirse a una comedia con términos despectivos, tengo que darme la vuelta y alejarme con el fin de mantener mi habitual templanza y no protagonizar un altercado.

Cuando esta mañana me senté en la butaca del teatro Victoria Eugenia de San Sebastián lo único que sabía es que iba a ver, en la apretada agenda genuina de un festival, la última película de Louis Garrel en su vertiente de director, pero no tenía ni la más mínima idea de qué iba la película y si lo que me iba a encontrar era un drama, un thriller o un documental. La película, que se inicia con un trampantojo que puede hacer pensar en un film policiaco, tarda apenas unos minutos en rebelarse como una comedia situacional de base romántica y ambientación carcelaria.

Pues es en una cárcel donde trabaja Sylvie (Anouk Grinberg) como monitora de teatro para los presos y es allí donde conoce y se enamora de Michel Ferrand (Roschdy Zem), un delincuente próximo a terminar su condena de cinco años por delitos poco esclarecidos que provocan la desconfianza del hijo de Sylvie, Abel (Louis Garrel), un joven viudo que trabaja en un oceanográfico junto a su amiga Clémence (Noémie Merlant) quien oscila entre superficiales relaciones esporádicas concertadas en Tinder y su amistad con Abel a quien hace de confidente y paño de lágrimas por la pérdida de su esposa en un accidente de automóvil del que se siente culpable.

Con estos cuatro personajes y el punto de partida argumental de la boda (en la cárcel) de Sylvie y Michel; Tanguy Viel, Naïla Guiguet y el propio Louis Garrel escriben un guion lleno de situaciones disparatadas, diálogos punzantes y elementos románticos en la más pura tradición del mejor Woody Allen (cuya huella en Garrel resulta más que evidente). Todo el meollo narrativo estará sustentado en la desconfianza de Abel hacia Michel a quien no acaba de ver como un tipo rehabilitado para la vida pública que pueda hacer feliz a su madre y de quien no acaba de creerse del todo un pasado con muchas zonas en sombra. 

Roschdy Zem (a quien estamos habituados a ver en papeles más siniestros) despliega una inusitada vis cómica que encaja muy bien con la alegría de vivir del personaje de Sylvie y provoca un desternillante contraste con la atolondrada y torpe personalidad de Abel al que Louis Garrel incorpora rasgos neuróticos muy divertidos. Pero la gran revelación de L’Innocent es, sin duda alguna, una desbordante Noémie Merlant a la que estamos acostumbrados a ver en otro tipo de papeles y cuya química con Garrel termina por resultar determinante en el buen sabor de boca que la película deja en el espectador. Cada vez que Merlant está en plano resulta imposible desviar la atención de ella y Garrel hace recaer sobre su personaje la resolución de las secuencias determinantes del film.

El hecho de que Sylvie sea monitora de teatro y que Michel haya aprendido a interpretar en la cárcel servirá para que muchas de las situaciones de L’Innocent se sustenten en el equívoco entre el ser y el aparentar o el sentir y el fingir, lo cual será, además de la base narrativa de la película, el mecanismo para muchas de las secuencias más divertidas cuyo argumento no conviene conocer de antemano. Aunque lo de menos sea lo que ocurre, gran parte de la diversión obedece a la capacidad de la película para hacer continuas alteraciones de lo previsible. La secuencia central del film, desarrollada en el interior y el aparcamiento de un restaurante de carretera, resulta modélica en su planteamiento en el guion y ejemplar en su resolución en pantalla.

Garrel, en conclusión, articula con exquisita elegancia los elementos de la comedia y remata una película entrañablemente divertida, accesible y más trascendente de lo que su aparente liviandad puede hacer pensar.

L'Innocent

8.5

Puntuación

8.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: