25 FESTIVAL DE MÁLAGA. Cadejo blanco, Libélulas y Mi vacío y yo.

Cobertura realizada por Daniel Farriol:
25 Festival de Málaga 2021


No es cine todo lo que reluce
se ha desplazado hasta el 25 Festival de Málaga 2022. Cada día os contaremos nuestras primeras impresiones sobre todas las películas que tengamos la oportunidad de ver, así como todas las cosas interesantes que sucedan en esta gran semana dedicada al cine español y latinoamericano. Hoy os hablamos de las películas: Cadejo blanco, Libélulas y Mi vacío y yo.


Cadejo blanco
Cadejo blanco

Dirigida por: Justin Lerner
Intérpretes: Karen Martínez, Rudy Rodríguez, Brandon López, Pamela Martínez, Juan Pablo Olyslager
País: Guatemala, Estados Unidos, México
Sección
 Oficial

Sinopsis: Una noche después de una fiesta, la hermana de Sarita desaparece. Convencida de que Andrés, el peligroso exnovio de su hermana, tiene algo que ver, Sarita se convierte en su amiga y se infiltra en su pandilla. Con una determinación inquebrantable por descubrir la verdad, Sarita se involucra cada vez más con Andrés y el mundo implacable de su pandilla.

Nuestra opinión: Cadejo blanco es la impecable reconstrucción de cómo una chica normal se infiltra en una peligrosa banda de delincuentes para descubrir el paradero de su hermana. Justin Lerner escribe y dirige una obra que no elude los lugares comunes del cine criminal, pero que tiene la suficiente veracidad y crudeza en sus imágenes para mantenernos siempre interesados en lo que sucede. Siendo una ficción, el tratamiento visual está cercano al tono documental al proponer una inmediatez narrativa a través de una cámara que sigue a la protagonista en todos sus movimientos, excelente Karen Martínez, que sirve para determinar el punto de vista de la historia y proponer una experiencia más empática e inmersiva de lo corriente. Tal vez, no será una película que te sorprenda, incluso puede que se te haga un poco larga, pero es indudable que se trata de un drama seco y realista que refleja muy bien algunos aspectos de la sociedad guatemalteca dentro del contexto violento de bandas callejeras que conviven entre pistolas y sus propios códigos de conducta.

Libélulas
Libélulas

Dirigida por: Luc Knowles
Intérpretes: Olivia Baglivi, Milena Smit, Pol Hermoso, Marina Esteve, Javier Collado, Berta Sánchez
País: España
Sección Zonazine

Sinopsis: Sin trabajo ni futuro, Álex y Cata han soñado toda la vida con irse del barrio juntas. Las dos saben que se tienen la una a la otra, lo que les ayuda a sobrellevar su realidad. Mientras planean su huida, cada noche la disfrutan como si fuese la última.

Nuestra opinión: Libélulas es un interesante drama que juega a dos bandas para conectar mejor con el público. Por un lado, tenemos el retrato sórdido y desgarrador de la marginalidad en la que viven sus personajes protagonistas en un contexto de crisis económica y falta de oportunidades. Ahí es donde se desenvuelve mejor su director Luc Knowles con un trabajo de cámara y fotográfico deudor del indie norteamericano que busca el realismo a toda costa. Aunque reconozco que en algunos momentos me saturó la utilización de una cámara en mano nerviosa que está siempre encima de los personajes con primeros planos muy cortos, entiendo la intención de la propuesta estética para alcanzar esa sensación naturalista, sucia y directa. Sin embargo, creo que eso no hubiera sido posible sin la implicación hasta el tuétano de las dos protagonistas femeninas, Olivia Baglivi y Milena Smit, que son la verdadera alma de la película. En una simbiosis perfecta ofrecen una interpretación creíble y repleta de sensibilidad con la que se retroalimentan la una a la otra como ha podido evidenciarse durante la rueda de prensa al comprobar que esa conexión la mantienen las actrices fuera de la pantalla.

Pero antes decíamos que la película jugaba a dos bandas. Y es que, por debajo de ese retrato descarnado, hay cierta idealización de algunas situaciones a través de planos a cámara lenta o efectos embellecedores como puede ser filmar puestas de sol o un rostro dejándose acariciar por el viento desde la ventanilla del coche… Son detalles que parecen pueriles pero que acaban desconectándote de la historia de fondo, te expulsan de esa búsqueda de realismo de extrarradio que gobierna el resto de la acción. Entiendo que son momentos que sirven para destacar la esencia pura en la amistad entre las dos chicas, pero en mi opinión provocan una dicotomía visual incoherente que te distancia de una historia que, por otro lado, tiene un desarrollo bastante previsible hasta llegar a ese final algo impostado.

Mi vacío y yo
Mi vacío y yo

Dirigida por: Adrián Silvestre
Intérpretes: Raphaëlle Pérez, Alberto Díaz, Marc Ribera, Isabel Rocatti, Carmen Moreno, Carlos Fernández Giua
País: España
Sección
 Oficial

Sinopsis: Raphi es una persona joven, andrógina y algo naíf. Escribe poemas y sueña con enamorarse de un príncipe azul. De su Francia natal se traslada a Barcelona, donde la realidad está muy lejos de ser como la proyecta. Tras ser diagnosticada de disforia de género, comenzará un arduo viaje para asumir su verdadera identidad.

Nuestra opinión: Ya se sabía, pero Mi vacío y yo es una de las imprescindibles de este 25 Festival de Málaga 2022. El joven director Adrián Silvestre ya demostró su talento y una particular sensibilidad emocional en Sedimentos (2021), documental ficcionado que retrataba el día a día de seis mujeres transexuales donde compartían sus experiencias e incertidumbres, confrontando puntos de vista bastante antagónicos. Muchos de los temas que aparecían en ese trabajo se repiten en Mi vacío y yo, una película de ficción que se funde de manera armónica con el género documental al trasladar a la pantalla las propias vivencias de la protagonista, Raphaëlle Pérez, que aparece interpretándose a sí misma (incluso consta acreditada como co guionista). Sin embargo, el trayecto vital de Raphaëlle se podría decir que es aún más completo del que realizaban las seis protagonistas del anterior trabajo referenciado.

Teniendo como personaje central nuevamente a una persona trans, la película va mucho más allá de ser un simple retrato de las dificultades que se encuentra alguien de su condición para encajar en la sociedad heteronormativa actual, de hecho, las reflexiones que se desprenden del relato pueden hacerse extensibles a cualquier persona más allá de cuál sea su identificación de género. Y es que el tema central del filme es la construcción de la identidad, la búsqueda de quiénes somos o quién queremos ser, bajo la mirada de los otros, ya sea cómplice o prejuiciosa. Esa distinguible necesidad de reconocerse en los cambios es semejante a la metamorfosis de la crisálida, siendo Raphaëlle alguien entrañable a quién acompañaremos con emoción en un viaje complejo a lo largo de su maduración emocional. Más allá del descubrimiento de la sexualidad o de la reconciliación con el propio cuerpo, su trayecto es principalmente un acto emocional y psicológico.

Adrián Silvestre se acerca a ella con dignidad y valentía, huyendo del morbo gratuito, pero sin renunciar por ello a escenas explícitas que remarquen todo ese proceso interior desde lo carnal. Mi vacío y yo es una película necesaria, transparente y sincera que puede servirnos a muchos para acercarnos a una realidad que a priori nos resulta distante y que, en cambio, invita a comprender la identidad como algo universal sin distinción de género.


25 Festival de Málaga 2022

Festival de Málaga 2022

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: