Crítica de ‘Animales fantásticos: Los secretos de Dumbledore‘: Scamander cede el testigo a Dumbledore

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Animales fantásticos: Los secretos de Dumbledore

La nueva aventura del Mundo Mágico creado por J.K. Rowling sigue las aventuras de Newt Scamander iniciadas en Animales fantásticos y donde encontrarlos. Dirigida por David Yates, a partir de un guion de J.K. Rowling & Steve Kloves, y basada en un guion de J.K. Rowling, Animales Fantásticos: Los secretos de Dumbledore cuenta con un reparto que encabeza el ganador del Oscar Eddie Redmayne, Jude Law nominado dos veces al Oscar, Ezra Miller, Dan Fogler, Alison Sudol, Callum Turner, Jessica Williams, Katherine Waterston y Mads Mikkelsen. La película se ha estrenado en España de la mano de la distribuidora Warner Bros. Pictures el día 8 de Abril de 2022.

Unidos contra un mal común

Parecía que nada podría ir peor para las grandes producciones, con una pandemia mediante que paralizaba muchos proyectos y otros veían como se retrasaban indefinidamente, pero el regreso de Scamander tenía aún más problemas que afectaban directamente al resultado final. Johnny Depp se vio envuelto en una gran polémica por sus problemas con su ex Amber Heard, lo que hizo que fuera reemplazado rápidamente por Mads Mikkelsen. Pero ahí no quedaron todos los problemas, pues Ezra Miller tuvo sus más y sus menos con la ley, aunque en su caso se hizo un poco la vista gorda dado que tenía algunos proyectos más con Warner, como The Flash. Sin olvidarnos de algunas declaraciones polémicas de la escritora JK Rowling, que no hizo un buen uso de Twitter, aunque en su caso, siendo la autora original, además de productora y guionista, era complicado dejarla de lado.

Todas esas dificultades sirven para comprender los cambios que ha sufrido esta entrega con respecto a su predecesora, Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald, estrenada hace ya tres años y medio, siendo la peor parada a nivel de taquilla de la franquicia de Harry Potter, y que conviene incluso verse de nuevo antes de visionar la tercera parte de la saga para no andar perdido. Ahora bien, los cambios sufridos, incluso en el reparto, no han afectado en exceso al arranque de esta entrega, que comienza como si no hubiera pasado nada, enlazando de forma fluida con los acontecimientos previos, sin explicaciones de ningún tipo. Un resumen no habría estado mal, o ponernos en antecedentes, pero está claro que esta película va destinada al público acérrimo de la franquicia que arde en deseos de continuar viendo aventuras dentro del maravilloso universo creado por JK Rowling, y ahí cumple con creces, teniendo incluso escenas que les harán erizarse el vello.

Y entrando ya en materia, en esta nueva aventura, el profesor Albus Dumbledore (Jude Law) sabe que el poderoso mago oscuro Gellert Grindelwald (Mads Mikkelsen) está haciendo planes para apoderarse del mundo mágico. Incapaz de detenerlo él solo, confía en el Magizoólogo Newt Scamander (Eddie Redmayne) para dirigir un intrépido equipo de magos, brujas y un valiente panadero Muggle en una misión peligrosa, donde se encuentran con antiguos y nuevos animales y se enfrentan a una legión cada vez más numerosa de seguidores de Grindelwald. Hay mucho en juego así que nos preguntamos hasta cuándo podrá permanecer Dumbledore al margen.

Mucho que contar y poco tiempo para desarrollar

El universo creado alrededor de Harry Potter es gigantesco, y son muchas las tramas que cada uno de sus personajes podría desarrollar. Eso sucede también en la saga Animales fantásticos, y es donde podemos encontrar un problema, dado que estas películas no se centran solo en Newt Scamander, sino que cada vez abarcan más e incluye muchas historias que casi no da tiempo a desarrollar ni cerca de sus dos horas y media de duración.

Por un lado Scamander no puede dejarse fuera de la historia, pues es el origen de todo y personaje central, aunque poco a poco ha ido cediendo tiempo en pantalla a otros personajes, los cuales deben desarrollar sus propias historias, como las intenciones malvadas de Grindelwald, los planes de Dumbledore para salvar ambos mundos, o la fallida y compleja relación pasada entre ambos personajes, siendo esas solo algunas de las subtramas que deben tener espacio para ser contadas sin saturar al espectador.

Scamander cede el testigo a Dumbledore

Esta amplitud de historias que veremos, y quien cargará con el peso de esta película, es algo que se desvela desde el inicio. La escena de apertura está cargada de emociones, y no solo se hace una declaración muy esperada, sino que también establece el enfoque de toda la película, dejando claro que estamos ante la película de Albus Dumbledore, mostrando el pasado del amable director de Hogwarts de barba gris en una nueva faceta muy humana.

La forma de mostrarnos a Dumbledore, interpretado con credibilidad por Jude Law, encaja con el hecho de que la saga Animales Fantásticos puede considerarse como una versión para adultos de Harry Potter, lo cual tiene sentido pues quienes se sumergieron en su universo cinematográfico cuando eran niños ahora ya tienen 20 años más, pudiendo ver a Dumbledore con nuevos ojos. Pero no sólo eso, también somos capaces de ver de otra forma muy diferente la versión más oscura de este mundo mágico en el que Gellert Grindelwald (a quien Mads Mikkelsen hace que nos olvidemos rápidamente que una vez estuvo interpretado por Johnny Depp) quiere hacerse con el poder en Berlín en la década de 1930, un momento caótico con claros tintes sociales y políticos.

Aunque Albus Dumbledore sea el alma de la película, Eddie Redmayne vuelve a hacer que Newt Scamander sea el corazón de la misma, con su timidez y su melancolía que enamora la pantalla. Los compañeros de fatigas de Scamander se integran en la trama, pero solo como meros complementos para deleite de los fans que quieren volver a verlos en acción.

Alrededor de todo ello no puede faltar la magia, el espectáculo audiovisual y muchos muchos más personajes que piden tiempo en pantalla. El director David Yates trata de unir todo con cierta coherencia, pero es una tarea harto complicada, y al final parece que todos tienen que correr para cerrar sus tramas.

Un mágico entretenimiento

Lo que no se puede negar es que, a pesar de lo precipitado del desarrollo de algunas tramas, o de todo lo que debe incluir para que encaje cada pieza, estamos ante una película para entretener al espectador, y eso es algo que saben hacer en este universo, pues no tenemos un solo momento de tregua o aburrimiento.

Yates se sabe rodear bien para que sus películas luzcan de maravilla, acompañando lo que quiere contar, y el equipo creativo de Animales Fantásticos: Los secretos de Dumbledore está formado por un equipo de primera, encabezado por el director de fotografía George Richmond, el diseñador de producción ganador de tres Oscar Stuart Craig y el diseñador de producción Neil Lamont, la diseñadora de vestuario ganadora de cuatro Oscar, Colleen Atwood y el montador habitual Yates, Mark Day. La música es obra de James Newton Howard, nominado al Oscar en nueve ocasiones.

Con este equipo es difícil que una película no luzca impresionante, y hacen un alarde creativo a la hora de plasmar en pantalla cada una de las peleas entre magos, o las aventuras de Scamander en cuevas plagadas de animales fantásticos, y nunca mejor dicho. Es una película atractiva para el espectador, se sea fan o no de este universo, acompañando a los protagonistas en un viaje alrededor del mundo por ciudades que conocemos pero siendo mostradas en sus versiones más mágicas como, por ejemplo, Berlín, un escenario clave donde introducen al actor de origen alemán Oliver Masucci en un papel clave.

Como cabría esperar, los efectos visuales son sólidos y espectaculares, aunque se dejan un poco de lado los hechizos para ceder paso al uso de las varitas como «armas láser» que cruzan sus rayos en una gran cantidad de escenas. Pero eso no quiere decir que no tengamos algunos hechizos espectaculares, como cuando la recién llegada Lally (interpretada por Jessica Williams) desata una tormenta en medio de un salón de baile durante una cena de gala, o cuando se escapan a través de libros, permitiendo que la película luzca visualmente impresionante, con un ritmo trepidante y con altas dosis de diversión.

La tercera parte de la saga Animales Fantásticos suaviza la sombría historia de Grindelwald que vimos previamente para adentrarnos de nuevo en las aventuras originales, aunque con demasiado contenido pero con un final emocionalmente apasionante. Newt Scamander sigue enamorándonos con su maleta llena de animales y el joven Albus Dumbledore vuelve a nuestros corazones.

Animales Fantásticos: Los secretos de Dumbledore bien podría cerrar una trilogía, pero demuestra que hay todavía muchas más historias que contar antes de llegar a lo que todos conocemos del mundo mágico de Harry Potter, valiendo la pena seguir adentrándonos en este mundo de brujas y magos.


¿Qué te ha parecido la película?

Animales fantásticos: Los secretos de Dumbledore

7

Puntuación

7.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: