Crítica de ‘Alerta roja‘: La comodidad de una comedia entretenida

Las críticas de Óscar M.:
Alerta roja

En Alerta roja, un agente del FBI sigue la pista del mayor ladrón de arte del mundo, pero, en un inesperado giro de los acontecimientos, se ven obligados a formar equipo para atrapar a la ladrona de arte más buscada del mundo. Una aventura trepidante que los llevará por todo el mundo desde una pista de baile, atrapados en una prisión aislada o a través de la selva, y, para su desgracia, constantemente en compañía del otro.

La película está escrita y dirigida por Rawson Marshall Thurber (El rascacielos o Un espía y medio) y protagonizada por Dwayne Johnson, Gal Gadot y Ryan Reynolds, acompañados de Ritu Arya y Chris Diamantopoulos. Netflix estrena la película en salas de cine el 5 de noviembre y en la plataforma propia el 12 de noviembre de 2021.

El trío protagonista

Alerta roja es, desde su propio y poco elaborado póster, un vehículo de lucimiento para sus tres actores protagonistas, su argumento no es que sea especialmente novedoso (robos a escala planetaria los hemos visto miles de veces y cada vez más elaborados, más complicados, más rápidos y más furiosos), pero la comodidad que desprenden los actores es lo más destacable.

Lo más divertido de la película es que sus personajes que no se toman en serio a sí mismos y se percibe que los intérpretes están disfrutando de la acción. Se nota que Gal Gadot está disfrutando como una niña pequeña, en todo momento tiene una sonrisa, tiene su mejor expresión y su mejor frase (pero alguien con una belleza tan dolorosa estaría bien poniéndole un mono en la cabeza), es algo que, simplemente, es capaz de transmitir al público cada vez que está en el plano.

Por su parte, Ryan Reynolds vuelve a ser el centro cómico, aunque está menos divertido que en Deadpool o en Free guy, igualmente está convincente siendo un chiste en sí mismo, sin el histrionismo facial que tenía Jim Carrey (la comparación es, otra vez, inevitable), y sus mordaces comentarios y bromas son la base de toda la comedia.

Dwayne Johnson no es que destaque por su capacidad cómica para conectar con la audiencia, pero sigue la racha de Jumanji, encaja bien, no desentona y su interpretación (alejada de las propuestas musculosas) queda aprobada. Ritu Arya (quien no puede evitar que la comparen física y verbalmente con Penélope Cruz) también destaca (aunque su personaje sea el menos cómico) por esa comodidad que desprenden y hacen que el espectador esté más relajado disfrutando de la historia.

Una robo-aventura internacional

Las películas de robos y atracos ya no pueden limitarse a un banco o un museo, tenemos ejemplos claros en La casa de papel o en El ejército de los muertos que al espectador hay que darle siempre más acción y más espectacularidad, algo que no ha cumplido Ejército de ladrones, otra comedia estrenada hace poco también en Netflix. En el caso de Alerta roja, el guión (que está escrito por el mismo director) es poco complicado, entretenido y con buenos giros, no hay grandes carcajadas, pero sí está plagado de buenos chistes (físicos, visuales, verbales y sonoros) que consiguen el objetivo de llevarnos por la trama internacional de una manera cómoda.

La aventura para encontrar los tres huevos de la boda de Cleopatra y Marco Antonio es la excusa perfecta para que se sucedan las escenas de acción y persecuciones sin descanso (incluso antes de que haya una presentación de personajes), están bien rodadas, con toda la espectacularidad que han podido (el cine de acción sin drones ya no tiene sentido), aunque siempre de una manera controlada (nadie sale mortalmente herido porque es una comedia para, más o menos, toda la familia).

Desde la huida del museo, pasando por la cárcel, la aventura en Valencia o la cueva: las escenas con carreras o huidas son las mejores y hacen, en conjunto, una película entretenida, divertida, con pretensiones de convertirse en saga (no hay más que ver el final), pero que, quizás, necesita una base un poco más sólida y unos quince minutos menos metraje para que deje un mejor recuerdo en el espectador, como sí dejaron Cuestión de pelotas o Somos los Miller, dos hilarantes comedias del mismo director, quien ha mejorado bastante respecto a la desastrosa Un espía y medio.

Quien no quiera entender que Netflix ya se ha convertido en un nuevo estudio de producción de series y películas propias que mire para otro lado. A pesar de que la mayoría de sus estrenos son en la plataforma, Triple frontera ya abrió el camino para que sus propuestas llegaran a los cines y Alerta roja sigue esta vía sin tener nada que envidiarle a otras producciones peores de los grandes estudios.

Alerta Roja

7.5

Puntuación

7.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: