Crítica de ‘Tres’: La sincronía del reencuentro

Las críticas de Daniel Farriol:
Tres

Tres es un drama fantástico español dirigido por Juanjo Giménez (cortometraje Timecode) que también co-escribe el guion junto a Pere Altimira. La historia sigue los pasos de una diseñadora de sonido que pasa muchas horas sola grabando efectos, editando y mezclando en un estudio. Se ha convertido en su refugio para huir de los problemas cotidianos. Un día, como si estuviera en una película mal sonorizada, su cerebro comienza a procesar el sonido más tarde que las imágenes. Está interpretada por Marta Nieto (Madre, Cosmética del enemigo), Miki Esparbé (Malnazidos, Las distancias), Francisco Reyes, Luisa Merelas, Cristina Iglesias, Fran Lareu y Julius Cotter. La película se presentó en la Sección Oficial del Festival de Sitges 2021. Se ha estrenado en España de la mano de Filmax el día 5 de Noviembre de 2021.

La incomunicación en ‘Timecode’ y ‘Tres’

Juanjo Giménez junto a su guionista Pere Altimira irrumpieron con fuerza en la escena cinematográfica mundial en el año 2016 con su aclamado cortometraje Timecode que se alzó con el Goya, la Palma de Oro y hasta una nominación al Oscar, entre muchos otros parabienes. En aquellos intensos 15 minutos se exploraba la relación que surgía entre dos vigilantes nocturnos a través de la danza, con los monitores de las cámaras de vigilancia como únicos testigos. Una historia de amor diferente que nos hablaba con audacia de la incomunicación existente en el mundo moderno o de la búsqueda de un lenguaje nuevo para compartir nuestras emociones más íntimas.

Muchas eran las expectativas creadas con el primer largo del director y Tres es, sin duda, un debut notable que vuelve a incidir y amplificar algunos de los temas que ya rondaban en su cortometraje. La tecnología y las pantallas vuelven a ser un filtro para las emociones de su protagonista, en este caso, una obsesiva diseñadora de sonido que prefiere pasarse los días y las noches trabajando sola en el estudio de grabación antes que afrontar los desafíos y dificultades que entablan las relaciones interpersonales con las decepciones que también muchas veces conllevan. Un día la chica descubre que su cerebro empieza a procesar los sonidos de su vida más tarde que las imágenes, como en una película mal sincronizada. Es algo que empieza a dificultar su meticuloso trabajo y a tensar aún más la relación con sus compañeros. ¿Se está volviendo loca o es un trastorno real?


La falta de sincronía como metáfora

Esa originalísima premisa es solo una excusa para que Juanjo Giménez nos hable de la necesidad de superar el pasado, buscar nuestro lugar de confort y reencontrarnos con nuestros orígenes. Tres es también un homenaje al cine y al proceso creativo de las películas en aspectos técnicos que muchas veces quedan olvidados como es el sonido. Cualquiera que haya intentado alguna vez grabar un cortometraje habrá descubierto que un buen diseño sonoro es mucho más complicado de conseguir que unos planos o encuadres bonitos, en especial, ahora que hasta las cámaras sencillas y los móviles obtienen imágenes de gran calidad.

La falta de sincronía de los sonidos en la vida de la protagonista es en realidad una falta de encaje en el mundo que le rodea, una manera de mostrar la deriva existencial y la búsqueda de la propia identidad. Y no solo eso, la desincronización auditiva también nos lleva a una forma insólita de explorar el subgénero de los viajes en el tiempo en determinados momentos como esa preciosa secuencia en que el personaje de Miki Esparbé deja mensajes grabados para que sean escuchados con posterioridad. Tanto aquí como en la comedia japonesa Más allá de los dos minutos infinitos (Junta Yamaguchi, 2021) comprobamos que aún hay gente capaz de estrujarse el cerebro para darle una vuelta de tuerca a argumentos trillados que parecían obsoletos.

Los sonidos y los silencios

El director barcelonés maneja muy bien los tempos narrativos de Tres sin perder nunca el equilibrio en un relato que está a caballo entre lo fantástico y el drama intimista (mucho más de lo segundo que de lo primero). El guion es milimétrico y avanza con calma hacia las profundidades del alma humana de manera asombrosamente sutil. Siendo el sonido, su ausencia o su falta de sincronía el leit motiv de la película hay que resaltar el trabajo sonoro realizado en la película y la manera que se utiliza para describir algunas situaciones. Ese reencuentro final sin diálogos es pura magia del cine donde las palabras sobran y se dice mucho más con los silencios.

Para un trabajo tan intimista era necesario contar con una protagonista como la maravillosa Marta Nieto que estuviera a la altura para transmitir el caos emocional del personaje, todos sus miedos y descubrimientos durante un trayecto vital lleno de aprendizajes que obliga al espectador a mirar también en su interior. La actriz murciana tiene una inteligencia y presencia escénica tan magnética que no necesita de aspavientos innecesarios para hacer creíble a esa mujer en crisis. Estoy convencido que su debut en la dirección La mitad de Ana no nos dejará indiferentes. Junto a ella en Tres hay que reseñar lo bien secundada que está por el catalán Miki Esparbé, muy controlado y natural, posiblemente en el papel que más me ha convencido de toda su carrera.

Tres es una de las películas más bellas e inteligentes que hemos visto en el cine español reciente. Una historia de incomunicación y de superación que utiliza el cine como analogía de la vida y que finalmente nos habla de aceptar y reencontrarse con aquéllo que nos hace diferentes para alcanzar la sincronía y el bienestar con uno mismo.


¿Qué te ha parecido la película?

Tres

8

Puntuación

8.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: