Crítica de ’Bajo el sol amalfitano’: Cine de sobremesa y siesta en Netflix

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Bajo el sol amalfitano

Un año después del comienzo de su relación en Riccione, Vincenzo y Camilla se van de vacaciones juntos a la pintoresca Costa Amalfitana y ponen a prueba su amor. Lorenzo Zurzolo (Baby) y Ludovica Martino (SKAM Italia) regresan en Bajo el sol amalfitano, secuela de Bajo el sol de Riccione. Dirigida por Martina Pastori, con guion de Caterina Salvadori, Enrico Vanzina y Ciro Zecca, completan el reparto Davide Calgaro, Isabella Ferrari, Luca Ward, Kyshan Wilson, Nicolas Maupas, Andrea Occhipinti, Elena Funari, Marit Nissen y Raz Degan. La película se estrena Netflix el 8 de julio de 2022.

¿Por qué? Pero, de verdad, ¿por qué?

Bajo el sol amalfitano, secuela de Bajo el sol de Riccione, narra historias de amor y amistades de verano ambientadas en la espléndida costa de Amalfi. Es el debut como directora de Martina Pastori tras dirigir previamente algunos vídeos musicales. Ciertamente, no se necesita tampoco excesiva experiencia para dirigir una película como ésta, que parece hecha con plantilla para simplemente recorrer los bonitos parajes elegidos para la ocasión a modo de visita turística en formato de película para televisión.

Hay muchas películas que te hacen plantearte algunas preguntas y te dejan intrigado por lo que cuentan, esas películas reflexivas que luego se te quedan en la memoria mientras das vueltas a las reflexiones posteriores que te permiten tener. De eso no tenemos demasiado aquí, aunque sí que nos permite hacernos preguntas, como la necesidad de una secuela de una película que realmente no la necesitaba, pero aquí estoy, hablando de ella, pues alguien ha creído que no era mala idea perder el tiempo realizando Bajo el sol amalfitano.

Bajo el sol de Riccione no era una maravilla, eso hay que dejarlo claro, pero cumplía su objetivo de película romántica que busca tan sólo entretener al espectador con un romance cursi y una historia plagada de clichés. A pesar de todo ello, se dejaba ver y hasta se disfrutaba, especialmente por la forma de presentarnos esas amistades veraniegas y el surgir de un amor entre preciosas localizaciones.

Solo se salva Amalfi

Esta secuela tiene lugar un año después de la anterior película, y Camilla y Vincenzo han estado separados durante un año. Así, en Bajo el sol amalfitano, Vincenzo invita a su novia Camilla y a su amiga a pasar el verano con él y Furio. Ya en la costa, todos ellos se encontrarán viviendo juntos un nuevo verano, entre amores redescubiertos y nuevas pasiones, pero, sobre todo, mucha amistad.

Camilla regresa de Canadá después de un año de estudios y puede volver a ver a su amado Vincenzo, para hacer realidad su sueño de estar por fin juntos, una «prueba» para su deseada convivencia. Ella regresa a Italia en compañía de Nathalie, una chica canadiense irónica e insegura. Por su parte, Furio nunca deja de intentar conquistar mujeres aunque sin mucho criterio. Por último, completa el reparto principal Irene, la madre de Vincenzo, quien aún sigue preocupándose demasiado por él y, con Lucio, decide seguirlo hasta Amalfi.

Las dinámicas son las clásicas de cualquier comedia juvenil veraniega en la que el amor y los sentimientos son los motores principales de los personajes, en las que las relaciones se desinflan, recuperan o estallan, y donde siempre hay hueco para las dudas y los miedos. Todos los protagonistas, de cualquier edad, se encontrarán en algún momento de la película ante una encrucijada, y cada uno tendrá que elegir qué camino tomar, aunque a algunos espectadores poco nos importen sus decisiones al no conseguir empatizar con muchos de nosotros.

Al menos, y a pesar de tener cinco personajes protagonistas, si cabe destacar algo es Amalfi, una preciosa zona de costa italiana que es lo único que eleva la película gracias a su visita turística a través de sus mares azules, sus callejuelas preciosas y sus hermosos lugares. Claramente, parece que han pagado los responsables de turismo de Amalfi para que se ruede ahí la película y quizás alguien si que ha salido ganando con la película. Pero si es lo único reseñable, también es cierto que se puede buscar un documental de dicha costa que seguro nos ahorra cierto suplicio, pues a pesar de sus escasos 90 minutos de duración, la sensación de forzar algunos romances solo para mostrarnos más planos idílicos a veces roza la vergüenza ajena.

Bajo el sol amalfitano es la prueba fehaciente de cómo Netflix da luz verde a proyectos completamente innecesarios tan sólo por rellenar su catálogo, en vez de centrarse en producciones que puedan atraer a espectadores y evitar que otros se den de baja. Si realmente tengo que elegir entre la película original y su secuela, elijo la original, y eso que no era tampoco para un sobresaliente (ni notable), aunque al menos tenía su público y se dejaba ver, pero el resultado de esta secuela hace que recemos para no tener que ver el cierre de una trilogía.


¿Qué te ha parecido la película?

Bajo el sol amalfitano

3

Puntuación

3.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: